Temas & Noticias

Arte



ENTRE LA REALIDAD Y LA FICCIÓN: LOS DIFUSOS LÍMITES DE LA FOTOGRAFÍA

    ENTRE LA REALIDAD Y LA FICCIÓN: LOS DIFUSOS LÍMITES DE LA FOTOGRAFÍA

En 1820 la fotografía apareció para registrar la realidad, hoy el arte le ha dado nuevas posibilidades.

Leer más


BERNINI, EL HOMBRE DE MÁRMOL

    BERNINI, EL HOMBRE DE MÁRMOL

El próximo jueves el Museo del Prado presenta la primera exposición que se celebra en España de Bernini, uno de los más grandes y polifacéticos artistas de la Roma barroca.

Leer más


TRAZANDO A PICASSO

    TRAZANDO A PICASSO

El Museo Picasso de París abre sus puertas después de cinco años de obras y la destitución de su anterior directora Anne Baldassari

Leer más


GOYA, UN TITAN ESPAÑOL EN ESTADOS UNIDOS

  GOYA, UN TITAN ESPAÑOL EN ESTADOS UNIDOS

El Museo de Bellas Artes de Boston acoge una antológica de Goya con más de 160 pinturas, grabados y dibujos.

Leer más

Para leer en familia



Ver mas artículos

Powerpoint de la semana

Video Recomendado

Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO
Asombroso lo que hizo

Humor

Un conocido en apuros económicos acudió en busca de consejo a John D. Rockefeller sénior. Su problema era que un individuo que le debía cincuenta mil dólares se había ido a Constantinopla, y él no tenía ningún comprobante o reconocimiento de deuda que le permitiera exigir su pago. Rockefeller le aconsejó:

—Escríbale una carta reclamándole los cien mil dólares que le debe. Seguro que él le contestará diciéndole que está en un error, que no son cien mil, que sólo son cincuenta mil. Y así ya tendrá usted su reconocimiento de deuda.

-----------------------------------------------

Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.

------------------------------------------------------------