Temas & Noticias

Columnistas nacional



DESPUÉS DE LOS MINEROS, ¿QUÉ?

    DESPUÉS DE LOS MINEROS, ¿QUÉ?

Escribe Roberto Ampuero: “me inquieta que nos quedemos atados al rescate y no miremos al futuro… aún somos centro de esa mesa planetaria… Ese privilegio es fugaz”.

Leer más


COPROLALIA EMPRESARIAL

    COPROLALIA EMPRESARIAL

Escribe Lillian Calm: “La ENADE 2010, que reúne a lo más selecto del empresariado (al menos yo creía que era así), ha adoptado este año del Bicentenario el lema “¡Viva Chile, Mierda!”, lo que según el diccionario de la Real Academia significa “¡Viva Chile, excremento humano!”.

Leer más


EL ESTADO DE BIENESTAR ES UNA FRESCURA

    EL ESTADO DE BIENESTAR ES UNA FRESCURA

Javier Fuenzalida A. escribe: “El populismo progresista no es tan sólo un problema económico, sino uno ético y muy grave ¿Hasta qué punto la actual generación cree tener derecho de castigar el bienestar de las próximas generaciones?

Leer más


¿HACIA UNA NUEVA DERECHA?

  ¿HACIA UNA NUEVA DERECHA?

Escribe Gonzalo Rojas: “La derecha: esa mentalidad que promueve la virtud y la tradición, la familia y el trabajo, la subsidiariedad y la seguridad, la propiedad y la trascendencia, la autoridad y el orden, todo con libertad”.

Leer más


NUEVA DERECHA: ¿DÓNDE ESTÁN LAS IDEAS?

  NUEVA DERECHA: ¿DÓNDE ESTÁN LAS IDEAS?

Escribe Juan Ignacio Brito: “Ya que no conocemos los detalles, quizás podríamos discutir las ideas tras el proyecto. Pero hace rato que a la derecha chilena el debate de las ideas le resulta extraño”.

Leer más


CERTIFICADO ESTATAL DE OBSOLESCENCIA MENTAL

  CERTIFICADO ESTATAL DE OBSOLESCENCIA MENTAL

Escribe Javier Fuenzalida: Debe eliminarse la PSU es la dictadura o monopolio de la Universidad de Chile, un resabio de la tesis del Estado docente, algo en que ya nadie cree, ni practica.

Leer más


JUTTA BURGGRAF

  JUTTA BURGGRAF

Escribe Lillian Calm: “prefiero limitarme esta vez a seleccionar párrafos de algunos textos escritos por esta doctora en Psicopedagogía por la Universidad de Colonia y Doctora en Sagrada Teología por la Universidad de Navarra”.

Leer más


ME VOY DE CHILE

  ME VOY DE CHILE

Escribe Cristián Warnken: “del resentimiento, el que mató arteramente a Portales, el que jodió a Andrés Bello, el que se farreó a Mayne-Nicholls y a Bielsa”.

Leer más


NECRO-POLÍTICA ARGENTINA

  NECRO-POLÍTICA ARGENTINA

Escribe Lillian Calm: “¿Están tratando, los peronistas, de catapultar a un nuevo prócer? ¿Al hasta hace unas horas tan vilipendiado, también por ellos mismos, Néstor Kirchner? Lo más probable”.

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------