Temas & Noticias



El niño rescatado de morir ahogado en la playa: “Pensaba que no me ibas a sacar porque soy negro”

El niño rescatado de morir ahogado en la playa: “Pensaba que no me ibas a sacar porque soy negro”

El niño rescatado de morir ahogado en la playa: “Pensaba que no me ibas a sacar porque soy negro”
agosto 08

Macarena Cabrujo, socorrista fuera de servicio, arriesgó su vida para salvar la de un niño senegalés de 10 años en Can Pere Antoni de Palma

Macarena Cabrujo había terminado su jornada como socorrista en la playa Can Pere Antoni de Palma y se quedó en el arenal jugando a voleibol. La playa estaba cerrada a los bañistas con bandera amarilla, roja en la corriente balizada y, para que no quedaran dudas sobre el peligro, las enseñas ondeaban también clavadas en la arena.

Aunque Macarena no estaba de servicio, advirtió la figura de un niño cerca de la línea de las boyas, a unos 200 metros de la orilla y tuvo claro que se estaba ahogando, según el relato recogido y publicado por el Institut Balear d’Emergències.

La socorrista no contaba con material de rescate y, pese a la mala mar, se lanzó a sacarlo del agua. Llegó hasta él y el niño, senegalés de 10 años, se desmayó agotado por el esfuerzo. Macarena sabía que la situación del mar le impedía remolcarlo hasta la orilla, así que nadó hasta la boya e intentó recuperarlo hasta que llegara ayuda. Lo logró, el niño recobró la conciencia, pidió que lo abrazase y preguntó si estaban vivos y morirían allí. «Me dije o salimos los dos o nos ahogamos los dos», confesó Macarena a Diario de Mallorca.

La socorrista Macarena Cabrujo y el mar el día del rescate. IBE

La socorrista lo tranquilizó y aguardó a que, quince minutos después, llegara la lancha del práctico del puerto. Las condiciones eran tan difíciles que no pudieron subir a la embarcación, así que lanzaron un aro salvavidas a Macarena, argentina natural de Rosario, para que lo remolcara hasta la orilla. Lo hizo en una situación complicadísima y gracias a sus cualidades como nadadora en aguas abiertas. Una vez que llegó a la orilla y lo hubo salvado, el niño se abrazó en tierra a ella, no quería separarse y le preguntó si podría volver a verla. «Le había dicho que estuviera tranquilo, que íbamos a salir. Pero yo sabía que nos la estábamos jugando. La corriente tiraba mucho», recuerda Macarena, quien no olvidará la frase de a quien acababa de salvar la vida: «Pensaba que no me ibas a sacar porque soy negro».

EL MUNDO, España, 03-08-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------