Temas & Noticias



Ryanair abre otra guerra en el saturado cielo europeo

Ryanair abre otra guerra en el saturado cielo europeo

Ryanair abre otra guerra en el saturado cielo europeo

La compañía frena su crecimiento en medio de su mayor crisis por la conflictividad laboral y la falta de aviones

No hay tregua para el estoico pasajero aéreo, que a la larga lista de obstáculos para viajar en avión debe añadir ahora las huelgas que ya preparan los trabajadores de Ryanair en toda Europa como reacción al plan de recortes anunciado por la compañía. La lista de penurias del sector es casi interminable: retrasos y cancelaciones motivados por la saturación del espacio aéreo, las estrategias de crecimiento salvaje del low cost y las innumerables huelgas veraniegas de diversos colectivos del sector –desde los empleados de handling de Iberia, los controladores franceses, los trabajadores de limpieza o, como estos días en El Prat, los empleados de los filtros de seguridad del aeropuerto.

El conflicto de Ryanair estalla en plena campaña veraniega, ya que las primeras huelgas de los sindicatos británicos están convocadas para el 22 de agosto, pero podrían prolongarse durante todo el otoño, y se anuncia un septiembre negro para los viajeros europeos. Una situación que no es nueva para la low cost irlandesa, que arrastra cerca de dos años marcados por la conflictividad laboral.

Nada hacía barruntar la situación actual el 16 de agosto del 2017, cuando las acciones de Ryanair se situaban en máximos históricos, por encima de los 19 euros y los accionistas se frotaban las manos con el dividendo creciente. Justo dos años después, también en verano, la compañía aérea más grande y más rentable de Europa –cerca de 140 millones de pasajeros y más de 1.000 millones de euros de beneficios en el último ejercicio fiscal– se ve obligada a dar un frenazo para revisar su modelo de crecimiento. Y lo hace a su manera, a las bravas, comunicando recortes y cierres de bases y despidos masivos por sorpresa. “Hace apenas unas semanas, a finales de junio, la compañía anunciaba varias vacantes para comandantes en las bases de Las Palmas y Tenerife, justo las bases que quiere cerrar ahora; no tiene explicación”, lamentan desde el colectivo de pilotos, afectado por los recortes de plantilla de la compañía en el mercado español, donde Ryanair prevé despedir a 100 profesionales. El ajuste en España podría alcanzar las 500 personas, incluyendo pilotos, tripulantes de cabina y personal de tierra. Los despidos a nivel europeo rozarán los mil empleados sólo entre tripulaciones y personal de tierra. Ya han anunciado movilizaciones pilotos y tripulantes de Portugal, el Reino Unido, Irlanda y España.

Lo cierto es que desde aquella gloriosa jornada bursátil del 16 de agosto, los directivos de la compañía, con Michael O’Leary a la cabeza del nuevo holding empresarial, han vivido dos annus horribilis plagados de contratiempos que se han traducido en una reducción del beneficio del 30% en el cierre del ejercicio 2018-2019 y han hundido el precio de la acción un 53% por debajo del récord.

“Los despidos hay que justificarlos; no todo vale”, argumentan los pilotos españoles, que anuncian protestas

La semana pasada Michael O’Leary se escudaba en el Brexit y el retraso en las entregas del pedido de 200 Boeing 737-Max, paralizadas por los fallos de seguridad del aparato, para justificar los recortes una vez finalizada la temporada de verano. “Si la incertidumbre del Brexit y la situación de los nuevos aviones han provocado la caída del beneficio del 20% también en el primer trimestre (abril-junio), los conflictos laborales son ahora la mayor amenaza para los resultados del segundo trimestre”, valora Johanna Bonhill-Smith, analista de viajes y turismo de GlobalData. “Para evitar pérdidas mayores, es urgente que la aerolínea colabore con Balpa (el sindicato aéreo británico) y otros sindicatos relevantes en Europa; la compañía necesita a sus empleados más que nunca”, asegura la analista británica de Global Data.

Los problemas arrancaron el mismo verano del 2017, cuando la compañía tuvo que cancelar más de 20.000 vuelos en toda Europa como consecuencia de la fuga masiva de pilotos a otras compañías, a las que acudieron en busca de mejoras laborales.

“El reconocimiento de los acuerdos con sindicatos y los acuerdos parciales en algunos mercados que Ryanair firmó el verano pasado sólo han servido a la aerolínea para ganar tiempo, pero no para asegurar la paz social ni un futuro sostenible. ¿La dirección no ha aprendido nada o simplemente se resiste a realizar un cambio genuino?”, se cuestiona Philip von Schöppenthau, secretario general de ECA, la asociación de los pilotos europeos.

A la crisis laboral, la compañía suma el retraso en la entrega de los nuevos aviones Boeing 737, que frenan su plan de crecimiento. Ryanair ha estimado que el retraso en la entrega de aviones de Boeing reducirá el crecimiento de la compañía en el verano del 2020 del 7% al 3%, por lo que el tráfico anual de pasajeros podría caer de los 162 millones previstos hasta ahora a 157 millones.

Aunque entre sus empleados este argumento levanta suspicacias. “El motivo oficial de los despidos, el retraso en la entrega de los pedidos de los aviones Boeing 737 Max, no se sostiene, ya que esta entrega está paralizada desde hace más de ocho meses, tiempo durante el cual han salido varias convocatorias de empleo en la compañía, incluso en Canarias”, aseguran desde el Sepla.

Ahora, con los sindicatos en pie de guerra, la compañía debe lidiar además con las legislaciones laborales de cada mercado. Hasta el año pasado, los despidos no eran necesarios, ya que el nivel de rotación del personal era muy alto. En general, la estabilidad supone un golpe considerable al modelo, basado en la flexibilidad. “La decisión de despedir a sus trabajadores hay que justificarla y argumentarla. No todo vale”, denuncian desde la sección sindical del Sepla, que recuerda que Ryanair sigue dando beneficios récord a sus accionistas, y goza de muy buena salud financiera. Ryanair Holdings Plc, el grupo de aerolíneas más grande de Europa con la mayor cuota de mercado, es la empresa matriz de Ryanair DAC, Lauda, Buzz y Malta Air. Transporta más de 152 millones de pasajeros al año, opera más de 2.400 vuelos diarios desde 86 bases y conecta más de 200 destinos en 38 países, con una flota que supera los 475 aviones.

Aintzane Gastesi, LA VANGUARDIA, Barcelona, 10-08-2019

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------