Temas & Noticias



Ataque de pánico: cuáles son los síntomas y qué hacer cuando sucede

Ataque de pánico: cuáles son los síntomas y qué hacer cuando sucede

Ataque de pánico: cuáles son los síntomas y qué hacer cuando sucede

Qué es un ataque de pánico, sus causas y cómo tratar estas crisis cada vez más comunes.

El ataque de pánico (o crisis de pánico) es un tipo de trastorno de ansiedad que aparece súbitamente y que ocurre con frecuencia sin que haya sido precedido por algún hecho desencadenante. Los ataques de pánico son mayores en las mujeres respecto de los hombres en una proporción de 2 a 1.

¿Cómo son los ataques de pánico? Un miedo repentino e inesperado se apodera de la persona, con múltiples sensaciones en el cuerpo y pensamientos de catástrofe que lo hacen pensar que está a punto de perder el control o de sufrir un trastorno de salud grave. Los síntomas son muy diversos y se dan varios a la vez en medio de una crisis. Es muy importante saber qué hacer cuando sucede, ya que es un trastorno para el que hay tratamientos muy claros y eficientes.

¿Qué es un ataque de pánico?

El ataque de pánico, esa experiencia de miedo muy intenso que se desata en apenas unos minutos, y que suele durar más de 10 minutos en su totalidad, está acompañado de al menos cuatro de los siguientes síntomas físicos y cognitivos:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor o molestia en el tórax.
  • Palpitaciones o variación de la frecuencia cardíaca.
  • Temblores.
  • Sudoración.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo o inestabilidad.
  • Sentimiento de irrealidad.
  • Escalofríos o calor repentino.
  • Hormigueo en las piernas o entumecimiento.
  • Miedo a estar sufriendo un infarto.
  • Temor a perder el control o volverse loco.
  • Miedo intenso a morir.

La falta de aire y el dolor en el tórax son algunos de los síntomas del ataque de pánico.

Una persona que sufre una primera crisis de pánico suele quedar muy marcada y con la preocupación constante de que esos ataques aparezcan nuevamente. Empieza a darse lo que se llama el «miedo al miedo». La idea de un infarto, un ACV (accidente cerebro vascular) o incluso la muerte pueden volverse recurrentes en quien ha sufrido este tipo de ataques. Pero ninguna de esas sensaciones representa un peligro real para la persona sino que son parte o continuación del miedo que ha sufrido durante el ataque de pánico.

Causas del ataque de pánico y tratamientos

Pese a que el pánico es un trastorno muy estudiado en todo el mundo, al día de hoy se desconocen las causas que lo ocasionan. En el ámbito de la Medicina se sabe que hay factores que pueden influir, como la propia genética o un alto nivel de estrés.

El médico psiquiatra y psicoterapeuta Hugo Bab Quintela señala que «muchas veces disparan ataques de pánico pacientes que sufren de agorafobia (angustia a los espacios abiertos como las plazas o el campo) o claustrofobia (angustia a los espacios cerrados como aviones, ascensores, colectivos). Y hay factores de riesgo que pueden predisponer a estos episodios como los conflictos familiares, los laborales, los trastornos del sueño, el tabaquismo, la cafeína, el alcohol o drogas mucho más duras como la cocaína y el LSD¨.

El doctor en medicina y también profesor universitario,  Bab Quintela  afirma que hay edades más proclives a las crisis de pánico: «Es más frecuente en la adolescencia y en el adulto joven de entre 30 a 40 años. Del mismo modo, sabemos que es más repetido en la mujer que en el hombre en una proporción de dos a uno».

A pesar de  los terrores que siente alguien que comienza a padecer las crisis de pánico, es bueno comprender que existen tratamientos muy específicos. Hay un consenso en Investigadores e Instituciones médicas del mundo en señalar que la herramienta más eficaz resulta un tratamiento que comprende psicoterapia y medicación, esta última solo en caso de ser necesario según el paciente.

La psicoterapia está considerada la herramienta más eficaz para combatir los ataques de pánico.

La psicoterapia (terapia de conversación), a través de la terapia cognitiva conductual, suele ser una herramienta muy eficaz para disminuir o hacer desaparecer los síntomas y las consecuencias de los ataques de pánico. «Con un buen tratamiento de 6 o 7 meses un paciente con este tipo de crisis suele andar muy bien», agrega Bab Quintela. «Es fundamental que el terapeuta adopte una actitud contenedora frente a los ataques de ansiedad, que le dé pautas para manejar estos episodios. Escuchar significa un compromiso de ayuda, de reconocimiento de la necesidad del otro. Y favorece a mejorar la sintomatología», concluye.

¿Qué hacer frente a un ataque de pánico?

Si estamos ante alguien que está sufriendo un ataque de pánico, es ideal contenerlo, no abrumarlo con preguntas complicadas sino hablarle de manera simple y directa, demostrándole que lo estamos apoyando, que lo que está haciendo está bien, y que pronto logrará superarlo. 

Los especialistas consideran que es clave para el paciente mentalizarse en que el peligro de muerte que se experimenta no es real. Esto es algo que puede trabajarse con tiempo con una terapia adecuada, pero también existen también técnicas de relajación que pueden ponerse en práctica en el momento en que se sufre la crisis. Una muy eficaz es respirar lento y regularmente, poniendo toda la concentración en la exhalación. También se recomienda concentrarse en relajar los músculos de manera progresiva en todo el cuerpo, yendo lentamente en esa concentración de los músculos al tiempo que respiramos con la misma regularidad.

Otra recomendación muy habitual que suele hacerse es pedirle al paciente que trate de pensar en otra cosa, desviar el pensamiento que comienza a agobiarlo, pensando en algo diferente. También, en los casos en que se sufre la crisis en medio de lugares públicos, buscar un lugar más tranquilo donde poder relajarse, descansar, salir del medio ambiente en el que estamos sufriendo ese ataque. Obligarse a hacer algo diferente para distraerse o un tipo de actividad que permita relativizar los síntomas que se están teniendo, es otro de los consejos más usuales.

Pero en cualquier caso, no olvidemos 3 puntos clave que ayudan siempre a mejorar los trastornos de pánico:

  • Hacer un tratamiento de psicoterapia.
  • Cumplir con el plan de ese tratamiento, los consejos, los aprendizajes, las nuevas rutinas y si hubiese algún tipo de dieta o restricción, como dejar la cafeína o el alcohol.
  • Hacer actividad física regularmente, ya que la gimnasia ayuda y mucho a protegernos de la ansiedad y de los altísimos grados de estrés.

CLARÍN, Argentina, 10-10-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------