Temas & Noticias



EL ESCARABAJO GRETA THUNBERG

EL ESCARABAJO GRETA THUNBERG

EL ESCARABAJO GRETA THUNBERG

Lillian Calm escribe: “Hay que tener conmiseración con Greta. En primer lugar ella está siendo utilizada no solo por sus padres, sino también por poderosos intereses ideológicos y económicos (conste que anoté los ideológicos primero)”.

Cuántos mal pensados que no leen ni bien ni mal la prensa escrita van a creer, al leer el título de esta columna, que estoy vilipendiando a la niña sueca Greta Thunberg. No lo haría jamás. No es mi estilo ni menos me referiría como “escarabajo” a una persona. A mayor abundamiento, a una persona enferma.

Hay que tener conmiseración con Greta.

En primer lugar ella está siendo utilizada no solo por sus padres, sino también por poderosos intereses ideológicos y económicos (conste que anoté los ideológicos primero).

En segundo lugar, como ya adelantaba en una columna anterior, es una niña que sufre de varias dolencias.  Leí su breve biografía en Wikipedia y esta consigna que ha sido diagnosticada con autismo (síndrome de Asperger), mutismo selectivo, trastorno obsesivo-compulsivo y TDAH.

En tercer lugar ella tenía pensado venir a Chile (incluso el Presidente Sebastián Piñera la invitó personalmente), pero la efervescencia social protagonizada en gran parte por tantos jóvenes que la aclaman (ella mueve masas especialmente entre la juventud) ha sido la causante de que ahora, si quisiera asistir a la COP 25, tendría que viajar con destino a Madrid y no a Santiago.

Pero, debo ser muy sincera, lo que nunca jamás me habría imaginado es que el Museo de Historia Natural de Londres, uno de los más prestigiosos del mundo, anunciara que un pequeñísimo escarabajo que jamás había recibido nominación alguna, desde ahora en adelante llevará el nombre “Nelloptodes gretae”, en homenaje a esta niña adolescente que representa menos de los dieciséis años que dice tener.

El ‘Nelloptodes gretae’ es pequeño, como su musa. El insecto de marras tiene 0,79 milímetros de largo y según el diario “La Vanguardia” de Barcelona (la información ha aparecido en muchísimos medios) “vive dentro de las ‘alfombras de hojas’ o en el suelo, alimentándose de filamentos de hongos y de esporas. Este escarabajo no cuenta con ojos ni alas pero, sin embargo, sí posee dos antenas largas en forma de trenzas. La especie se describe en el artículo publicado en el último número de la revista ‘Entomologist’s Monthly Magazine’”.

Agrega el periódico: “Michael Darby, el científico del museo que encontró el insecto en la colección de millones de especímenes animales, decidió elegir el nombre de Greta como homenaje a la ‘sorprendente contribución de Greta Thunberg a la generación de conciencia en cuestiones ambientales’”.

El artículo informa que, por su parte, “Max Barclay, conservador del Museo encargado de los escarabajos, asegura que el nombre es apropiado porque ‘es probable que las especies no descubiertas se pierdan, incluso antes de que los científicos las hayan nombrado, debido a la pérdida de biodiversidad’”.

Debe ser terrible que el nombre de uno se lo pongan a un escarabajo. Pero está todo tan raro en este mundo que a lo mejor para la niña es un verdadero honor y además motivo de orgullo. Es ése el sentido, me imagino, que movió al científico.

En todo caso a mí esta nomenclatura me recuerda esa obra terrible, sin salida, titulada “La Metamorfosis”. El protagonista de Franz Kafka, Gregorio Samsa, termina convertido en un monstruoso insecto. Reconozco que al llegar con dificultad a la última página me costó encontrarle el famoso simbolismo que tantos buscan en la literatura. Presumo que también me cuesta encontrarle el simbolismo al escarabajo Greta… si es que de verdad lo tiene.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 7-11-2019

Video de la semana

Video Recomendado

QUE PASA EN CHILE ?



El Monte Carmelo.


Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista


Guadalupe Ortiz de Landázuri


Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------