Temas & Noticias

Del colegio a la universidad

Del colegio a la universidad

El paso de la vida escolar a la universitaria, puede resultar sencilla para algunos jóvenes, pero compleja para otros. Por esto, los conocedores en el tema, recomiendan una serie de pautas que facilitan esta transición.

Deserciones en los primeros años 

Varios estudios a nivel de Latinoamérica han observado que un número elevado de alumnos, desertan en los primeros semestres de universidad seguido de fracasos tempranos, pues no logran adecuarse a las exigencias que supone la educación superior; lo que se ha convertido en un tema de especial atención en la población educativa.

En cuanto a qué se debe este fenómeno, las investigaciones sugieren que obedece a un problema tanto de los estudiantes, como de las instituciones de educación básica y superior, pues ambas están llamadas a realizar un trabajo articulado para lograr una mejor adaptación de los jóvenes.

Referente a los estudiantes, se revelan una serie de fallas que los conducen a los senderos del fracaso, como son: la pobreza de métodos de estudio, la dificultad en la comprensión lectora, la ausencia de conocimientos básicos, la insuficiente orientación en la elección profesional y la falta de habilidades personales como autodisciplina, persistencia, concentración, por nombrar sólo algunas.

Adicional a los factores mencionados, se suma la soledad e incapacidad de los jóvenes pupilos para establecer relaciones sociales con sus pares, quienes se toparán con personas provenientes de diversos mundos y deberán aprender a trabajar con ellas.

Cambio de vida

Ahora bien, hay que considerar que los jóvenes pasan de un ambiente a otro completamente desigual. A diferencia de la universidad, la vida escolar se caracteriza por ser un espacio comunitario y por su trato personalizado en el proceso educativo de cada alumno. De cierta forma, en la escuela secundaria, el estudiante tiende a ser dependiente de la institución y del profesorado, con quien se llega a desarrollar una estrecha relación.

Por ello, el cambio drástico cuando ingresan a la universidad, donde encuentran un mayor grado de exigencia, independencia, competitividad y se hallan frente a una realidad que los obliga a ser los protagonistas de su propia formación, en la que deben ser autónomos, así como regular su tiempo y esfuerzo para lograr el éxito, y aunque el profesorado hace su debido acompañamiento, el grado de involucramiento es mucho menor que en el colegio. De ahí que algunos jóvenes, les cueste más de lo normal, acoplarse a las nuevas circunstancias.

El papel de los padres

Aunque a esta edad el joven ya debe tener todo un paquete de valores y competencias incorporadas, el papel de los padres aún continúa. La familia está llamada a respaldar a los hijos en sus buenas decisiones, darles apoyo y orientación durante este período de transición. También es importante que los padres les brinden oportunidades a los hijos para ejercer su autonomía y toma de decisiones, como dejarles hacer encargos que involucren cierto grado de responsabilidad y en caso que se presenten trabas, serán ellos mismos quienes encuentren la solución.

También hay que identificar cómo y cuándo intervenir en la vida universitaria de los hijos, habrá que ser sutiles pero a la vez cariñosos y comprensivos, así los chicos se sentirán acogidos y probablemente acudirán a los padres en caso de presentarse inconvenientes.

Pautas que facilitan la transición

En gran medida, este problema tiene sus orígenes en la falta de preparación de los alumnos en la etapa pre-universitaria. Qué se debe tener en cuenta para lograr dicha adaptación, son los consejos a continuación:

1. Conviene incorporar la pedagogía universitaria (auto aprendizaje) en los últimos años secundaria. De igual manera, fomentar las habilidades necesarias para llevar a cabo trabajos de investigación, tutorías y exposiciones orales.

2. Meses previos al ingreso a la universidad, se recomienda que el joven se vaya familiarizando con el ambiente que le espera. Así que los programas pre-universitarios como semilleros o cursos preparatorios, deben ser acogidos por los jóvenes.

3. Los padres también pueden desarrollar un plan de acción en casa, el cual brinde las herramientas necesarias para que el joven llegue totalmente dotado al exigente mundo universitario.

4. La orientación profesional debe hacerse tal vez con más énfasis. La elección de la carrera de acuerdo a los gustos y capacidades del alumno, determinarán en parte, el éxito en su vida profesional.

5. Despertar la motivación de los alumnos, en cuanto al logro de objetivos por esfuerzo y dedicación.

Fuentes: educared.org, lanacion.com.ar, eluniversal.com.mx

LAFAMILIA.INFO

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------