Temas & Noticias

Pedro y sus sucesores

Pedro y sus sucesores

Benedicto XVI: “Su poder (del Papa) no está por encima, sino que está al servicio de la Palabra de Dios, y sobre él pesa la responsabilidad de hacer que esta Palabra siga haciéndose presente en su grandeza y resonando en su pureza, de manera que no se haga añicos con los continuos cambios de las modas.»

El conocido profesor luterano W. Pannenberg, en un coloquio celebrado hace años en una Facultad teológica española, contestaba así a una pregunta sobre el papado: «la necesidad de un ministerio de unidad en la Iglesia es algo tan evidente que las negativas protestantes no debían mantenerse por más tiempo». El Papa es principio, fundamento y unidad de todo el Pueblo de Dios. Es lógico que sea así y es una verdad definida por el Concilio Vaticano I (Const. Pastor Aeternus, 2), vivida desde el comienzo de la Iglesia. No es momento ahora de pormenorizar sino de ponderar cuatro pinceladas que han puesto algunos santos en la Historia de la Iglesia sobre el Sucesor de Pedro, que pueden ayudarnos a ver y a escuchar mejor al Romano Pontífice.

Comenzamos con un texto de San Lucas: «estaba Pedro diciendo estas cosas cuando el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban la Palabra» (Hch 10, 44). Viejas o nuevas, las palabras del Sucesor de Pedro, cuando tratan de los asuntos de su competencia, aunque no hable ex cathedra, gozan siempre de la asistencia prudencial del Espíritu Santo y sería temerario no atender a sus orientaciones. Escribió Antonio Machado: – Ya se oyen palabras viejas / -Pues aguzad las orejas. Si parecen radicalmente nuevas, habrá que repasar el Evangelio y el Magisterio anterior, no vaya a suceder que nuestra ignorancia sea, por así decir, oceánica.

En segundo lugar, acudimos a san Agustín, a quien, por cierto, tanto quiso Lutero. Escribió el Obispo de Hipona que al instituir el primado del Romano Pontífice, Jesucristo «quiso fortalecer de antemano nuestros oídos contra los que, según Él mismo advirtió, se habrían de levantar a lo largo de los tiempos, diciendo ved aquí a Cristo, miradlo allá (Mt. 24, 23). Y nos mandó que no les diésemos crédito. No tendríamos excusa alguna si no hiciéramos caso a la voz del Pastor, tan clara, tan abierta, tan palmaria, que ni el más miope o torpe de inteligencia puede decir: no he entendido” (S. AGUSTIN, De unitate Ecclesiae, II, 28). Ciertamente se plantean cuestiones morales complejas y como en cualquier ciencia, la solución solo puede dejarse en manos de los expertos bajo la autoridad del Magisterio auténtico de la Iglesia. En ocasiones, la novedad de las circunstancias, obliga a esperar con paciencia y confianza en que a su tiempo, el Espíritu Santo, como dijo el Señor, «os enseñará todas las cosas».

En tercer lugar, continuamos con una santa doctora de la Iglesia, que vivió una de las épocas más conflictivas de la Historia de la Iglesia, cuando se llegó a la situación – hoy impensable – en la que había dos presuntos papas. El pueblo cristiano no pensaba que pudiera haber varios, lo que sucedía era que las circunstancias eran tan confusas que no se sabía bien quién era el legítimo y verdadero. Pero una cosa tenía muy clara santa Catalina de Siena: el Papa, fuera quien fuese, era el dispensador supremo de la Sangre redentora de Cristo, al extremo que escribió de un modo tremendamente gráfico, refiriéndose naturalmente a los católicos: «Aquél que se aleja del Papa o atenta contra él es un insensato, pues el Papa es quien tiene las llaves de la Sangre de Cristo crucificado. Por eso, aunque fuese un demonio encarnado, no debo levantarme contra él, sino humillarme siempre e implorar esa sangre de su misericordia; pues de otra suerte no podríamos tener ni participar el fruto de la Sangre»( Cfr Giorgio Papasogli, Catalina de Siena, reformadora de la Iglesia, Madrid 1980, p. 117). A la vez, la doctora de Siena no se mordía la lengua. Con toda piedad, ternura y fortaleza, manifestaba a su dulce Cristo en la tierra lo que consideraba deber del Pontífice. «Quiero – le decía en su oración a Cristo Jesús- que tu vicario sea otro tú, porque necesita más luz que los otros, ya que debe alumbrar a los demás» (Obras, Madrid 1980, pp. 461-469).

«¡Aunque fuera un demonio encarnado!». Hasta ahí no llegará la historia. Pero Dios puede escribir letra inglesa con la pata de una mesa y superar con una escoba Las Meninas o Las hilanderas de Velázquez y servirse de Satanás para el bien de los que le aman.

Llaves pesadas

Francisco, hoy personifica a Cristo, y Cristo es signo de contradicción. «Qué pesadas son estas llaves que vienen de las manos de Pedro a nuestras débiles manos!» exclamaba Pablo VI. «¡Qué pesadas de llevar y cuánto más de manejar!». Se entiende muy bien, sobre todo en un mundo que tan a menudo prefiere las tinieblas a la luz. Es pues menester que todos sus hijos ayudemos al Papa a llevar su cruz. «Rogad por mí, mis muy queridos en el Señor», suplicaba Juan Pablo II en la catedral de Brazzaville (1980). Benedicto XVI no cesaba de hacer otro tanto; y lo mismo hace de continuo el papa Francisco, hasta con un «por favor, recen por mí».

Iglesia romana

Finalmente, «esta Iglesia católica es romana – decía san Josemaría Escrivá-. Yo saboreo esta palabra: ¡romana! Me siento romano, porque romano quiere decir universal, católico; porque me lleva a querer tiernamente al Papa, il dolce Cristo in terra, como gustaba repetir Santa Catalina de Siena, a quien tengo por amiga amadísima». Estas palabras del fundador del Opus Dei me traen al recuerdo su voz entrañable, cuando le oía decir -yo recién llegado a Roma, vacante la sede de Pedro en octubre de 1958- que rezáramos mucho por el Papa que había de venir, porque, sin saber aún quién sería, «ya le queríamos con toda el alma, fuera quien fuese».

El amor del cristiano al Papa ha de estar inspirado por la fe y el amor teologal. La recepción entusiasta – incluso clamorosa, multitudinaria – al Papa no es culto a la personalidad de un hombre excepcional, sino – como se ha dicho con acierto – «el vehículo del amor a Cristo, el amor a lo esencial o la esencialidad del amor».

Obras son amores

Obras son amores. Lo primero es rezar. Todos podemos facilitar la tarea del Papa con nuestra oración, en sus múltiples modalidades. La Santa Misa, de infinito valor; el Santo Rosario, arma poderosa contra las fuerzas del mal y vigoroso imán de la gracia divina; ratos más o menos largos de petición ante el Sagrario; horas de trabajo bien hecho, con sacrificio ofrecido por la persona e intenciones del Romano Pontífice; sucesivas e incesantes conversiones que culminen en el sacramento de la reconciliación. Y un quehacer de suma importancia, difundir su Magisterio. Primero, conocerlo bien, estudiarlo a conciencia, cada uno según su capacidad, ponderarlo en el corazón, bebiendo en la misma fuente (no vaya a ser que conozcamos al Papa y su doctrina a través de los medios de contaminación social); sabiendo entender bien la verdad que transmite e interpreta con autoridad apostólica. Ante el Romano Pontífice como tal, todos somos discípulos, incluidos los más eruditos teólogos. Es él quien tiene, recibidas del Logos en persona, las llaves de la Sangre redentora de Cristo y de la sabiduría cristiana.

Su soberanía no es absoluta

Finalmente, no estará de más recordar lo que el propio Benedicto XVI enseñó como esencia del Primado del Papa: no se trata de un simple primado de honor, por supuesto, pero tampoco –nos dirá– de una soberanía absoluta. Son palabras precisas, medidas, de la homilía que pronunció al tomar posesión de la Cátedra del Obispo de Roma en la Basílica de San Juan de Letrán: «El obispo de Roma se sienta en su cátedra para dar testimonio de Cristo. De este modo, la cátedra es el símbolo de la «potestas docendi», esa potestad de enseñanza que constituye una parte esencial del mandato de atar y desatar conferido por el Señor a Pedro y, después de él, a los Doce. (…) Esta potestad de enseñanza da miedo a muchos hombres dentro y fuera de la Iglesia. Se preguntan si no es una amenaza a la libertad de conciencia, si no es una presunción que se opone a la libertad de pensamiento. No es así. El poder conferido por Cristo a Pedro y a sus sucesores es, en sentido absoluto, un mandato a servir. La potestad de enseñar, en la Iglesia, comporta un compromiso al servicio de la obediencia a la fe. El Papa no es un soberano absoluto, cuyo pensamiento y voluntad son ley. Por el contrario, el ministerio del Papa es garantía de la obediencia a Cristo y a su Palabra. Él no debe proclamar sus propias ideas, sino vincularse constantemente y vincular a la Iglesia a la obediencia a la Palabra de Dios, ante los intentos de adaptarse y aguarse, así como ante todo oportunismo (…) En sus grandes decisiones, el Papa es consciente de estar ligado a la gran comunidad de la fe de todos los tiempos, a las interpretaciones vinculantes desarrolladas a través del camino de peregrinación de la Iglesia. De este modo, su poder no está por encima, sino que está al servicio de la Palabra de Dios, y sobre él pesa la responsabilidad de hacer que esta Palabra siga haciéndose presente en su grandeza y resonando en su pureza, de manera que no se haga añicos con los continuos cambios de las modas.»

Los católicos podemos estar bien tranquilos. Nada de voluntarismos o arbitrariedades. Razón y fe; fe y razón. El Papa no es un soberano absoluto. ¿Por qué el Papa no cede en la indisolubilidad del matrimonio? ¿Por qué rechaza el aborto voluntario? ¿Por qué no acepta la eutanasia (suicidio asistido)? ¿Por qué…?. Porque no es soberano absoluto. Porque no es el Creador, ni el autor de la vida ni de la muerte, ni de los sacramentos, ni del Evangelio, ni de la Iglesia, ni de la familia, ni del sexo… Es sencilla y grandiosamente el Sucesor de Pedro, el Vicario de Cristo en la tierra.

DOCUMENTACIÓN:

– Catequesis de Benedicto XVI, sobre San Pedro: http://www.arvo.net/documento.asp?doc=01030715d

– Catequesis de Juan Pablo II en las audiencias generales, noviembre 1992-marzo 1993, vd www.vatican.va

– Ni poder absoluto ni primado de honor: http://www.arvo.net/documento.asp?doc=01040411d

– Congregación para la Doctrina de la Fe, “El primado del sucesor de Pedro en el misterio de la Iglesia”; texto publicado, junto con comentarios, por Ediciones Palabra, Madrid, 2003 (ver Aceprensa 161/98 y 135/03, 2a parte). http://www.arvo.net/documento.asp?doc=01030716d

– José Ramón Villar, “El primado del Papa: lo esencial y lo mudable”, Aceprensa 135/03, 1a parte.

– José Orlandis, “El pontificado romano en la historia”, Palabra,

Madrid, 1996, p. 281.

-San León Magno, Sermón 3 en el aniversario de su consagración episcopal, 2-3: PL 54,145-146.

-Aceprensa, servicio 43/05, 20 abril 2005

Autor: Antonio Orozco Delclós

Arvo.net,

 

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------