Temas & Noticias



Fallece Lucia Bose: de la corona de Miss Italia a forjar una dinastía de artistas

Fallece Lucia Bose: de la corona de Miss Italia a forjar una dinastía de artistas

Fallece Lucia Bose: de la corona de Miss Italia a forjar una dinastía de artistas

La actriz Lucía Bosé, madre de una dinastía de artistas, como el cantante Miguel Bosé, Lucía Dominguín y Paola Dominguín, ha fallecido este lunes a los 89 años en Segovia, a causa del coronavirus.

Desde su salto a la escena mediática como ganadora del concurso Miss Italia en 1947, supo vivir su vida y disfrutarla con pasión hasta el final de sus días, siempre enérgica, sincera y decidida a decir lo que pensaba, dueña de una belleza serena, lejos de la exuberancia de estrellas del cine italiano como Sofía Loren o Gina Lollobrigida, que cautivó al que sería su marido, el torero español Luis Miguel Dominguín.

Dueña de un rostro armonioso y un perfil griego, Lucía Bosé nunca presumió de belleza, ni era una admiradora entregada a la moda, tampoco en su juventud, aunque siempre cedía a alguna coquetería. Desde el principio, estuvo muy ligada a España tanto en el aspecto laboral como el sentimental, ya que en el año 1955 contrajo matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín. Precisamente, de ese mismo año es también uno de sus trabajos más importantes, la película ‘Muerte de un ciclista’, rodada a las órdenes de Juan Antonio Bardem.

En su filmografía se incluyen obras con directores como Antonioni -‘Crónica de un amor’ o ‘La señora sin camelias’-, Fellini -‘Satiricón’-, Jean Cocteau -‘El testamento de Orfeo’- o Luis Buñuel -‘Así es la aurora’-. Pese a estar una importante cantidad de años alejada del celuloide, Bosé recuperó su labor como actriz a finales de los años 60, donde participó en películas de cineastas como Antonio Mercero o Josefina Molina. Después sus participaciones fueron más esporádicas, hasta llegar al año 2013, cuando rodó su última película ‘Alfonsina y el mar’, de David Sordella.

Nunca lució escotes excesivos, ni faldas más allá de la rodilla, no sucumbió a los dictados de la moda, aunque si algo le sorprendió al llegar a España, en 1955, fue lo limitada que estaba la «libertad de la mujer», lo que le causó «una impresión muy negativa, por ejemplo, las mujeres casi no podían usar pantalón», confesó en alguna entrevista, rememorando aquella época. La conocida artista vivía desde hace unos años en el municipio de Brieva, Segovia, provincia en la que instaló también un ‘Museo de Ángeles’, concretamente en la localidad de Turégano.

El salto de esa sobriedad a un estilo mucho más personal, llegó en el año 1997 -un año después de la muerte de Dominguín- el momento en el que su nieta Bimba Bosé le tiñó el pelo de azul, tras muchos cambios y pruebas. Un color que ha llevado hasta el final de sus días y que supuso un cambio significativo en su estilo. Un tono que condicionaba su vestuario que aderezaba con caftanes de azul intenso, y con el que incluso llegó a pintar el portón de entrada de su casa de Brieva (Segovia). Su estilo atrevido y su extraordinaria belleza, además de influenciar a otras miles de mujeres de todo el mundo, sedujo a muchísimos hombres.

La artista siguió teniendo presencia en la televisión, aunque de forma más esporádica. Su última intervención la hizo junto a Pablo Carbonell, en el programa del Cuatro ‘Ven a cenar conmigo’. Sus últimos años estuvieron marcados también por momentos de polémica en los juzgados españoles, al ser acusada de haberse apropiado indebidamente de un dibujo de Pablo Picasso que habría sido de su empleada del hogar. Lucía Bosé fue finalmente absuelta.

LA INFORMACIÓN, España, 25-03-2020

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

Cuando Abraham Lincoln comenzaba su campaña presidencial recibió la carta de una niña de 11 años, Grace Bedell, en la que le aconsejaba dejarse barba porque “tengo cuatro hermanos y parte de ellos votarán por usted, y si se deja crecer la barba intentaré que el resto de ellos vote por usted; se vería mucho mejor ya que su cara es muy delgada. A todas las mujeres le gustan las barbas y ellas azuzarían a sus maridos para que votaran por usted y entonces sería presidente.” Lincoln le hizo caso, fue elegido Presidente de los EEUU y se dejó la barba por el resto de su vida.