Jueves 10 de octubre del 2013

LAS 50 MEDIDAS DE BACHELET: ANUNCIA QUE ANUNCIARÁ

melnickEscribe Sergio Melnick: “Es simplemente muy difícil compatibilizar a los partidos de la nueva mayoría en cosas concretas. Lo paradójico es que lo único que los une es Pinochet, que ya no está”.

Después de 7 meses de campaña, a un mes de la elección, Bachelet es aun incapaz de presentar un programa de gobierno, sigue evadiendo los debates y a los periodistas. Un hecho casi insólito en nuestra política que habla muy mal de nuestro electorado si la llega a elegir en esas condiciones. Matthei en 40 días presenta su programa, lo que denota la diferencia abismal entre candidatos; una que sabe manejar, la otra que es manejada.

Ahora, nos presenta 50 medidas para los primeros meses de su eventual gobierno. Y qué dice en síntesis: les anuncio que anunciaré. Son puras cosas generales como una “gran reforma educacional” que ya prometió una vez y no cumplió, y sin una sola palabra de los ejes centrales de esa reforma ni en lo educativo propiamente tal ni en lo administrativo.

Propone más universidades públicas y aun no responde por lo que ya trató de hacer en Rancagua. No señala qué tipo de universidades, tamaño, costo, administración, carreras, etc., especialmente cuando hay hoy en día muchas de las universidades públicas que son literalmente mediocres y que debieran fortalecerse. En salud, propone un poco más de lo mismo y sobresale la oferta de 60 nuevos hospitales; 20 serían inaugurados, los que obviamente vienen de Piñera, 20 iniciados, y 20 en licitación: ¡dudo!, basado en su gestión anterior.

Sobre las isapres, en realidad nada tiene que decir, salvo una nueva comisión de expertos. Otra cosa parecida, un estudio, ofrece para las AFP, y ya hizo en su gobierno una comisión, y le dijeron que funcionaban muy bien. Insiste en la AFP estatal, que, todos sabemos, tiene cero impacto en las pensiones, y es quizás otra nueva entidad estatal para acomodar a los partidarios clientelistas al estilo Girardi. El problema de las pensiones es la tasa de cotización más que otra cosa, que debe subir al 13%, compartiendo uno para el empleador, uno para el empleado, y uno de subsidio estatal.

En protección social, lo fácil, lo populista; hacer el bono marzo permanente y otro de invierno para adultos mayores. Una forma de soborno encubierto de votantes. Propone más entidades públicas como el Consejo Nacional de la Infancia, Ministerio Mujer, y otras que señalo más adelante. Esto es más burocracia estatal, más necesidad de recursos que no llegan nunca a las personas necesitadas sino que quedan en el camino. En seguridad, no tiene propuesta alguna, salvo más policías y seguir sumando comunas al programa 24 horas.

En descentralización, tampoco hay nada concreto. Una Comisión Asesora presidencial lo dirá eventualmente más adelante. Es decir, anuncio que anunciaré. Un plan de desarrollo zonas extremas; anuncio que anunciaré. Nuevos proyectos de transporte urbano como tranvías y corredores de buses que hacen aparecer el fantasma del Transantiago.

Curiosamente, Bachelet por primera vez reconoce desde la oposición avances importantes en la reconstrucción. La verdad es que la reconstrucción estará totalmente completada para marzo, aun así, anuncia un delegado presidencial, algo que ya hizo Piñera. En medio ambiente, propone planes de descontaminación de las ciudades críticas; algo que ya prometió alguna vez y en la que simplemente no hizo nada. De la congestión, ni una palabra. ¿Se acuerdan del “zar de la contaminación” para Santiago que desapareció en el mismo smog y nunca hizo nada, como ocurrió con el zar de la burocracia? Puras intenciones, no soluciones.

Las propuestas sobre cultura son cosas generales, nada nuevo. Un ministerio es nuevamente el eje; es decir, más burocracia. En deportes, ni una idea novedosa; no parece tener nada nuevo que proponer, salvo más centros deportivos que es lo que todo gobierno hace siempre. En el tema mujer, anuncio que anunciaré, un nuevo ministerio es otra vez el eje, pero nada concreto, salvo más casas de acogida que es sólo un tema presupuestario simple.

En pueblos nativos, otro ministerio y anuncia habrá una agenda de desarrollo. Otra vez, anuncia que anunciará. Para el agua, también anuncio que anunciaré, habrá un delegado presidencial que dirá lo que hacer.

En crecimiento y empleo, simplemente no compromete nada, sólo generalidades, con una agenda que se dará más adelante; es decir, anuncio que anunciaré. En energía, igual. La reforma tributaria sin una sola línea de sus propuestas críticas, que es la clave en relación al crecimiento, empleo, pymes, programas sociales.

En síntesis, no se gobierna con puras buenas intenciones. Todos queremos un buen sistema de transporte público, pero nadie quiere el Transantiago.

Tenemos derecho a conocer los detalles de las propuestas, de otro modo no los podemos debatir ni contrastar con lo real. Leyendo estas 50 medidas, queda en evidencia por qué no hay un programa de gobierno. Es simplemente muy difícil compatibilizar a los partidos de la nueva mayoría en cosas concretas. Lo paradójico es que lo único que los une es Pinochet, que ya no está.

En el fondo, parece ser sólo una lucha desesperada por el poder y luego, si lo logran, se verá qué se puede hacer.

Sergio Melnick

La Segunda”

10 10 2013