Temas & Noticias



El miedo se contagia

El miedo se contagia

El miedo se contagia

Foto AFP

Muchas personas han visto alterada su rutina diaria debido a la pandemia de Covid-19 y las medidas restrictivas que se han impuesto para frenar los contagios, lo que ha generado que muchos sientan miedo y angustia. Psicólogas entregan consejos de cómo afrontar esta situación.

La pandemia por Covid-19 provocó que en muchos países del mundo la rutina de sus habitantes se viera alterada de la noche a la mañana a raíz de las medidas de restricción para prevenir y frenar el avance del coronavirus. Chile no ha sido la excepción y poco a poco son muchas las personas que han visto alterada su rutina. Situación que puede generar miedo y angustia entre las personas. Esto se ve reflejado en las actitudes que han tomado algunas personas de querer hacer compras innecesarias y que puede incluso empeorar la sensación no saber qué pasará en un futuro.

“El miedo se contagia”, explica María Paz Altuzarra, psicóloga de la Clínica U. de los Andes, he ahí la importancia de que cada persona pueda parar y reflexionar sobre lo que está haciendo, ya que “el miedo pasa por tener conductas más impulsivas que no pasan por pensar. Entonces, si alguien ve que todos corren a comprar, los demás van a correr” agrega.

Tener miedo

 “El miedo por definición es una emoción que genera incertidumbre”, explica Ignacia Burr, psicóloga Clínica Las Condes. Pero no hay que confundir, según Altuzarra, este miedo con la preocupación normal y esperable que cada persona tiene frente a una situación como la pandemia . Sin embargo, el miedo intenso que tiene que ver con la sensación de falta de control que se genera cuando llegan eventos inesperados como este, es lo que hay que aprender a manejar. Ya que con eso vienen las sensaciones de ansiedad y la incertidumbre de no saber qué pasará en un futuro, lo que genera más miedo y preocupación. Como no sabemos lo que va a pasar, el miedo es muy razonable y es incierto. Por eso la gente intenta protegerse como puede, como un mecanismo de sobrevivencia, pero esto se vuelve irracional en el sentido que sí se le ha informado a las personas que todo seguirá funcionando lo mejor que se pueda, dice Burr. Y a pesar de que «nosotros no podemos controlar lo que pensamos, sí podemos controlar lo que hacemos con ese pensamiento”, agrega Altuzarra.

Cómo manejar el miedo

  1. Mantener un rutina clara y no sobreexigirse

Una de las cosas importantes es poder mantener una rutina clara y ordenada si se está en la casa o en otro lugar. Ya que de esta manera se genera una sensación de control sobre lo que se hace. Por ejemplo, tener un horario establecido para levantarse o una rutina con actividades distractoras que a cada quien le acomode. Y no sobreexigirse, no intentar hacer este periodo como si fuera absolutamente normal, esta es una situación fuera de lo común y todos estamos aprendiendo de ella. “Hay que vivir un día a la vez, porque si se comienzan a hacer proyecciones, nos podemos volver locos” , recalca Burr. Lo importante es tener espacios que despejen la mente y ayuden a distraerse y no pensar tanto en el coronavirus.

2. Planificar

Altuzarra añade que a veces algo que ayuda mucho a controlar el miedo es planificar, en este caso lo que tengo y lo que realmente hace falta. “Yo no necesito diez frascos de cloro en la casa. Para eso puedo revisar la despensa, ver lo que tengo, planificar lo que puedo cocinar en los días que quedan y ver lo que realmente falta. Con esto hago una reflexión y no un acto impulsivo, y de esa manera quito la incertidumbre de no saber lo que necesito» añade.

Además es muy importante, agrega Burr, conversar con los que están alrededor sobre lo que cada uno está sintiendo y poder plantear los miedos de cada uno y de esta manera saber qué se puede hacer en caso que uno de estos miedos se haga realidad. “Por ejemplo, uno de los grandes miedos que se puede generar es que un familiar se enferme y es de gran ayuda saber cómo actuar y planificar en caso de que algo suceda”.

3. No hablar tanto sobre el tema

Se debe tener un tiempo acotado para conversar sobre Covid-19 . La idea no es hablar todo el día sobre coronavirus con las personas que se comunique, porque eso hace que la angustia vaya en aumento, dice Altuzarra. No leer o ver las noticias a cada momento. Reservar una hora del día para informarse de manera correcta y con medios serios. Ya que la repetición de la información puede generar más miedo del que se tiene, añade Burr.

4. No perder contacto social

No perder nunca el contacto social, ojalá ocupar la tecnología y poder mantener contacto a través de imágenes o videos, ya que las claves no verbales aportan mucho a la comunicación y de esa forma se produce una sensación de cercanía. Hay que comprender que esta situación la está viviendo todo el mundo. Por lo tanto, sentirse acompañado es fundamental.

5. Evitar la sobreinformación

Hay que saber qué tipo de información se va a recibir y a qué tipo de información se le hará caso. Ya que, al estar en un sistema que brinda demasiada información y en este caso no toda tiene evidencia científica -al ser un virus nuevo del que todos están aprendiendo- lo mejor es filtrar para informarnos de fuentes que aporten información verídica.

6. Chequear los hechos

Es muy relevante chequear los hechos de los que tenemos miedo. Hay que ir a las fuentes confiables para chequear, por ejemplo, qué tan probable es que exista desabastecimiento o qué dicen las autoridades sobre el cierre de fronteras. Es de suma importancia que las personas puedan chequear la realidad sobre la cantidad de mitos que existen alrededor del Covid-19, finaliza Igancia Burr.

Cristina Pérez. LA TERCERA, 18-03-2020

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

Cuando Abraham Lincoln comenzaba su campaña presidencial recibió la carta de una niña de 11 años, Grace Bedell, en la que le aconsejaba dejarse barba porque “tengo cuatro hermanos y parte de ellos votarán por usted, y si se deja crecer la barba intentaré que el resto de ellos vote por usted; se vería mucho mejor ya que su cara es muy delgada. A todas las mujeres le gustan las barbas y ellas azuzarían a sus maridos para que votaran por usted y entonces sería presidente.” Lincoln le hizo caso, fue elegido Presidente de los EEUU y se dejó la barba por el resto de su vida.