Temas & Noticias

Columnistas nacional



VIUDEZ EN LA CASA ROSADA

    VIUDEZ EN LA CASA ROSADA

Escribe Lillian Calm: “La noticia me sorprendió como a todos. Impensada e imprevista. En cualquier escenario político argentino imaginable, éste sí que no había sido ni siquiera previsto. Error humano, pues nos recuerda que no somos dueños de la vida ni de la muerte”.

Leer más


¿FALTAN HÉROES O FALTAN ESTATUAS?

    ¿FALTAN HÉROES O FALTAN ESTATUAS?

Escribe Cecilia García Huidobro: el “monumento ecuestre al general José Miguel Carrera de pronto una noche salió cabalgando hacia el Oriente para acomodarse cinco cuadras más arriba”.

Leer más


LIU XIABO

    LIU XIABO

Escribe Javier Fuenzalida A.: “Lo que el Premio Nobel de la Paz reclama es algo inherente a la naturaleza humana. Solicita los derechos constitucionales de las personas tal como aparecen en nuestra propia constitución”.

Leer más


Y AHORA… A LOS OTROS DESAFÍOS

  Y AHORA… A LOS OTROS DESAFÍOS

Escribe Lillian Calm: “me pareció significativo que en el triunfal rescate de los mineros tantos invocaran al Todopoderoso, cuando precisamente en los días previos desde opinólogos hasta autores de cartas a los diarios pasando por programas de televisión habían procurado zarandear a Dios”.

Leer más


33 CRUCES QUE NO FUERON

  33 CRUCES QUE NO FUERON

Escribe Hernán Rivera Letelier: “El rescate de los 33 mineros de Copiapó, además de un triunfo de la tecnología, se alza desde este desierto como una lección de vida para la humanidad entera”.

Leer más


EL HOMBRE NUEVO QUE NUNCA EXISTIÓ

  EL HOMBRE NUEVO QUE NUNCA EXISTIÓ

Escribe Javier Fuenzalida: “El error del marxismo fue pensar que podía crearse un hombre desprendido de su individualidad, sin necesidad de propiedad privada, ni de libertad económica ni política” Un “engranaje” del Estado, que todo lo decide.

Leer más


ahora dios se escribe con minúscula

  ahora dios se escribe con minúscula

Lillian Calm se rebela contra la norma de la academia de la lengua, que acordó escribir en baja algunos títulos de dignidad o reverencia.

Leer más


JAIME

  JAIME

Pregunta Lillian Calm: “¿qué les puede importar a los Kirchner que el asesinato de Jaime Guzmán quede en la impunidad? ¿O que su país desconozca que en Chile existe probadamente un Estado de Derecho? Sus parámetros son otros. Pobre Argentina.”

Leer más


MAL NECESARIO

  MAL NECESARIO

Lillian Calm y la designación de Michelle Bachelet como vicepresidenta de la ONU, en la nueva entidad para la Igualdad de Género y Empoderamiento de la Mujer (UN WOMEN).

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------