Temas & Noticias

Antes de entregarle las llaves del auto al hijo adolescentes

Antes de entregarle las llaves del auto al hijo adolescentes

Conducir es mucho más que manejar un auto. Es uno de los actos de “libertad” que mayor responsabilidad implican, teniendo en cuenta todo lo que hay en juego. Antes de entregarles las llaves a los hijos hay que considerar varios aspectos.

Los rasgos de la personalidad y del carácter, son señales que ayudan a determinar si los padres podrían conceder a los hijos este pase a la independencia. Las siguientes pautas ayudan a reconocer ciertas actitudes que deberían desembocar en un “no” a la autorización de la deseada licencia:

1. Si le cuesta auto controlarse.

2. Si la personalidad del hijo(a) es impulsiva, inestable o agresiva.

3. Si generalmente es irresponsable en sus situaciones cotidianas.

4. Si suele exponerse o verse envuelto(a) en situaciones peligrosas. Si participa de peleas o discusiones habitualmente.

5. Si su actitud frente a la autoridad es inapropiada; no obedece ni acata las normas.

6. Si copia actitudes peligrosas de amigos o se deja llevar por ellos en cualquier situación.

Si llegas a identificar alguna de las anteriores, lo más recomendable es que esperes un poco para otorgarle la licencia a tu hijo(a). Espera a que demuestre madurez en diversos aspectos para considerarlo de nuevo.

LAFAMILIA.INFO, 12-08-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------