Temas & Noticias



Cuidemos la salud y el trabajo con medidas modernas y eficientes

Cuidemos la salud y el trabajo con medidas modernas y eficientes

Cuidemos la salud y el trabajo con medidas modernas y eficientes

Tres firmantes: «…en nuestra legislación existen ciertos mecanismos flexibles y acordes a los tiempos para que las empresas promuevan el trabajo a distancia y la adaptabilidad de jornadas, con las debidas protecciones y garantías para trabajadores y empleadores…».

Hoy es tiempo de unirnos todos los chilenos con máxima responsabilidad y generosidad tras el objetivo prioritario de cuidar a las personas y sus familias, tomando medidas rápidas para proteger su salud y permitiendo que padres y madres cuiden a sus hijos e hijas que hoy no pueden asistir a colegios ni jardines infantiles.

Como otro objetivo, y también urgente, debemos ocuparnos de procurar mantener la continuidad operacional de las empresas, conscientes de que el complejo escenario económico que enfrentamos podría llevar al cierre de empresas, sobre todo pequeñas, y a aumentar el desempleo.

En cumplimiento de estos propósitos, debemos realizar los esfuerzos necesarios para que las trabajadoras y los trabajadores puedan seguir desarrollando sus labores disminuyendo en la medida de lo posible el riesgo de contagio entre ellos, y permitiendo a la vez que no se interrumpan las cadenas productivas y logísticas.

En nuestra legislación existen ciertos mecanismos flexibles y acordes a los tiempos para que las empresas promuevan el trabajo a distancia y la adaptabilidad de jornadas, con las debidas protecciones y garantías para trabajadores y empleadores. Si bien nos falta mucho por avanzar en estas materias, es importante aprovechar lo que tenemos.

Por medio del teletrabajo, y usando herramientas digitales, las empresas pueden acordar individualmente con las personas el ejercicio de sus funciones de forma total o parcial en un lugar distinto al de la organización. De esta forma, quienes normalmente están sujetos a una jornada parcial u ordinaria de máximo 45 horas semanales quedan eximidos de registrar asistencia mientras dure el teletrabajo, y cuando vuelvan a trabajar presencialmente en la empresa se retoma la obligación del registro horario. La legislación incluso permite teletrabajar algunos días de la semana, lo que puede ser una ayuda importante para padres y madres.

Otra opción son los pactos de adaptabilidad, que permiten a las empresas con 30% o más de afiliación sindical hacer adecuaciones de jornada o trabajar desde la casa u otro lugar parte de la jornada diaria, semanal, mensual o ciertos períodos del año. Si bien la ley exige este alto nivel de sindicalización, cualquier sindicato que apruebe el acuerdo marco abre la posibilidad de que la modalidad específica de adecuación de jornada o de trabajo a distancia se pacte individualmente con toda persona trabajadora, esté sindicalizada o no y sin necesidad de aprobación por parte de la organización sindical. Esto, por medio de un anexo del contrato de trabajo que se registra electrónicamente en la Dirección del Trabajo.

Ante el riesgo de accidentes, la Superintendencia de Seguridad Social en Circular 3370 de 10-08-2018 precisa que los trabajos a distancia están cubiertos por el seguro cuando son causados de manera directa por el ejercicio del trabajo. Se establece así una relación de causalidad entre el accidente o enfermedad y la función o servicio por el cual se está contratado. Los accidentes domésticos —precisa la circular— no son, por lo tanto, accidentes laborales.

Y si bien las empresas deben rápidamente aprovechar e implementar las posibilidades legales existentes, el Congreso puede aportar aprobando con celeridad el proyecto de ley de Trabajo a Distancia, el cual extiende el marco existente a todo tipo de funciones, en la medida que la naturaleza de las mismas lo permita, facultando a las personas a distribuir libremente la jornada en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades, garantizando el derecho a desconexión para la vida personal y familiar. Todo ello garantizando los derechos individuales y colectivos de nuestro código, entre otras medidas de seguridad y resguardo, como el que la remuneración no se vea afectada si se acuerda la modalidad de trabajo a distancia con posterioridad al inicio de la relación laboral.

También está en discusión legislativa el proyecto de protección del empleo en tiempo de crisis, al que podría incorporarse el coronavirus como causal para su uso entre otras mejoras que se pueden introducir a esta iniciativa. Pedimos, por tanto, al Congreso que dé máxima prioridad a la tramitación de estas dos iniciativas legales.

Ante todo, frente a la emergencia sanitaria que vive nuestro país, instamos con fuerza a las empresas a acordar junto a las y los trabajadores el uso de estos mecanismos, con creatividad y conforme a la realidad que cada una vive. Además de seguir las medidas y recomendaciones de la autoridad, nuestro compromiso con la sociedad hoy adquiere un cariz de especial responsabilidad con las personas trabajadoras y sus familias.

Juan Sutil, Presidente de la CPC

Francisca Jünemann, Presidenta de ChileMujeres

Bernardo Larraín, Presidente de la Sofofa

EL MERCURIO, 17-03-2020

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

Cuando Abraham Lincoln comenzaba su campaña presidencial recibió la carta de una niña de 11 años, Grace Bedell, en la que le aconsejaba dejarse barba porque “tengo cuatro hermanos y parte de ellos votarán por usted, y si se deja crecer la barba intentaré que el resto de ellos vote por usted; se vería mucho mejor ya que su cara es muy delgada. A todas las mujeres le gustan las barbas y ellas azuzarían a sus maridos para que votaran por usted y entonces sería presidente.” Lincoln le hizo caso, fue elegido Presidente de los EEUU y se dejó la barba por el resto de su vida.