Temas & Noticias

Columnistas internacional



Opacidad “humanitaria”

    Opacidad “humanitaria”

El escándalo de los abusos sexuales y otras conductas impropias por parte de trabajadores de Oxfam en varios países en desarrollo, ha ensombrecido el buen nombre de esta ONG, hasta ahora una de las más apreciadas por el público. El caso, junto con algunos similares conocidos recientemente, revela que también en las organizaciones humanitarias puede darse la falta de respuesta rápida y de transparencia que se ha visto en otros ámbitos con respecto los abusos, desde Hollywood a la Iglesia.

Leer más


El Catalán

    El Catalán

¡Eso es segregar a los alumnos!, claman los independentistas, después de haberlos segregado ellos de la forma más expedita

Leer más


Ojo con la barra libre, por Julián Marías

    Ojo con la barra libre, por Julián Marías

Dar crédito a las víctimas por el hecho de presentarse como tales es abrir la puerta a las venganzas, las calumnias y los ajustes de cuentas

Leer más


Vergüenza de España

  Vergüenza de España

Zapatero intriga, maniobra y presiona para cimentar la dictadura de Maduro

Leer más


Mundial de fútbol y elecciones presidenciales

  Mundial de fútbol y elecciones presidenciales

Durante las mismas fechas en que se jugarán partidos importantes, incluyendo los de la Selección Mexicana, estarán cerrando las campañas y llevándose a cabo la jornada electoral

Leer más


Sexo, silencio y adicciones

  Sexo, silencio y adicciones

Lo que uno se pregunta es si no sería más productivo y más barato inculcar desde la escuela y la familia una visión más sana y más digna de la sexualidad, ejercitarse en aptitudes para controlar los impulsos, clarificar la mirada para ver al otro/a como una persona y no como un mero instrumento para mi satisfacción sexual.

Leer más


La estrategia que puede destronar al peronismo

  La estrategia que puede destronar al peronismo

El experto Rodrigo Zarazaga afirma que trabajadores formales, que constituyen el núcleo del peronismo, empiezan a ser receptivos “al discurso meritocrático y luminoso de Pro y cometen el «sacrilegio» de votar a Cambiemos”.

Leer más


China promueve su diplomacia de gran país con peculiaridades propias en un mundo de cambios

  China promueve su diplomacia de gran país con peculiaridades propias en un mundo de cambios

Qiu Xiaoqi es embajador de China en México y dio a conocer en una columna publicada en el diario Excelsior la Diplomacia que su Gobierno pretende seguir durante el año que se inicia

Leer más


El Comercio, Editorial: De vuelta al trabajo

  El Comercio, Editorial: De vuelta al trabajo

Hay varios temas urgentes en los cuales avanzar durante el 2018.

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------