Temas & Noticias

Destacados



501 DELANTALES BLANCOS

Lillian Calm escribe: “Yo como delantal blanco nunca he pretendido ser grito y plata, sino sólo servir para lo que sirvo, que es mi mayor orgullo. Pero, ante mi estupor, luego comprobé que el delantal blanco de la Presidenta, es decir, mi pobre homólogo, salía a terreno cada vez que las condiciones se daban según ella o sus asesores…”.

1 comentario Leer más


Bachelet anuncia en la ONU envío de proyecto de matrimonio igualitario para el primer semestre de 2017

La Mandataria participó en un panel sobre los derechos de personas LGBT. Destacó la aprobación del AUC y llamó a combatir “los brutales actos” que enfrenta a diario dicha comunidad.

0 comentarios Leer más


Ocho cristianos asesinados por Boko Haram a la salida de Misa este domingo

Imagen difundida el pasado mes de agosto por Boko Haram, en la que se observa, junto al yihadista, a un grupo de las estudiantes de Chibok secuestradas en 2014

0 comentarios Leer más

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Médico obstetra de la UC aseguró que el aborto en tres causales "es impracticable"
Madre Teresa. Pobreza de Corazón.
Discurso del Papa Francisco en la Vigilia de la JMJ Cracovia 2016

Humor

Siendo una adolescente, Sarah Kemble, hija del director de una compañía de teatro ambulante del siglo XVIII, soñaba con ser actriz, pero su padre no quería por ningún motivo que siguiera sus pasos y menos que se ennoviara con algún actor. Quería que su hija hiciera “un buen matrimonio con alguien de sólida situación”.

Cuando Roger Kemble se enteró que la jovencita se estaba viendo a escondidas con uno de los miembros de su compañía la reprendió vivamente y agregó:

- ¡Además es el peor actor!

-Exacto, papá- contestó ella- ¡Nadie puede decir que es un actor, por lo tanto no te he desobedecido en lo más mínimo!

Sarah llegó a ser una famosa actriz de teatro como Sarah Siddons, apellido que adoptó al casarse con el actor William Siddons.

---------------------------------------------------------------------------

Albert Einstein tuvo tres nacionalidades: alemana, suiza y estadounidense. Al final de su vida, un periodista le preguntó qué posibles repercusiones habían tenido sobre su fama estos cambios. El físico dio la siguiente respuesta:

-Si mis teorías hubieran resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los suizos, que era un científico alemán; y los alemanes que era un astrónomo judío.