Temas & Noticias



Bañistas en burkini provocan el cierre de una piscina en París

Bañistas en burkini provocan el cierre de una piscina en París

Bañistas en burkini provocan el cierre de una piscina en París
septiembre 05

El grupo entró en las instalaciones bajo el grito de «¡Nos bañaremos, nos bañaremos! Incluso si los racistas no quieren, nos bañaremos»

Una quincena de activistas han provocado este domingo  el cierre de una piscina del distrito 11 de París por protestar contra la prohibición del burkini, un controvertido traje de baño encubierto.

Como relata «Le Figaro», el grupo entró en las instalaciones bajo el grito de «¡Nos bañaremos, nos bañaremos! Incluso si los racistas no quieren, nos bañaremos». Entre las activistas se encontraban cinco mujeres musulmanas con burkini.

Los socorristas de la piscina intervinieron en la protesta antes de la llegada de la policía, que la disolvió sin enfrentamientos. Transcurridos unos treinta minutos, la dirección decidió cerrar la piscina y los activistas se marcharon con una pancarta con el lema «Piscina para todos, detengan la islamofobia».

«El objetivo es que puedan acceder a la piscina como mujeres musulmanas que llevan el velo», dijo una de las activistas a AFP. «Queremos reivindicar nuestra elección de llevarlo puesto y poder continuar con nuestras actividades de ocio sin ser molestadas por regulaciones discriminatorias», añadió.

El pasado mes de junio, el alcalde de Grenoble, también en Francia, amenazó con cerrar sistemáticamente las dos piscinas municipales si «persistía» el enfrentamiento entre francesas musulmanas con burkini y francesas «laicas» que deseaban bañarse desnudas, en señal de protesta.

ABC, España, 04-09-2019

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El dramaturgo francés Victorien Sardou (1831-1908) dio a un mendigo una moneda de diez céntimos. El pobre se enfadó ante lo exiguo de la limosna y le dijo desafiante:

—¿Qué quiere usted que haga con esto?

—Puedo sugerirle que dé esa moneda a un pobre —le contestó Sardou.

~ ~ ~



Le preguntaron durante una comida al abogado, diplomático y multimillonario estadounidense Joseph Hodges Choate (1832-1917), durante muchos años embajador de su país en el Reino Unido, quién le habría gustado ser, y respondió sin dudar:

—Mi heredero.