Temas & Noticias

El Santo Padre explica el sentido de la Navidad

El Santo Padre explica el sentido de la Navidad

navidadQueridos hermanos y hermanas, buenos días. Nos estamos acercando a la Navidad, y el profeta Isaías una vez más nos ayuda a abrirnos a la esperanza acogiendo la Buena Noticia de la venida de la salvación. El capítulo 52 de Isaías empieza con la invitación dirigida a Jerusalén para que se despierte, se sacuda el polvo y las ataduras y se ponga las ropas más bonitas, porque el Señor ha venido a liberar a su pueblo (vv. 1-3). Y añade: «Mi pueblo conocerá mi Nombre el día que Yo mismo sea quien diga: ¡Aquí estoy Yo!» (v. 6).

A este “aquí estoy” dicho por Dios, que resume toda su voluntad de salvación y de acercarse a nosotros, responde el canto de alegría de Jerusalén, según la invitación del profeta. Es un momento histórico muy importante. Es el final del exilio de Babilonia, es la posibilidad para Israel de volver a Dios y, en la fe −en la fe−, encontrarse a sí mismo. El Señor se hace cercano, y el “pequeño resto”, o sea, el pequeño pueblo que quedó tras el exilio, el “pequeño resto” que en el exilio resistió en la fe, que pasó la crisis y continuó creyendo y esperando incluso en medio de la oscuridad, aquel “pequeño resto” podrá ver las maravillas de Dios. En ese momento el profeta incluye un canto de exultación: «Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, del mensajero de la buena nueva que anuncia la salvación, del que anuncia a Sión: “Reina tu Dios” […] ¡Gritad de alegría, alborozaos a una, ruinas de Jerusalén −las ruinas deben cantar porque es la liberación, es la reconstrucción−, que el Señor ha consolado a su pueblo, ha redimido a Jerusalén! El Señor ha desnudado su brazo santo a los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Dios» (Is 52,7.9-10).

Estas palabras de Isaías, sobre las que queremos detenernos un poco, hacen referencia al milagro de la paz, y lo hacen de un modo muy particular, poniendo la mirada no en el mensajero sino en sus pies que corren veloces: «Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero…». Parece el esposo del Cantar de los Cantares que corre a su amada: «Ya está aquí, ya viene saltando por los montes, brincando por los cerros» (Ct 2,8). Así también el mensajero de paz corre, llevando el alegre anuncio de liberación, de salvación, y proclamando que Dios reina.

Dios no ha abandonado a su pueblo ni se ha dejado derrotar por el mal, porque Él es fiel, y su gracia es más grande que el pecado. Esto debemos aprenderlo. ¡Porque somos testarudos y no lo aprendemos! Yo haré la pregunta: ¿quién es más grande, Dios o el pecado? ¿Quién? (Responden: “¡Dios!”). ¿No estáis convencidos? ¡No se oye bien! (Responden: “¡Dios!”). ¡Dios! ¿Y quién vence al final, Dios o el pecado? (Responden: “¡Dios!”). ¿Y Dios es capaz de vencer el pecado más gordo? ¿Incluso el pecado más vergonzoso? ¿Incluso el pecado que es terrible, el peor de los pecados, es capaz de vencerlo? (Responden: “¡Sí!”). Y esta pregunta no es fácil, veamos si entre vosotros hay una teóloga o un teólogo para responder: ¿con qué arma vence Dios el pecado? (Responden: “¡El amor!”). ¡Oh, qué bien! ¡Cuántos teólogos! ¡Muy bien! Pues esto −que Dios vence al pecado− quiere decir que “Dios reina”; son esas las palabras de la fe en un Señor cuyo poder se inclina sobre la humanidad, se abaja, para ofrecer misericordia y liberar al hombre de lo que desfigura en él la imagen hermosa de Dios porque cuando estamos en pecado la imagen de Dios está desfigurada. Y el cumplimiento de tanto amor será precisamente el Reino instaurado por Jesús, ese Reino de perdón y de paz que celebramos con la Navidad y que se realiza definitivamente en la Pascua. Y la alegría más bonita de la Navidad es la alegría interior de paz: el Señor ha borrado mis pecados, el Señor me ha perdonado, el Señor ha tenido misericordia de mí, ha venido a salvarme. Esa es la alegría de la Navidad.

Estos son, hermanos y hermanas, los motivos de nuestra esperanza. Cuando todo parece acabado, cuando, ante tantas realidades negativas, la fe cuesta trabajo y viene la tentación de decir que ya nada tiene sentido, he aquí en cambio la hermosa noticia traída por esos pies veloces: Dios está viniendo a realizar algo nuevo, a instaurar un reino de paz; Dios ha “desnudado su brazo” y viene a traer libertad y consuelo. El mal no triunfará para siempre, hay un fin al dolor. La desesperación es vencida porque Dios está entre nosotros.

Y también a nosotros se nos pide despertarnos un poco, como Jerusalén, según la invitación que le dirige el profeta; estamos llamados a ser hombres y mujeres de esperanza, colaborando a la venida de ese Reino hecho de luz y destinado a todos, hombres y mujeres de esperanza. Pero qué feo es cuando encontramos a un cristiano que ha perdido la esperanza: “Yo no espero nada, todo se ha acabado para mí”, un cristiano que no es capaz de mirar horizontes de esperanza y ante su corazón solo ve un muro. ¡Pero Dios destruye esos muros con el perdón! Y por eso, nuestra oración, para que Dios nos dé cada día la esperanza y la dé a todos, esa esperanza que nace cuando veamos a Dios en el pesebre de Belén. El mensaje de la Buena Noticia que se nos ha confiado es urgente, también nosotros debemos correr como el mensajero por los montes, porque el mundo no puede esperar, la humanidad tiene hambre y sed de justicia, de verdad, de paz.

Y viendo al pequeño Niño de Belén, los pequeños del mundo sabrán que la promesa se ha cumplido, el mensaje se ha realizado. En un niño recién nacido, necesitado de todo, envuelto en pañales y puesto en un pesebre, está encerrado todo el poder del Dios que salva. Hay que abrir el corazón −¡la Navidad es un día para abrir el corazón!−, hay que abrir el corazón a tanta pequeñez que hay ahí, en aquel Niño, y a tanta maravilla que hay ahí. Es la maravilla de Navidad, a la que nos estamos preparando, con esperanza, en este tiempo de Adviento. Es la sorpresa de un Dios niño, de un Dios pobre, de un Dios débil, de un Dios que abandona su grandeza para hacerse cercano a cada uno de nosotros. Gracias.

Fuente: vatican.va / romereports.com.

Traducción de Luis Montoya.

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------