Temas & Noticias



Rafa Nadal: “Dudé de que pudiera jugar tantos años”

Rafa Nadal: “Dudé de que pudiera jugar tantos años”

Rafa Nadal: “Dudé de que pudiera jugar tantos años”
septiembre 11

Tras el éxito en Nueva York, donde ganó su 19º grande, el número dos habla sobre emociones e inspiración. Atiende desde su casa a una pequeña relación de medios entre los que figura EL PAÍS

“Estoy intentando que el cuerpo empiece poco a poco a responder… Estoy tocadillo”. Suena la voz de Rafael Nadal (33 años, Manacor) al otro lado, durante una conferencia telefónica a cinco bandas con medios españoles, entre ellos EL PAÍS. El reciente campeón del US Open todavía acusa el desgaste de la diabólica final del pasado domingo contra Daniil Medvedev, pero repone pilas observando el mar y relajándose en la rutina pausada de su hogar. En la voz aún se le percibe el cansancio y acepta las interferencias técnicas que acompañan a la conversación. Durante media hora —y otra media más que dedicará a departir con las radios— habla sobre dudas, emociones e inspiración, entre otros temas que le plantean los periodistas.

La intensidad de una final épica. Después de un cuerpo a cuerpo de cinco horas, el mallorquín derramó lágrimas en la ceremonia final. “Hay que entender el momento. Las últimas tres horas de partido fueron especialmente duras para mí, porque lo tenía prácticamente ganado y fui viendo cómo se complicaba muchísimo, hasta el punto de estar en una situación realmente crítica. Fue mucho tiempo resistiendo y sufriendo tanto en el físico como en lo mental, y al final te llega un momento de debilidad”.

¿Es uno de los mejores partidos que ha vivido? Así lo señala el técnico Carlos Moyá, quien reconoció hace un par de días en El Larguero que tuvo que ayudar a su jugador a ponerse los pantalones en el vestuario fruto de los calambres que sufría. “Es que no lo he visto, la verdad. Solo lo he jugado y se hace complicado poder opinar de esto sin haber podido verlo bien, porque dentro de la pista tú estás compitiendo y tienes nervios, así que es difícil de valorar en su justa medida. A nivel de emoción fue muy especial, porque tuvo muchos ingredientes. Es uno de los partidos que no se pueden olvidar”, dice Nadal.

Bienvenida la rutina, el búnker de Manacor. “Me recupero mentalmente descansando, porque no es solo el último partido. Llevas una semana con tensión, porque al final estás compitiendo en uno de los torneos más importantes del año y desde que empiezas hasta que terminas el nivel de exigencia y presión diaria es alto, y más después de una final así”, dice el número dos; “el bajón físico y mental es importante, con lo cual hay que ir poco a poco recuperándote e ir haciendo las tareas necesarias para ayudar a tu cuerpo a que se recupere. ¿Cómo lo hago? Con descanso y con la sensación de libertad, pudiendo hacer las cosas un poquito a mi aire”.

Nadal accede a la central de Nueva York en la final. CLIVE BRUNSKILL AFP

Las lágrimas y la edad. ¿Empieza a sentirse mayor? “No, siento que tengo 33 años y nada más”, responde. “Leí un titular que ha sacado de contexto lo que dije en la rueda de prensa… Yo siempre he pensado que no sé cuándo llegará mi última victoria. Ahora es todo lo contrario, estoy en un buen momento. Simplemente, soy consciente del paso de los años y no pierdo de vista la realidad de la situación”, prosigue; “que cuando uno se hace mayor tiene que cuidarse más y elegir mejor. Cuando eres joven vas jugando y jugando, y de una manera u otra las cosas van saliendo. Cuando eres un poquito mayor tienes que ser más selectivo y ser más listo a la hora de escoger las cosas que te funcionan mejor”.

Ninguna cuenta pendiente. “Nunca he jugado para callar bocas a nadie. Mi motivación nunca ha sido lo que puedan pensar de mí los otros o por demostrar algo a aquellos que pensaban que no podía hacerlo. Es un contexto del que trato de huir también en mi vida personal. La ambición y la motivación deben ser personales. Hay que tenerla por motivos personales, no externos. Es un espíritu de revancha que conceptualmente no me gusta tener y me evado de él. No se puede competir o conseguir cosas desde el rencor. Mis motivaciones son positivas, y no externas y negativas”.

Nadal, con su último trofeo. JENNIFER POTTHEISER EFE

La eterna compañía de las dudas. En contra de lo que vaticinaban muchos hace una década, Nadal está disfrutando de una carrera de largo recorrido. “Al igual que la gente dudaba de que yo pudiera jugar tantos años, yo también lo hacía. Ahora y siempre”, reconoce. “Pero aquí estoy. Es el día a día. De momento, soy feliz con lo que hago y mientras mi cuerpo me permita entrenar más o menos diariamente, me gusta jugar al tenis y cumplir los objetivos de la competición”, valora Nadal, que esta temporada ha conquistado dos majors.

Ejemplo y espejo, dentro y fuera de la pista. ¿Cómo lo lleva? Admirado en todo el planeta, el balear dice no planteárselo habitualmente. “Yo simplemente intento hacer las cosas que me han parecido correctas y las que me transmitieron mi familia cuando era más joven. Evidentemente, con los años uno cambia la capacidad de ver muchas cosas por este mundo: hay unas que le gustan más y otras menos”, señala. “Entonces intento copiar las que me gustan y no copiar las que no me gustan de otra gente. Uno puede ser espejo, pero si la inspiración que ofrece ese espejo es negativa, mejor no la tomes. Si lo que yo puedo transmitir es positivo, evidentemente, me genera una gran satisfacción. Poder servir de inspiración a gente que se tiene que levantar para ir a trabajar o combatir momentos complicados en la vida me alegra”.

La regularidad y el número uno. Nadal lidera ahora la Race, el listado que premia a los tenistas que más puntos han obtenido en un año natural. Cuenta con 9.225 y manda sobre Djokovic (7.265), Federer (5.510) y Medvedev (4.805). También amenaza el reinado de Nole en el ranking (que mide las 52 últimas semanas). “De lo que más satisfecho me siento es, sin duda, de la reacción que tuve después de Barcelona”, precisa en referencia a la crisis de juego que acusó en el inicio de la gira de tierra. Respecto al trono mundial, Nadal no lo señala como su objetivo. “Ni lo ha sido en ningún momento”, puntualiza; “si lo soy, evidentemente, me hace muy feliz, pero no es algo que yo pueda permitirme perseguir a estas alturas de mi carrera. No puedo perder el tiempo en intentar ser el número uno, sino que debo perderlo en intentar estar lo más preparado posible para poder jugar al máximo las semanas que compita; si eso me lleva a ser el uno, mejor; si no, yo tengo que hacer mi camino. Este año, hasta ahora ha sido muy bueno, muchos torneos, muy bien competidos y una regularidad muy alta”.

Físico y competitividad. A excepción del primer trimestre, Nadal ha conseguido sortear lesiones significativas en este curso. “He hecho las cosas de una manera similar a la de los últimos tiempos”, cuenta apelando al “descanso” y a “algunas tareas específicas” que ejecuta desde hace tiempo en casa. Se refiere también al concepto de ser competitivo que se le plantea: “Para mí significa luchar por las cosas que me motivan, y eso es aspirar a lo máximo e intentar seguir así el máximo tiempo posible”.

Tenis, evolución y tradición. El tenista es partidario de experimentar algunas medidas que puedan dinamizar el tenis. Se le menciona el recorte de cinco a tres sets, y él va más allá. “Debate puede haber, pero no creo que ese sea el tema, sino cómo se podría hacer más interesante el tenis en un momento dado. Yo creo que el del domingo fue un partido atractivo para el espectador, aunque fuera largo. Nos estábamos jugando un Grand Slam. Que se estudie esto en otro tipo de torneos, lo entiendo y estoy abierto a cambiar cosas; cambios de formato y diferentes objetivos. Pero creo que en los Grand Slams es importante que se mantenga la tradición. Los partidos largos son especialmente recordados y emocionantes; los de hora y media o dos horas, no lo son. Cuando se habla de los mejores partidos del año, siempre son largos y ajustados, con cierta dosis de drama tanto a nivel de emoción tenística como física. Es una parte bonita de nuestro deporte y sería una pena que se perdiera”.

EL PRESENTE: LAVER, MASTERS Y COPA DAVIS

Nadal, este martes en Manacor.

A corto plazo, los planes de Nadal incluyen un desplazamiento a Ginebra este mes (del 20 al 22) para jugar la Laver Cup, una exhibición en la que ya participó hace dos años. Cuando se le pregunta sobre el resto del calendario de aquí a final de año, el mallorquín cita como torneos fijos el Masters 1000 de París-Bercy (del 28 de octubre al 3 de noviembre) y el Masters de Londres (entre el 10 y el 17 de noviembre).

“Se me hace difícil contar mis planes ahora mismo. Salí disparado después de la final hacia el avión [le invitó “un compañero” a ir en su vuelo] y no tuve tiempo de hablar con el equipo. Ellos llegaron después a Palma y espero entre mañana [por este miércoles] o pasado tener una conversación. De todas formas, para decidir el calendario tengo que esperar para ver cómo evoluciona mi cuerpo”, previene.

“Fijaremos los objetivos prioritarios con vistas también al año que viene”, anticipa, “y quedaría por decidir la gira de Asia”. Como broche al curso, Nadal formará parte del equipo español que disputará la Copa Davis, que este año (del 18 al 24 de noviembre) estrenará nuevo formato.

Alejandro Ciriza, Madrid. EL PAÍS, España, 11-09-2019

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------