Temas & Noticias



Nueva ley para financiamiento de la Defensa

Nueva ley para financiamiento de la Defensa

Nueva ley para financiamiento de la Defensa

Esta ley no asegura que puedan seguir ocurriendo irregularidades, pero introduce mecanismos robustos que permitirán un mejor escrutinio de los gastos, generando mayor validación social.

El proyecto de ley que establece un nuevo mecanismo de financiamiento y capacidades estratégicas de la defensa nacional logró una contundente mayoría en la Cámara de Diputados -en tercer trámite constitucional-, un hecho que resulta inusual a la luz de las dificultades para generar consensos en sede parlamentaria. El gobierno logró de esta manera un triunfo político importante -el proyecto original data de la primera administración del Presidente Piñera-, lo que constituirá sin duda uno de los grandes legados de esta administración, y fruto de este acuerdo -en que cabe resaltar especialmente la mirada de Estado que ha prevalecido en la mayoría de las fuerzas políticas- no solo se asegura el indispensable financiamiento para que el país mantenga sus capacidades militares, sino que existirá un mayor control del Congreso en la planificación y gastos de las Fuerzas Armadas, lo que es un avance en materia de transparencia.

Este acuerdo llega en un momento pertinente, justo cuando prácticas deplorables respecto al manejo de gastos reservados o escándalos relacionados con fondos provenientes de la llamada Ley Reservada del Cobre han resentido la confianza ciudadana en la forma como se resguarda el presupuesto para defensa. Esta ley no asegura que puedan seguir ocurriendo irregularidades, pero introduce mecanismos robustos que permitirán un mejor escrutinio de los gastos, generando mayor validación social.

La ley obligará a pensar con criterios de más largo plazo -algo ciertamente saludable-, pues conforme la nueva institucionalidad habrá una política de defensa como criterio orientador de las capacidades estratégicas, y de dicha planificación se derivará un plan cuatrienal de inversiones. Bajo este nuevo esquema se elimina la llamada Ley Reservada del Cobre, un mecanismo que estuvo vigente por más de 60 años y que descansaba en la noción de que parte de los gastos militares debían ser financiados con cargo a las ventas del metal. Dicha carga terminó recayendo en Codelco, implicando que debía traspasar el 10% de sus ventas anuales al exterior -si bien solo una parte de ello se gastaba en defensa, mientras que el resto de ahorraba en un fondo especial-, lo que además de implicar una fuerte carga para la empresa, resulta un modelo anómalo. El aporte de Codelco se mantendrá por una década más hasta extinguirse, un plazo que bien pudo haber sido más reducido. En su lugar se crea un fondo plurianual de capacidades estratégicas, a fin de dar estabilidad a las inversiones en defensa, el cual será de asignación presupuestaria y financiará compras de material bélico, infraestructura asociada y gastos de sostenimiento de acuerdo con los criterios de planificación.

La ley también crea varios controles del Congreso -también de la Contraloría- respecto a planificación de los gastos en defensa y su ejecución, lo que además de ganar en transparencia y legitimidad democrática, supone un involucramiento mucho mayor del Poder Legislativo en el ámbito de la defensa, lo que debería redundar en un entendimiento y compromiso mucho más activo de los parlamentarios con los asuntos de la defensa nacional.

LA TERCERA, 30-07-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------