Temas & Noticias



Los sueldos de los jugadores del Barca podrían verse afectados ante la falta de ingresos

Los sueldos de los jugadores del Barca podrían verse afectados ante la falta de ingresos

Los sueldos de los jugadores del Barca podrían verse afectados ante la falta de ingresos

A escala financiera la entidad no puede permitirse el lujo de detenerse

No hay que ser un experto en economía para entender que la directiva del FC Barcelona se enfrenta a un problema de dimensiones colosales. No es posible esquivar los efectos del coronavirus, tampoco para un club como el blaugrana. A escala financiera la entidad no puede permitirse el lujo de detenerse. La gasolina para avanzar son los ingresos y estos han desaparecido repentinamente a consecuencia de una pandemia que ha paralizado al mundo.

Hoy se reúne, por supuesto por videoconferencia, la comisión delegada del club, formada por el presidente Josep Maria Bartomeu, el director general Òscar Grau, los vicepresidentes Emili Rousaud, Jordi Cardoner, Enrique Tombas y Jordi Moix, y la secretaria de la junta, Maria Teixidor. Su misión, estudiar y aprobar cuanto antes un plan de choque que lleva días elaborándose a nivel interno para mitigar en la medida de lo posible las secuelas de la crisis. La reducción de costes será prioritaria y ahí los empleados, aunque se descarta a día de hoy la presentación de ningún ERTE, estarán en el orden del día. Entre ellos obviamente los deportistas, cuya masa salarial representa el 61 por ciento del total del presupuesto estipulado por la junta para la temporada 2019-20. En total, 507 millones de euros anuales en sueldos y 135 en amortizaciones. El fútbol obviamente se lleva el mayor pellizco y es previsible que la plantilla del primer equipo sea instada a hacer algún tipo de gesto para amoldarse a la situación de excepción que vive la entidad en la actualidad y quién sabe hasta cuándo.

Reunión de la delegada

La cúpula directiva estudia hoy un plan de choque para evitar entrar en pérdidas millonarias

Todas las previsiones del presupuesto para la presente temporada han saltado por los aires. Ya se puede afirmar que alcanzar los 1.047 millones de euros de ingresos supone hoy una meta quimérica. En el ejercicio anterior el beneficio después de impuestos fue mínimo, de tan sólo 5 millones de euros, pero con la mirada actual es una cifra milagrosa. De hecho, la próxima cantidad presupuestada para el apartado de beneficios era de 11 millones. Será de imposible cumplimiento. En la directiva ya se ha asimilado que el ejercicio reportará pérdidas. La cuestión será intentar minimizarlas en lo posible.

No entra dinero estos días en las arcas blaugrana. Sin partidos no hay televisión y sin televisión no se hace caja. La suspensión del partido contra el Nápoles de Champions, para hacerse una idea, ya supuso unas pérdidas de seis millones de euros por ese y otros conceptos. Otra fuente de ingresos que venía experimentando un incremento espectacular era la de las tiendas, empezando por la joya de la corona, la gran Barça Store que se encuentra al lado del Camp Nou, y siguiendo por la de tres plantas inaugurada el pasado septiembre en la Rambla, vía emblemática de Barcelona hoy desierta. Las estimaciones esta campaña eran de obtener gracias a todas ellas un total de 86 millones de euros. No hay que olvidar que su gestión ha pasado en gran parte a manos del club después de años de cesión a la marca Nike. Estos días no hay clientes. Ni locales, confinados en sus casas; ni foráneos, en sus países.

Sin turismo el Barça ve laminada su economía. Gran parte del negocio se basa en tentar el bolsillo del visitante extranjero, ya sea a través de la venta de entradas (el llamado ticketing), ya sea a través de la explotación de las diversas instalaciones del Camp Nou como el museo, siempre entre los más visitados de Catalunya, o mediante propuestas como Barça Experience , que permite a los aficionados realizar, previo pago, un paseo por las entrañas del estadio. La explotación del estadio en sus distintas vertientes ha caído en picado.

Único orden del día

El panorama es desolador: sin partidos (televisión, entradas) ni turismo (tiendas) no entra dinero

Incluso el cobro de los patrocinios no está garantizado en su totalidad, ya que existen cláusulas para reducir las cantidades pactadas en caso de parón de la actividad, pero no otras que las compensen por parte de compañías de seguros ya que estamos ante eventualidad inédita que nadie pudo prever.

La preocupación es tal en la junta directiva que durante la reunión de la delegada de hoy no está previsto incluir en el orden del día asuntos que hasta hace un mes parecían trascendentales. Hoy no lo son tanto. Por ejemplo, resolver la auditoría y decidir qué medidas tomar respecto a las responsabilidades del llamado Barçagate, así como decidir la fecha del segundo referéndum con el que se pretende someter a la aprobación del socio el nuevo modelo de financiación del Espai Barça. He aquí un problema añadido. La remodelación integral del Camp Nou y otras obras (nuevo Palau, etcétra) ascienden según reconoció el presidente Bartomeu en su último cálculo a 685 millones de euros. La partida destinada del presupuesto a ese apartado es de 73 millones.

Fuentes internas del club reconocen que de la reunión de hoy debe salir “un plan de supervivencia” que implicará “sacrificios”. “La situación es grave, el Barça no es inmortal”.

Joan Josep Pallàs. LA VANGUARDIA, Barcelona, 20-03-2020

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

Cuando Abraham Lincoln comenzaba su campaña presidencial recibió la carta de una niña de 11 años, Grace Bedell, en la que le aconsejaba dejarse barba porque “tengo cuatro hermanos y parte de ellos votarán por usted, y si se deja crecer la barba intentaré que el resto de ellos vote por usted; se vería mucho mejor ya que su cara es muy delgada. A todas las mujeres le gustan las barbas y ellas azuzarían a sus maridos para que votaran por usted y entonces sería presidente.” Lincoln le hizo caso, fue elegido Presidente de los EEUU y se dejó la barba por el resto de su vida.