Temas & Noticias



Sánchez desdeña el cara a cara que pide Iglesias para desbloquear la investidura

Sánchez desdeña el cara a cara que pide Iglesias para desbloquear la investidura

Sánchez desdeña el cara a cara que pide Iglesias para desbloquear la investidura

El presidente en funciones insiste en que Unidas Podemos busque fórmulas distintas a la coalición

Un día después de que los equipos negociadores de PSOE y Unidas Podemos certificaran el fracaso de la negociación para la investidura, lo que aboca a España a nuevas elecciones, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han expuesto frente a frente sus argumentos esta mañana en el pleno del Congreso. Pero la investidura sigue bloqueada. El secretario general de Unidas Podemos ha emplazado expresamente al presidente del Gobierno en funciones a sentarse ellos dos cara a cara y asumir personalmente la negociación e intentar llegar a un pacto in extremis. “Sentémonos a negociar”, ha dicho Iglesias. “Le vuelvo a tender la mano”. Sánchez (foto) ha desdeñado la invitación, recordando que tanto el PSOE como Unidas Podemos han nombrado ya a sus equipos negociadores. «Si tiene algo nuevo que plantear, más allá del Gobierno de coalición, convoque a la mesa de negociación», ha instado el líder socialista.

En ningún caso Sánchez aceptará discutir un Gobierno de coalición: solo un programa para cuatro años. “Yo no quiero elecciones”, ha subrayado el líder socialista en su réplica. “Después de cuatro elecciones en un mes que ganó el PSOE —generales, municipales, autonómicas y europeas— nosotros somos los últimos a los que les interesan las elecciones. Lo vamos a intentar hasta el final”, ha añadido. El jefe de Gobierno en funciones reclama a Iglesias un acuerdo que no implique que Unidas Podemos entre en el Consejo de Ministros: «No hay una sola fórmula para entenderse; no hay solo la coalición».

La propuesta de Iglesias ha sido que se pongan a negociar de inmediato, ellos dos personalmente. «Usted y yo, pongámonos a trabajar», le ha dicho al dirigente socialista. Es decir, intentarlo cara a cara, y no dejar la negociación exclusivamente en manos de sus equipos, como ha querido el PSOE. Esa propuesta ha sido rechazada inmediatamente por Sánchez. Antes, Iglesias ha reprochado al presidente del Gobierno que, siendo él quien necesita recabar los apoyos para ser investido, haya dejado pasar las semanas sin hacerle ni siquiera una llamada. “¿Sabe cuántas veces me ha llamado desde la investidura fallida? Cero. ¿Usted cree que es serio?», le ha lanzado. Tras volver a insistir Sánchez en que el PSOE solo está dispuesto a negociar un acuerdo programático, el secretario general de Podemos ha señalado: “Ahora pienso que cuando propuso la coalición [en julio] no iba en serio. Porque, si no, lo habría mantenido. Una coalición no se negocia en tres días. Creo que le descolocó que yo me retirara”.

El debate de este miércoles estaba convocado para dar cuenta de las dos últimas reuniones del Consejo Europeo. El jefe del Ejecutivo en funciones dedicó hora y cuarto al asunto, pero con las réplicas se entró de lleno en la política nacional y la discusión sobre si hay o no posibilidad de formar Gobierno. “Le tiendo la mano para evitar las elecciones”, le ha ofrecido Iglesias en su intervención. El acuerdo en Italia entre el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático le ha servido al secretario general de Unidas Podemos para instar a un pacto en España, porque, a su juicio, “la gente no quiere elecciones” para que un partido saque “unos pocos escaños más”. Mucho más lejos estaban las dos fuerzas italianas citadas y, sin embargo, sí hubo acuerdo, ha remarcado.

De esta sesión sale la certeza de que Iglesias no tira la toalla y emplaza al presidente a que se pongan a trabajar. El líder de Podemos ha reprochado al socialista que desde la sesión de investidura fallida del 25 de julio no le ha vuelto a llamar.  «Sentémonos usted y yo. Usted me vetó. Asumo que este veto continúa. Sigo en la misma posición, creo que hay una posibilidad de que no haya que llevar al país a elecciones», ha dicho Iglesias. La respuesta de Sánchez ha sido que él tampoco quiere elecciones pero sí un Gobierno «cohesionado y no, dos Gobiernos en uno». Hay «otras fórmulas de acuerdo que no son un Gobierno de coalición». Y ha admitido que lo intentará «hasta el último minuto».

El pleno, en el que también hay prevista una sesión de control al Ejecutivo, ha arrancado con el presidente del Gobierno en funciones dando cuentas de los resultados del Consejo Europeo de finales de junio y primeros de julio. Mientras hablaba de los nombramientos del Consejo, Sánchez ha pedido a la oposición que “abandone el bloqueo” y permita que se forme su Ejecutivo. «España necesita grandes transformaciones basadas en grandes consensos. Para lograrlo es imprescindible que se inicie la legislatura y que se construya un Gobierno socialista», ha reclamado.

En su intervención inicial, escuchada en absoluto silencio, esta ha sido la única alusión al tenso momento político que vive el país ante la posibilidad de unas nuevas elecciones. Sánchez ha puesto al Reino Unido como ejemplo para que se evite la “tentación del frentismo”. El plazo para alcanzar un acuerdo termina en 12 días.

El presidente del Gobierno en funciones ha querido ser exhaustivo en su explicación sobre el proyecto integrador de Europa en el que el España quiere estar en primera línea. Según la narración de Sánchez, a España le fue bien en ese consejo del 1 de julio. El líder socialista ha destacado el nombramiento de Josep Borrell como alto representante de la Unión Europea. Los elogios de Sánchez a su todavía ministro de Exteriores en funciones fueron acogidos por este con una sonrisa contenida. Para Sánchez, el político catalán es el más genuino representante de los ideales europeos, por sus principios, por sus convicciones y por su sólida formación intelectual y política.

Medidas ante el Brexit

El presidente en funciones ha explicado extensamente las medidas que ha adoptado el Gobierno si se produce la salida británica de la Unión Europea sin acuerdo y por las bravas. “Velar por los nuestros en el Reino Unido es en lo que hemos trabajado”, ha dicho Sánchez. “El legado del Brexit es añadir más incertidumbre a toda Europa pero sobre todo a la propia sociedad británica”, ha añadido. “El Brexit nace de la polarización y debilitamiento de la democracia deliberativa con mentiras sobre la salida idílica de Europa, con un sí o no, sin matices, sin buscar una tercera vía, el resultado solo puede crear debilitamiento de la democracia británica”. Sánchez ha advertido, muy en línea con el sentir de la mayoría de los miembros de la UE: “La Unión ha sido flexible pero ya no cabe hacer más concesiones. Todos deseamos una salida ordenada. Si la salida es desordenada, España está preparada y por eso quiero trasladar confianza a los españoles que están en el Reino Unido”, ha concluido, aunque no ha ocultado que no todos los inconvenientes podrán paliarse.

Pablo Casado y Albert Rivera, líderes de PP y de Ciudadanos, espectivamente, han utilizado los asuntos europeos para criticar a Sánchez, pero inmediatamente han entrado en asuntos nacionales, especialmente Cataluña, sobre todo Rivera. “Le pido, señor Sánchez, que requiera a Torra, en virtud del artículo 155, que retire su anuncio de desacato, como ha dicho sobre la futura sentencia del procés. Le pido que diga si va a aplicar el artículo 155”, ha instado el líder de Ciudadanos. Esa demanda no la ha realizado el presidente del PP que, sin embargo, ha recriminado a Sánchez toda su política europea y le ha atacado por dar bandazos en política migratoria: “España no merece tener que celebrar nuevas elecciones pero tampoco merece un presidente como usted”. Rivera no ha hecho ninguna referencia a las elecciones, centrado en exigir la aplicación del artículo 155 en Cataluña.

Anabel Diez y Javier Casquieiro. EL PAÍS, España, 11-09-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------