Temas & Noticias



Cómo curar el hipo en 12 segundos

Cómo curar el hipo en 12 segundos

Cómo curar el hipo en 12 segundos

Aunque no es algo que suela ocurrir con excesiva frecuencia en una misma persona, todos hemos experimentado en múltiples ocasiones un ataque de hipo.

No es algo que pueda considerarse doloroso, pero si puede llegar a ser molesto. Sobre todo, cuando el hipo se alarga más tiempo del deseado.

Existen numerosas maneras de quitar el hipo; al menos, eso se dice. Lo que quizá no sabemos la mayoría de personas es que es posible curar el hipo en 12 segundos.

Pero antes de revelar el método, vamos a ver en qué consiste el hipo más exactamente, y cuáles son las posibles causas que lo provocan.

¿Qué es el hipo?

El hipo produce ese sonido tan peculiar que todos conocemos: el aire pasa involuntariamente y de manera repentina por las cuerdas vocales.

Esto sucede debido a que el diafragma, que es el músculo que se encuentra debajo de los pulmones, se contrae involuntariamente y se ve contenido por el cierre brusco de la glotis, lo que provoca ese característico sonido corto y agudo, que todos identificamos como hipo.

No se sabe con exactitud la causa que lo provoca, aunque existen algunas posibles causas que juegan un importante papel en favorecer que el hipo haga su aparición:

⇒ Comer mucho, y rápido.

⇒ Los alimentos en exceso picantes.

⇒ Las bebidas con gas.

⇒ Tragar rápidamente, sean alimentos o bebidas.

⇒ Los ataques de risa o de llanto.

⇒ Los cambios bruscos de temperatura.

Cómo quitar el hipo en 12 segundos

Normalmente, el hipo de la misma forma repentina en que aparece después

desaparece. Aunque son muchos los remedios caseros, que han pasado del boca a boca de generación en generación, y que muchos de nosotros ya conocemos, no es tan conocido este truco para curar el hipo en tan sólo 12 segundos.

Eso sí, en principio este ejercicio sirve para hacerlo cuando nos encontramos en el interior de una vivienda o estancia.

Esta es la manera:

Debemos empezar aguantando la respiración, y ponernos a caminar tranquilamente, elegimos una puerta y colocamos las manos en la parte superior del marco, inclinándonos entonces hacia adelante.

El hipo desaparecerá en cuestión de segundos.

Para realizar este ejercicio bien, la espalda debe quedar arqueada, y con ayuda del peso del cuerpo, inclinarnos y atravesar el marco de la puerta.

Guardaremos esa posición durante unos cuántos segundos mientras seguimos conteniendo el aire en los pulmones.  Lo mejor será coger una buena cantidad de aire y retenerlo mientras dure todo el ejercicio.

Quizá no sean 12 segundos exactos, pero poco más tiempo será necesario para quitar el hipo si realizamos este ejercicio correctamente.

Otros trucos y remedios para quitar el hipo

Comer una rodaja de limón

Lo que hacemos, de alguna manera, es desviar la atención de nuestros sentidos, debido a la fuerte impresión que el ácido cítrico causa, sobretodo en nuestras papilas gustativas.

Aunque este método no siempre servirá, ya que existen personas acostumbradas a probar el fuerte sabor del limón.

Respirar con ayuda de una bolsa de papel

Respirar repetidas veces dentro de una bolsa de papel provoca que el nivel de dióxido de carbono aumente considerablemente en nuestra sangre, y esto puede provocar que el hipo se detenga.

Algunos de los métodos más conocidos

Quién no habrá escuchado que tomar agua bien fría y tragarla sin respirar nos servirá para curar el hipo.

O también que aguantando la respiración el máximo posible o bebiendo una bebida boca abajo serán efectivos para contrarrestar un ataque de hipo.

No se sabe el origen de estos “trucos”, o métodos para quitar el hipo… Lo cierto, es que en ocasiones funcionan, y en según quien, y en otras no.

Debemos descubrir qué método nos funcionará mejor a nosotros, intentando

probarlos cuando nos veamos en la necesidad de curar el hipo.

Sofía Calas. SEMANA, Colombia, 21-11-2019

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El dramaturgo francés Victorien Sardou (1831-1908) dio a un mendigo una moneda de diez céntimos. El pobre se enfadó ante lo exiguo de la limosna y le dijo desafiante:

—¿Qué quiere usted que haga con esto?

—Puedo sugerirle que dé esa moneda a un pobre —le contestó Sardou.

~ ~ ~



Le preguntaron durante una comida al abogado, diplomático y multimillonario estadounidense Joseph Hodges Choate (1832-1917), durante muchos años embajador de su país en el Reino Unido, quién le habría gustado ser, y respondió sin dudar:

—Mi heredero.