Temas & Noticias

Sociedad



El aborto y la Ley

    El aborto y la Ley

No hemos de suponer, a veces ingenuamente, que el nivel cultural de la gente aumenta con la mayor escolarización y la abundancia de fuentes informativas. El nivel cultural recibe un influjo enorme de las leyes y de su aplicación, de forma que ciertas prohibiciones son una ayuda importantísima para orientar la conciencia de los pueblos y de las personas.

Leer más


Hugh Hefner y “Playboy”: machismo detrás del glamour

    Hugh Hefner y “Playboy”: machismo detrás del glamour

La muerte del magnate Hugh Hefner, fundador de la revista “Playboy”, desata la revisión de un legado de softporn que afecta negativamente a hombres y mujeres.

Leer más


Los niños le temen profundamente a la separación de sus padres

    Los niños le temen profundamente a la separación de sus padres

A los que van a aventurarse en la misión de convertirse en padres es necesario recordar que cultivar el amor no será un bien solo para ellos, sino también para los hijos

Leer más


Diez cosas que pocos saben de Merkel

  Diez cosas que pocos saben de Merkel

La canciller alemana consiguió ayer asegurar su cuarto mandato consecutivo, si bien es cierto que no con la ventaja que esperaba

Leer más


Cuentos para niñas rebeldes

  Cuentos para niñas rebeldes

Dejemos que los cuentos a la hora de dormir sean el territorio de la fantasía.

Leer más


Las copias chinas de ciudades europeas que permanecen semiabandonadas

  Las copias chinas de ciudades europeas que permanecen  semiabandonadas

Si los chinos son capaces de copiar un bolso y un reloj ¿por qué no van a copiar una ciudad entera? Paris, Amsterdam o incluso La Mancha han servido de inspiración.

Leer más


El derecho de los hijos a una madre y un padre

  El derecho de los hijos a una madre y un padre

Ante el posible referéndum sobre el matrimonio gay en Australia, Margaret Sommerville, profesora de bioética en la Universidad de Notre Dame, sugiere en MercatorNet no olvidar los derechos de los niños. Seleccionamos algunos párrafos.

Leer más


La distracción no es gratis

  La distracción no es gratis

Sergio Urzúa: “La distracción breve y constante literalmente nos llena la cabeza de ineficacias”

Leer más


El consumidor millennial: nuevo paradigma de las marcas

  El consumidor millennial: nuevo paradigma de las marcas

Por José Tomás Infante. Los millennials no quieren sólo un buen producto a un buen precio, sino que buscan vivenciar experiencias únicas. Valoran el buen servicio, la empatía, lo auténtico, la innovación, la calidad.

Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Asombroso lo que hizo
Intervención Cerro San Cristóbal
Impresionantes Pinturas 3D del Artista Edgar Muller
La risa de Juan Pablo II

Humor

A comienzos de siglo XVIII reinó en Prusia un hombre muy temperamental. Federico Guillermo tenía la costumbre de pasear sin escolta por las calles de Berlín. Cuentan que cuando encontraba alguien que le desagradara, lo que ocurría con frecuencia, no dudaba en golpearlo con su bastón. Por esa razón cuando la gente lo veía a lo lejos, prudentemente huía lo más rápido posible.

En cierta ocasión, como de costumbre, el rey avanzaba golpeando el suelo con su bastón. Un berlinés, tomado por sorpresa, tratando de huir del monarca, se ocultó en un portal. Ahí lo sorprendió Federico Guillermo, y lo increpó de inmediato:

- Eh, tú, ¿A dónde vas?

El pobre hombre, que temblaba de miedo, le indicó con la cabeza una la puerta.

- ¿Vives ahí?, lo interrogó.

El hombre hizo un gesto de negación.

- ¿Es la casa de un amigo tuyo? Volvió a preguntar.

- No, Majestad.

El rey lo miró con sospecha,

-Entonces, ¿por qué entras en ella?

El hombre tuvo miedo de que se le considerara como ladrón, así que confesó:

- Lo hacía para evitar encontrarme con su Majestad. Federico Guillermo lo miró extrañado.

- ¿Y por qué quieres evitarme?

Bajando la vista, decidió decirle la verdad:

- Porque tengo miedo de su Majestad.

Al escuchar esto, Federico Guillermo montó en una de sus famosas rabietas. Agarró al infeliz por el cuello, lo sacudió violentamente, y lo increpó:

- ¿Cómo te atreves a tener miedo de mí? ¡Soy tu rey, así que tienes que amarme! ¡Ámame, desgraciado! ¡Te ordeno que me ames!

----------------------------------------------------------------