Temas & Noticias

Columnistas internacional



RAJOY, AL FRENTE DE UN GOBIERNO EFICAZ

    RAJOY, AL FRENTE DE UN GOBIERNO EFICAZ

Escribe Luis María Ansón sobre el recién nombrado ministerio de Mariano Rajoy en España.

Leer más


LOS INDIGNADOS SON IMPORTANTES.

    LOS INDIGNADOS  SON  IMPORTANTES.

Escribe Luis Fernández Cuervo: “Si se quiere ver este fenómeno social en su esencia, hay que ir a la raíz y no meter en la caja de los indignados a todo tipo de protestas”.

Leer más


DISTINTAS INTELIGENCIAS PARA UNA BUENA EDUCACIÓN

    DISTINTAS  INTELIGENCIAS PARA UNA BUENA EDUCACIÓN

Escribe Luis Fernández Cuervo: “toda la enseñanza escolar, además de personalizada debe ser diferenciada, distinta para las mujeres que para los hombres”.

Leer más


ARISTÓTELES: LEVÁNTATE Y ANDA

  ARISTÓTELES: LEVÁNTATE Y ANDA

Escribe Armando Ribas: “Como he repetido hasta el cansancio, el socialismo fue la denominación que le diera el Iluminismo a la demagogia”.

Leer más


VENEZUELA: EL CÁNCER QUE CHÁVEZ QUIERE OCULTAR

  VENEZUELA: EL CÁNCER QUE CHÁVEZ QUIERE OCULTAR

Escribe Marta Colomina: “Además del cáncer que padece, Chávez quiere ocultar el que tiene Venezuela, cuya metástasis es descrita por las voces valientes que quedan en el país.

Leer más


LOS FINALES

  LOS FINALES

Escribe Yoani Sanchez: “Me hubiera gustado ver a Muamar el Gadafi frente a un tribunal, encausado por los crímenes que cometió contra su país. Creo que la muerte violenta de los sátrapas sólo les otorga un halo de martirio que no merecen”.

Leer más


EEUU: ¿LA DEMOCRACIA NEGADA O LA REPÚBLICA PERDIDA?

  EEUU: ¿LA DEMOCRACIA NEGADA O LA REPÚBLICA PERDIDA?

Escribe Ralph Benko: “Esta incógnita me recuerda la famosa fábula de “los ciegos y el elefante”, donde cada ciego describe una parte diferente de un problema mucho más grande, sólo que aquí, el pícaro elefante, por así llamarlo, es Washington DC.”

Leer más


DISCURSO Y ELOGIO DE LA ECOLOGÍA HUMANA

  DISCURSO  Y  ELOGIO  DE  LA  ECOLOGÍA  HUMANA

Escribe Luis Fernández Cuervo: “—Eso de la ecología humana —me lanzó a bocajarro— de que el hombre posee una naturaleza que debe respetar y que no puede manipular a su antojo, arbitrariamente, es una gran verdad… aunque lo haya dicho el Papa”..

Leer más


EDUCAR ES CONDUCIR

  EDUCAR ES CONDUCIR

Escribe Josep Miró i Ardèvol: “hay otra forma de concebir la educación que está en la base de la pedagogía permisiva que ahora se practica, y que es la causa profunda de esta catástrofe educativa en la que vivimos”.

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------