Temas & Noticias

Columnistas nacional



Cinco acuerdos y sus costos

    Cinco acuerdos y sus costos

“La pregunta que interesará responder es si el Gobierno estará dispuesto a pagar costos importantes por sacar adelante los objetivos que se persiguen con esos cinco acuerdos”.

Leer más


OTRO LEGADO PARA LLORAR A MARES

    OTRO LEGADO PARA LLORAR A MARES

Lillian Calm escribe: “¡Qué importa, parecen opinar quienes organizaron y autorizaron la Fórmula E por el mismísimo centro de Santiago, si las esculturas se pueden restaurar! Pero una escultura restaurada

Leer más


Punto de vista: un problema de diagnóstico

    Punto de vista: un problema de diagnóstico

Entregar las decisiones de distribución de recursos y cargas a los jueces, y no a los representantes del pueblo, en una discusión a través del proceso democrático, empobrece las políticas públicas, pero sobre todo la democracia. Un sistema político en forma tiene la obligación de enfrentar el debate sobre justicia social, pero debe hacerlo a través de sus representantes.

Leer más


Alegatos en demanda boliviana

  Alegatos en demanda boliviana

La segunda quincena de marzo próximo tendrán lugar las audiencias orales en el caso de la demanda de Bolivia en contra de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Para analizar esta fase del juicio ante la Corte conviene hacer un recuento de este caso.

Leer más


Bachelet: la última semana

  Bachelet: la última semana

“Hará falta un empeño serio y sostenido por años, para revertir el daño causado a Chile”.

Leer más


Prioridad migratoria

  Prioridad migratoria

Hernán Felipe Errázuriz: ”Algunas de las medidas más urgentes sobre extranjería no exigen esperar el extenso trámite legislativo de un nuevo estatuto migratorio”.

Leer más


Transición

  Transición

“Una reforma del Estado será una de las grandes prioridades del nuevo gobierno. Para que haya un Estado moderno y eficiente, que les ayude a los chilenos a resolver sus problemas en vez de creárselos”.

Leer más


UNA VEZ CONCORDÉ CON LA PRESIDENTA

  UNA VEZ CONCORDÉ CON LA PRESIDENTA

Lillian Calm escribe: “Si bien no es fácil identificar al troll, no es difícil captar su perfil: se trata por lo general de personas que poseen una formación si bien ideologizada, apenas básica. Otra característica más bien común es que carecen de cultura. No conocen la sintaxis, menos la puntuación y no hablemos de ortografía. Y otro pecado, quizás el más recurrente: no entienden lo que leen”.

Leer más


Pensiones: reforma, pero con objetivos claros

  Pensiones: reforma, pero con objetivos claros

EL diagnóstico parece estar claro para todos los actores: Chile necesita una reforma del sistema de pensiones que sea capaz de garantizar mejores jubilaciones a todos los cotizantes.

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------