Temas & Noticias



EVANGELII GAUDIUM

EVANGELII GAUDIUM

EVANGELII GAUDIUM

EVANGELII GAUDIUM

papa ¿Simplemente una Exhortación más?

A mi modo de ver ni una más ni una de tantas. Es la Exhortación Apostólica que nuestro Papa Francisco dirige a los Obispos, a los presbíteros y diáconos, a las personas consagradas y a los fieles laicos sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual. Concluye con estas palabras: “Dado en Roma, junto a San Pedro, en la clausura del Año de la fe, el 24 de noviembre, Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, del año 2013, primero de mi Pontificado” En la página web del Vaticano pueden estudiar y meditar el texto. Les adjunto el link que descargué en su día en formato PDF. Personalmente prefiero la lectura en edición impresa. Este documento es objeto de reflexión y estudio en mi catequesis de adultos. No es necesario imprimir y puedo subrayar en lápiz lo que me conviene. Antes pero la descargué en PDF desde el sitio www. oficial del Vaticano.

http://www.vatican.va/holy_father/francesco/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium_sp.html

¿Y por qué este nombre? Los documentos de la Iglesia se redactan, promulgan y publican en lengua latina. A partir de este texto se traducen. Cuando se apela a un documento determinado se hace con las dos palabras iniciales del texto. Traducido dice “La Alegría o el Gozo del Evangelio” En latín no hay artículos. Por tanto primero en modo genitivo la palabra Evangelio y a continuación en modo nominativo la palabra gozo o alegría. Resumir en pocas palabras esto que me dice el Papa, ahora no me veo capaz de hacerlo. Subrayo en lápiz en mi edición impresa de San Pablo Ediciones todo aquello que me llama la atención y me golpea por dentro. Prácticamente es todo. Espero que a final de este curso catequético 2013-2014 sea capaz de redactar algo. Me quedo ahora en el punto 33 dentro del apartado Pastoral en Conversión. La pastoral en clave de misión pretende abandonar el cómodo criterio pastoral del <>. Este “se ha hecho siempre así” reduce las posibilidades evangélicas. Como las redujo en su día una pueril interpretación del “aggiornamento”, consistente en tratar de barrer sin más lo que nos legaron generaciones y generaciones de cristianos comprometidos. Y encima en nombre del Concilio Vaticano II. Afortunadamente han pasado años. Años de pretendida inculturación en los que han habido demasiados empeños en “modernizar” la cultura secular y milenaria con pasividad de militancia eclesial. Es preciso ir a contracorriente al ritmo de los signos de los tiempos. Sin jactarse y sin cortarse. El curso pasado me tomé la licencia de profundizar un poco en una obra capital del primer tercio del siglo IV después de Jesucristo. Son varios libros que reciben el nombre De Civitate Dei (La Ciudad de Dios). Este curso lo mismo con otra más teológica llamada De Trinitate. Son obras capitales de Agustín de Hipona, San Agustín. En paralelo estoy aprendiendo a cantar bien la salmodia secular de la Iglesia. Recibe el nombre de canto gregoriano. En concreto llevo unos cuantos meses escuchando en mi móvil la Salve. Cada día que pasa aprendo algo más. No pararé hasta que me la sepa bien a capela y de memoria. Si Giovanni Vianini de la escuela gregoriana mediolanensis de Milano, aparte de dirigirla, lo hace, yo tal vez también lo consiga. Sin partitura delante, mejor dicho, sin folio con los pneumas. Sólo para aprenderla. Señores: El Sr. Vianini lleva anillo en el dedo. Es un laico comprometido en el canto gregoriano.

http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0CDMQtwIwAQ&url=http%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DFLEAyV0xIYY&ei=9CgfU7rxCIq70wXBmYDgCw&usg=AFQjCNEKTeAOoY4aXTo02EuLnHmPNovPxA

El estudio y meditación de esta Exhortación del Papa me anima más a ello, junto con muchas otras cosas de reforma de vida. Afrontando retos de evangelización en un entorno que lo requiere. El Papa nos dice que salgamos de nosotros mismos para que, rompiendo moldes, seamos nosotros quienes en comunidad, aportando, consensuando, sin imponer y sin dejarse imponer por quienes se arrogan un poder de mando que no tienen, ofrezcamos las soluciones. Yo les paso ahora esta relajante melodía secular que ayuda a confiar. Si piensan que exagero les digo que en cierta ocasión me quedé gratamente sorprendido por un quehacer pastoral inesperado. Eran casi las diez de la noche. Yo ya me iba del lugar. En aquel momento llegaron unos padres con su hijo o hija al templo a celebrar el Sacramento del Bautismo. Era un mes de agosto y hacía mucho calor. Iban a celebrar el Bautismo ante Nuestra Señora en el Santuario Mariano del Rocío. Fue un ejemplo novedoso para mí del rompimiento de moldes en la pastoral sacramental. No tiene que ser igual en todas partes. Pero si la actitud misionera se anquilosa en moldes propios del “siempre se ha hecho así” no entenderemos nunca el hecho de que misioneros lo somos todos. Estaremos demasiado inquietos por el devenir de la cizaña y no tanto en sembrar el trigo. Nosotros no hacemos. Sólo Él hace… normalmente mediante nuestra actuación limitada comprometida. Consiste en sembrar, en dar ejemplo siempre y en todo lugar. Sin cálculos cuantitativos posibilistas. Sin esquemas preconcebidos de resultados. Sólo esfuerzo personal en la tarea de sembrar con compromiso. El Papa pide un paso más: el de no caer en el individualismo, tomando iniciativas aceptando y comprometiéndose con iniciativas ajenas. Unas y otras como expresión de unidad eclesial. ◙

Francesc Martínez Porcell

Forum Libertas

12 03 2014

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El dramaturgo francés Victorien Sardou (1831-1908) dio a un mendigo una moneda de diez céntimos. El pobre se enfadó ante lo exiguo de la limosna y le dijo desafiante:

—¿Qué quiere usted que haga con esto?

—Puedo sugerirle que dé esa moneda a un pobre —le contestó Sardou.

~ ~ ~



Le preguntaron durante una comida al abogado, diplomático y multimillonario estadounidense Joseph Hodges Choate (1832-1917), durante muchos años embajador de su país en el Reino Unido, quién le habría gustado ser, y respondió sin dudar:

—Mi heredero.