Temas & Noticias

¿Puedo beber licor frente a los hijos?

¿Puedo beber licor frente a los hijos?

No cabe duda que la mejor forma de educar es a través del ejemplo, pero algunas veces no somos tan conscientes de ello, pues olvidamos que los hijos nunca nos pierden de vista; por ejemplo, cuando bebemos licor frente a ellos.

Algunas veces los padres reprochan el comportamiento de sus hijos, pero se ha preguntado, ¿dónde o de quién aprendieron esa mala conducta?, ¿podría ser en el propio hogar?

Recordemos que los padres son el modelo a seguir de sus hijos, son la principal referencia del mundo de los adultos, de ellos aprenderán los valores y también los defectos. Y este proceso inicia en las primeras edades, durante esta etapa el concepto que se tiene de papá y mamá es heroico.

Sin embargo, aunque los chicos tengan una imagen casi perfecta de sus padres, nunca dejan de prestar atención a su comportamiento. Cuando están pequeños absorben información que irán almacenando a lo largo de su desarrollo, e inconsciente o conscientemente repetirán comportamientos vistos durante su infancia.

Cuando se llega a la adolescencia, las cosas cambian, ahora los chicos tienen capacidad de razonar y darse cuenta que sus padres son seres humanos comunes y corrientes que se equivocan como cualquier otro. Es aquí donde los errores paternos pueden revertirse en su contra, y llegar a presentarse situaciones de confrontación. Por ejemplo, cuando el hijo se ha embriagado y ante el reclamo de su padres, el chico exclama: “¿y tú por qué si puedes?, yo te he visto borracho varias veces”.

Entonces, ¿qué debemos hacer? Es la pregunta que ahora muchos lectores se deben estar haciendo. A continuación les daremos unas pautas para aprender a afrontar este tema con los hijos.

¿Qué se debe hacer?

– Dar buen ejemplo. Tomarse una o dos copas en una reunión con familiares y amigos es agradable, pero pasarse de tragos es dar mal ejemplo.

– Enseñar a nuestros hijos que cuando tenemos un problema, desahogarse con el alcohol no es la forma de afrontarlo, pues nunca solucionará nada, al contrario lo empeorará.

– Dialogar de forma clara y sin tabúes sobre el alcoholismo.

– Hacerles caer en cuenta que bajo los efectos del alcohol se pierde la capacidad de razonar y de tomar decisiones acertadas.

– Enfatizar en el ejercicio de la voluntad y el autocontrol desde que son pequeños.

– Hacer ver a nuestros hijos y enseñarles a tratar a los alcohólicos como enfermos e informarles de su posible curación con un tratamiento y mucha voluntad.

– Aclarar opiniones e ideas equivocadas que se tienen sobre el alcohol.

– Informar a los hijos sobre los daños que el alcohol puede ocasionar en su cuerpo y mente.

– Fomentar, pero no forzar, a que participe en eventos sociales adecuados.

– Ayudarles a comprender los riesgos de sus conductas si beben en exceso.

– Orientarlos hacia formas adecuadas de superar las dificultades.

– Incentivarles el hábito del deporte y la actividad física, es una excelente estrategia para apartar las adicciones.

¿Qué no se debe hacer?

– Embriagarse.

– Animar a los niños a tomar alcohol, aunque sea en un momento puntual.

– Asociar la diversión y el ocio con el consumo del alcohol.

– Ser permisivo y dejar pasar episodios de embriaguez o borracheras.

– Tratar despectivamente a los alcohólicos sin comprender este problema como una enfermedad.

– No querer hablar del consumo del alcohol o del alcoholismo o hacerlo de una forma autoritaria.

La forma adecuada de tratar el tema del alcohol con los hijos es:

– Encontrar un momento adecuado con algún pretexto para hablar del tema: alguna anécdota cotidiana, algo que salga en la televisión, etc.

– Conocer sus inquietudes: ¿qué piensan del alcohol?, ¿qué saben?, ¿qué sienten?, ¿qué les gustaría saber?

– Estar dispuestos a escuchar opiniones que no nos gusten y permitir que sean expresadas sin que se monte un drama.

– Intercalar preguntas como: ¿tú qué crees?, ¿qué opinas?

– Información objetiva sobre los efectos positivos y negativos de las bebidas alcohólicas.

– Resaltar los efectos positivos del no consumo.

Fuente: abusodesustancias.com

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II
Lo que está detrás de la ideología de género (Benigno Blanco)
Loving Vincent - Trailer 2016 (web)

Humor

En el 449, el emperador Valentín III, enemigo acérrimo de Atila, condenó al exilio a su propia hermana, Honoria. Ésta, en venganza, entregó su anillo a un oficial de los hunos para que se lo mostrara a su jefe como prueba de que ella era hermana de su enemigo. Atila entendió que la joya era una oferta de matrimonio y, desgraciadamente para Honoria, dijo “sí quiero”.
------------------------------------------------------

Hessy Taft, una guagua de padres judíos, apareció en las portadas de las revistas nazis y en los afiches del Tercer Reich al ganar el concurso “Modelo de raza Aria”.

Todo sucedió porque el fotógrafo, sin la autorización de los padres, envió la foto al concurso pensando que sería una buena lección que lo ganara una niña judía como modelo del ario perfecto. --------------------------------------------------------