Temas & Noticias

Háblame bien de papá, háblame bien de mamá

Háblame bien de papá, háblame bien de mamá

Háblame bien de papá, háblame bien de mamá. Si pensamos bien, ese es el mayor regalo y legado que podemos hacerle a nuestros hijos, ya que nuestros padres son las raíces sobre las que nos vamos edificando.

Necesitamos crecer con raíces sólidas para podernos sostener. Nuestras raíces son las que nos van a dar esa seguridad en la vida; y en el desarrollo evolutivo de nuestros hijos los padres o las figuras parentales o aquellos cuidadores de niños y adolescentes son los que tienen la encomienda mayor, pues verdaderamente son sus custodios y los que con su ayuda les procuraran también esas alas para volar.

Por eso es de vital importancia hablar bien de papá y de mamá, utilizar un lenguaje desde lo positivo. Una de las cosas claras que tiene que tener la pareja es que ante los hijos tienen que proponerse hacer un buen equipo, en donde ninguno de ellos desmerezca al otro miembro de la pareja. Tener eso claro, es lo que hace a su vez que la pareja este cada vez más cohesionada, respetando al otro en su forma de hacer las cosas con respecto a sus hijos. Pues hay que tener en cuenta que en ocasiones los hijos pueden “separar” a los padres en su lucha por lograr lo que quieren a través de alguno de ellos. Y cuando los padres acceden a esta situación, poniéndose en contra del otro o uniéndose más a ese hijo por ganarse su cariño, permiten que el hijo vaya ganando un espacio importante en medio de la pareja, y esto es delicado porque va separando a la pareja, va distanciando a los padres y los hijos van tomando un poder que no les compete.

¿Cómo remediarlo? ¿Cómo restablecer de nuevo los sistemas y la jerarquía? Se  puede volver al inicio o incluso a una situación mejor cuando todos entienden que todos participan en ese problema y saben asumir la parte de la responsabilidad que les toca, y así restablecer esos órdenes del amor, de los cuales hablaba el biólogo y filósofo chileno Humberto Maturana. Eso hará mucho bien a la familia. Pues al fin y al cabo lo que a todos nos salva es el Amor. Pero para amar es necesario tener bien dispuesto el corazón, que está hecho para amar. Y eso tienen que tenerlo en cuenta los padres, pues cuando los hijos ven que hablan bien el uno del otro y lo hacen extensivo al resto de los familiares y amigos,  crecen con unas  sólidas raíces que les permitirán adquirir más seguridad en la vida. Al mismo tiempo, este es una de las herencias más bonitas que los padres pueden legar a sus hijos.

*Por Mª del Carmen González Rivas. Psicóloga y terapeuta de familia. Centro de atención psicológica y familiar Vínculos en Badajoz. Colaboración de Sontushijos.org para LaFamilia.info

 

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal

Humor

Al desembarcar en África durante una de sus campañas, Julio Cesar tropezó y cayó al suelo al descender del barco. Pensando que los soldados podrían ver en la caída un signo de mala suerte, hizo como si esta fuera voluntaria y besando el suelo exclamó: ¡África, por fin te tengo!

-------------------------------------------

En la Francia prerrevolucionaria el tuteo se consideraba una impertinencia grosera. Con la Revolución, cambiaron las costumbres y a partir de 1793 el tuteo se hizo obligatorio en la administración pública por considerarlo un gesto de fraternidad universal. Pero la moda solo duró un año, hasta la caída de Robespierre.

--------------------------------------------------------