Temas & Noticias



Johnson pasa del escepticismo a cerrar colegios a partir del viernes

Johnson pasa del escepticismo a cerrar colegios a partir del viernes

Johnson pasa del escepticismo a cerrar colegios a partir del viernes

El número de muertes por coronavirus en el Reino Unido aumentó el miércoles a 104, mientras que el lunes eran 71 personas las fallecidas

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha decretado el cierre de los colegios a partir del viernes, una decisión que había venido retrasando desde el inicio de la crisis por la pandemia del coronavirus. Algunos colegios ya estaban funcionando con poco personal, por la decisión de muchos funcionarios de autoaislarse; y con pocos estudiantes ya que muchos padres de familia tomaron la decisión de no enviar a sus hijos a clase. Además, una petición en internet solicitando el cierre fue firmada por más de 650.000 personas.

La decisión de Johnson llega después de que por la mañana se anunciara que los centros educativos en Escocia y Gales cerrarán a partir de este viernes, mientras que en Irlanda del Norte cerraron esta tarde. La resistencia del Ejecutivo estaba justificada por el hecho de que muchos de los trabajadores del NHS, el sistema nacional de salud, también son padres que deberán quedarse en casa para cuidar a sus hijos. Y no solo ellos: sino trabajadores muy necesarios para evitar el colapso de la nación en este momento, como los miembros de los cuerpos de seguridad del estado, así como trabajadores de supermercados y de toda la cadena alimenticia. Por ello, aunque las clases estarán suspendidas hasta nuevo aviso, los niños en situación de vulnerabilidad y los hijos de trabajadores indispensables seguirán asistiendo a las aulas.

Al mismo tiempo, el secretario de educación Gavin Williamson actualizó sobre las nuevas medidas a los diputados en la Cámara de los Comunes y justificó la decisión del Gobierno como la mejor en este momento. Según Williamson, es importante que también cierren las universidades y las escuelas privadas. La Universidad de Cambridge, el University College London y otros centros de educación superior informaron del cierre de sus campus.

Johnson indicó que el objetivo es detener la propagación del virus, pero «necesitamos que los trabajadores del NHS que son padres sigan trabajando», así como policías, trabajadores de supermercados y otros esenciales, por lo que algunos colegios seguirán abiertos para atender a sus hijos.

El primer ministro insistió en la necesidad de que los niños «no deben quedarse con abuelos mayores o parientes mayores» que puedan ser «particularmente vulnerables» al coronavirus y aprovechó para «agradecer a las familias por su sacrificio». Añadió además que «quiero agradecer a los maestros y a todo el personal de apoyo que mantiene las escuelas en funcionamiento».

«Distanciamiento social»

El primer ministro estuvo acompañado por Patrick Vallance, asesor científico y la doctora Jenny Harries, directora médica adjunta del Departamento de Salud y Asistencia Social. Vallance manifestó que los colegios «no tenían que haberse cerrado desde el principio» ya que «no son un lugar peligroso para los niños» porque está demostrado que sufren mucho menos las consecuencias de la enfermedad, pero la medida se pondrá en marcha para proteger a las personas que están en mayor riesgo. «La consideración primordial es salvar vidas y proteger a los más vulnerables», aseguró. El director científico del Gobierno señaló que ya son evidentes los cambios en el comportamiento de las personas desde el anuncio de las primeras medidas contra la pandemia, pero agregó que «debemos asegurarnos» de que no se vea comprometida la capacidad «del NHS, de las unidades de cuidados intensivos y de los respiradores».

Johnson insistió en que todas las personas deben seguir la recomendación de «distanciamiento social» para protegerse a sí mismos y a sus seres queridos y explicó que la decisión de cerrar las escuelas tiene «menos impacto» que otras medidas más relevantes, como el consejo de que toda la familia se quede en casa durante 14 días si hay algún infectado.

Pese a las estrictas medidas que se están tomando, el «premier» intenta mantener el tono optimista y confiado que lo caracteriza y que ya quedó patente durante el proceso del Brexit. De hecho, publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que señala que «este enemigo puede ser mortal, pero también es vencible, y sabemos cómo vencerlo».

Conforme pasan los días, el tono de Boris Johnson de cara a la lucha contra el coronavirus se ha ido endureciendo, y prueba de ello es que esta tarde ha asegurado que «debemos actuar como un gobierno en tiempos de guerra y hacer lo que sea necesario para apoyar nuestra economía». Johnson hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa junto al ministro de Finanzas, Rishi Sunak, en la que anunciaron un fuerte paquete de medidas de protección para la economía ante la imparable pandemia.

Sunak señaló que el Gobierno «respaldará a las pequeñas y grandes empresas» con préstamos respaldados por el gobierno «para ayudar a las empresas a superar esto» y dijo que se ofrecerán garantías de préstamos por valor de 363.000 millones de euros, ya que el coronavirus es «una emergencia de salud pública pero también una emergencia económica» y prometió la intervención del Ejecutivo «en una escala inimaginable hace solo unas semanas», cuando presentó sus primeros presupuestos.

Ivania Salazar, Londres

ABC, España, 18-03-2020

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

Cuando Abraham Lincoln comenzaba su campaña presidencial recibió la carta de una niña de 11 años, Grace Bedell, en la que le aconsejaba dejarse barba porque “tengo cuatro hermanos y parte de ellos votarán por usted, y si se deja crecer la barba intentaré que el resto de ellos vote por usted; se vería mucho mejor ya que su cara es muy delgada. A todas las mujeres le gustan las barbas y ellas azuzarían a sus maridos para que votaran por usted y entonces sería presidente.” Lincoln le hizo caso, fue elegido Presidente de los EEUU y se dejó la barba por el resto de su vida.