Temas & Noticias



INSTITUTO NACIONAL, ¿AFRICANIZADO?

INSTITUTO NACIONAL, ¿AFRICANIZADO?

INSTITUTO NACIONAL, ¿AFRICANIZADO?

Lillian Calm escribe: “Me sumergí en la lectura, pero ya en el primer párrafo comprobé que el escenario estaba muy lejos de los alrededores del Instituto Nacional como también de otros establecimientos centenarios que han sido epicentro de luchas campales con y sin bombas molotov. No. La información se refería, a pesar de la similitud, a lo que sucede en el África Central y Occidental”.

En primer año de periodismo aprendí que ciertos elementos refuerzan el interés del lector. Uno de ellos es la cercanía. Por supuesto en Chile nos va a interesar más una noticia que ocurre en el centro de Santiago y no en un alejado país del África. Y, asimismo, al africano le importa muchísimo más lo que ocurre en sus latitudes que en un país de Sudamérica del que quizás jamás ha oído hablar.

Tal vez sea por ello que me sorprendió tanto leer en un diario local, y de los que se distribuyen temprano en la mañana, el titular  “Ataques dejan a millones de jóvenes sin educación”.

Me sumergí en la lectura, pero ya en el primer párrafo comprobé que el escenario estaba muy lejos de los alrededores del Instituto Nacional como también de otros establecimientos centenarios que han sido epicentro de luchas campales con y sin bombas molotov. No. La información se refería, a pesar de la similitud, a lo que sucede en el África Central y Occidental.

Cito textualmente: “En un nuevo informe que detalla las amenazas  de violencia contra las escuelas en toda la región, la agencia de la ONU (se refieren a UNICEF, léase Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) advirtió que una generación de niños corre el riesgo de que se les niegue el derecho a aprender”.

Es decir, lo mismo que se está dando en forma recurrente en el Instituto Nacional, otrora establecimiento educacional de próceres chilenos, se repite en África donde se le niega a una generación su derecho a aprender.

Me llama la atención que UNICEF (en realidad siempre he considerado muy miopes, por decir lo menos, a los organismos internacionales) no mire también lo que está sucediendo acá y sin embargo se limite a citar colegios que han debido interrumpir sus clases no en Santiago Centro sino “en Burkina Faso, Camerún, Chad, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Mali, Níger y Nigeria como resultado de la inseguridad…”, según se lee en la nota.

Pienso que ese informe internacional nos está discriminando, ya que ni siquiera nos toma en cuenta y si bien nuestros establecimientos educacionales aún no han cerrado, su propio entorno, o parte de él para ser rigurosos, al parecer está africanizando no solo la convivencia escolar, sino el reconocido prestigio secular que conocieron sus alumnos de otras décadas.

Me di el trabajo de revisar qué ex Presidentes de Chile habían pasado por sus aulas y son, por decirlo de alguna manera eufemística, “de aquí y de allá”: Manuel Bulnes, Manuel Montt, José Joaquín Pérez, Federico Errázuriz Zañartu, Aníbal Pinto, Domingo Santa María, José Manuel Balmaceda, Federico Errázuriz Echaurren, Germán Riesco, Pedro Montt, Ramón Barros Luco, Juan Luis Sanfuentes, Emiliano Figueroa, Pedro Aguirre Cerda, Jorge Alessandri, Salvador Allende, Patricio Aylwin y Ricardo Lagos. Debo reconocer que pensaba que eran muchísimo menos.

Por ahora no tengo nada más que decir. O escribir.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 29-8-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------