Temas & Noticias



UNA GANGA

UNA GANGA

UNA GANGA

Lillian Calm escribe: “La verdad es que de un tiempo a esta parte ya no se necesita tener nociones de educación cívica. Más aún (para qué le agrego el “cívica”)… no se requiere tener la más mínima educación para ser elegido “honorable” (vaya la contradicción). Y el que debería ser un competente Poder del Estado se va sumergiendo cada vez más en una irreversible mediocridad, incluso con destellos faranduleros”.

Quizás se debe a que estamos en época de liquidaciones pero lo cierto es que  la amonestación con que se sancionó a la diputada que se refirió al magnicidio de Jaime Guzmán como “¡bien muerto el perro!” se puede avaluar como una verdadera ganga. Solo el 5% de su remuneración. Así cualquiera. Es como para afirmar “sigamos insultando”… y de paso reservemos un pequeñísimo importe de nuestros ingresos para con ello saldar sanciones y dejar felices a todos.

¿En qué se ha convertido nuestro Congreso Nacional, otrora tan respetado?

La verdad es que de un tiempo a esta parte ya no se necesita tener nociones de educación cívica. Más aún (para qué le agrego el “cívica”)… no se requiere tener la más mínima educación para ser elegido “honorable” (vaya la contradicción). Y el que debería ser un competente Poder del Estado se va sumergiendo cada vez más en una irreversible mediocridad, incluso con destellos faranduleros.

No está de más considerar que para amonestar a la diputada con un escuálido 5% hasta se reunió toda una Comisión de la Cámara de Diputados que, más encima, se denomina con el rimbombante calificativo de Ética y Disciplina. Dijo su presidente que tras analizar todos los antecedentes de la participación de la diputada “en una reunión política donde se expresó en muy duros términos sobre el ex senador don Jaime Guzmán, la comisión de Ética y Disciplina resolvió aplicar la medida de amonestación y con una multa en su dieta parlamentaria de un 5%”.

En mayo escribí una columna sobre el tema. Me llamaba la atención que un hecho sucedido a mediados de enero no tuviera sanción alguna. Era como si “no se oyera, padre”. Pero ahora que salió humo blanco, pienso que el 5% es como dejar las cosas en la misma nada.

Recordemos lo sucedido en enero: en una especie de festival político organizado por el Partido Comunista y denominado, curiosamente, la Fiesta de los Abrazos una diputada que yo no había oído nombrar jamás pero parece que es o fue muy conocida en la TV criolla, sentenció “bien muerto el perro” al referirse a Jaime Guzmán, senador de la República, asesinado en democracia, en un magnicidio cuyo principal perpetrador, como van las cosas, al parecer ni siquiera será condenado. Y más encima la susodicha diputada volvió a repetir: “Bien muerto el perro”. Entonces  señalé, y lo sigo sosteniendo, que si se hubiera referido a Cholito, el perro maltratado, se le habría aplicado todo el rigor de la ley.

Solo puedo agregar que la Comisión de Ética y Disciplina de la Honorable Cámara de Diputados ha sido infinitamente misericordiosa para aplicar la sanción. En suma, una ganga.

Es por ello que desafío al lector a verificar a cuánto asciende la dieta de un diputado de nuestro Congreso Nacional y después que calcule el 5% de ese monto. Me temo que sea como para reincidir.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 1-8-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------