Temas & Noticias

QUERIDOS PADRES MAGOS

QUERIDOS PADRES MAGOS

QUERIDOS PADRES MAGOS

magosPodemos hacer una lista casi infinita de todos los juguetes que los niños escriben en sus cartas a los Reyes Magos, pero ¿qué pedirían a sus padres si pudieran hacerlo en una carta como la que mandan a sus Majestades de Oriente? Una vez más, el buen hacer del publicista nos da la respuesta (La otra carta).

Varios niños escriben su carta a los Reyes Magos: en el papel consignan ilusionados, y con su mejor letra, los juguetes que se han pedido este año, procuran no dejarse ninguno. Pero, una vez acabada, se les sugiere que escriban otra, ésta dirigida a sus padres. Vuelven a tomar el lápiz, más ilusionados si cabe y con letra inmejorable. Ahora no piden juguetes, sino cosas que sólo los Reyes Magos de verdad, los padres, les pueden traer.

Si la primera lista es casi infinita, la que escriben a sus padres se reduce a unos mínimos comunes:

Que estéis más tiempo conmigo.

Que hagáis más experimentos en casa.

Que me hagáis un poco más de caso.

Que cenéis más con nosotros.

Que me hagáis cosquillas.

Que me leáis un cuento.

Que pasemos un día juntos.

Que juguéis conmigo.

En fin, los niños piden a sus padres más tiempo, más atención, más presencia. Y cuando se les pregunta cuál de las dos cartas escogen para echar al buzón, dudan un momento, pero al final deciden: “la de mis padres”. Y es que los niños prefieren a sus padres más que a cualquier juguete.

Nosotros hemos hecho la misma prueba con nuestros alumnos y alumnas adolescentes. En esta etapa vital, los juguetes se convierten en consolas, ordenadores, móviles, discos, ropa, dinero…, pero a los padres les siguen pidiendo lo mismo, expresado de otra manera, claro está:

Que tengáis más paciencia y no me gritéis tanto.

Que me ayudéis en los malos momentos.

Que me escuchéis y me deis confianza.

Que trabajéis menos y paséis más tiempo conmigo.

Que os pongáis en mi lugar.

Que me sonriáis cada día.

Que me comprendáis y me perdonéis.

Que no deis tanta importancia a las cosas que hago mal.

Tenemos que decir que no todos los adolescentes quisieron escribir su carta, mientras que los niños del anuncio no dudaron en hacerlo. Se nota que la ilusión de los pequeños se ha convertido al cabo del tiempo en cierta decepción, quizá porque los niños creen en los Reyes Magos mientras que los ya más mayores saben que son los padres los que traen los juguetes y, muchas veces, sólo eso. Hemos de decir también que algunos adolescentes dijeron estar muy contentos con sus padres y aprovecharon “la otra carta” para darles las gracias y desearles que se sigan queriendo como hasta ahora.

Queridos padres magos: sólo vosotros podéis ser magos para vuestros hijos y traerles, esta Navidad y todo el año, lo que sabéis que ellos más necesitan, os lo pongan por escrito o no.

Pilar Guembe y Carlos Goñi. ACEPRENSA

0 Comentarios

Sin comentarios!

No hay comentarios por el momento ¿Quieres agregar uno?.

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------