Temas & Noticias



El Perú como patria

El Perú como patria

El Perú como patria

Definitivamente la patria vive hoy su hora más difícil, su hora más oscura, ya que no se trata de una lucha contra la lacra terrorista de Sendero Luminoso o del MRTA, lucha clara en donde todos sabíamos quién era el enemigo. Hoy el enemigo, como un astuto camaleón, se ha infiltrado, camuflado e introducido en las principales instituciones y Poderes del Estado, socavando y destruyendo lo que tanto le costó al Perú construir.

Siempre que viajo a los Estados Unidos, me llama la atención cómo los estadounidenses ponen su bandera en elevadas astas en todas partes: en colegios, universidades, institutos, malls, estadios, coliseos deportivos, etc. Así mismo, en cuanto evento se celebre, públicos y privados, cantan su himno nacional con un fervor y orgullo inocultable.

Luego, cuando regreso al Perú, prácticamente no veo banderas peruanas. Tienen que publicarse diversas ordenanzas municipales para que los peruanos pongan una bandera en su casa bajo amenaza de multa, y solo por Fiestas Patrias. Y si por esas cosas de la vida, se entona el himno nacional del Perú, la mayoría de las personas o no lo cantan o, si lo cantan, lo hacen como murmurando o balbuceando algo entre dientes, como si les diera vergüenza cantarlo.

Desde el colegio mismo, los niños deben aprender a cantar nuestro himno nacional con orgullo, pues es uno de los himnos más hermosos del mundo, al lado de la Marsellesa francesa y el himno de los Estados Unidos. Sin embargo, como que lo cantan a medias, les da roche. De allí que cabe preguntarse ¿Qué significa el Perú para los peruanos? ¿El Perú como patria significa algo para los peruanos del siglo XXI?

Pareciera que en el Perú, la patria y el patriotismo son temas de “momentos”. ¿Qué significa esto? Para entender este fenómeno de “momentos”, vayamos a un deporte como el futbol. Acabamos de subcampeonar en la Copa América celebrada en Brasil.

Es impresionante ver cuando Perú juega un partido, Lima amanece en rojo y blanco; la gente por calles y plazas lleva puesta la blaquirroja de Perú; se venden banderas, cintas, pancartas, gorras, pinturas rojas y blancas, etc. como pan caliente. Todos sonríen y viven ilusionados en lo que será el partido a jugarse. Se vive una especie de efervescencia y paroxismo de patriotismo como no suele verse. La gente grita, vibra, se transforma. Perú es lo máximo y como el Perú no hay. Este paroxismo de patriotismo aumenta a cantidades insospechadas si Perú gana un partido. Si sucede algo así, el Perú es lo mejor del mundo, somos lo máximo, nadie nos gana, etc. Se diría que la autoestima popular se eleva hasta alcanzar un clímax de superioridad en donde, al margen del fútbol, el Perú puede lograrlo y alcanzarlo todo.

Concluida la Copa América, termina ese “momento” en donde la patria y el patriotismo por el Perú lo es todo. Recordemos que igual “momento” se vivió el año pasado en el Mundial Rusia 2018. Impresionaba ver nuestras barras y marchas multitudinarias por las calles de Moscú enarbolando la rojiblanca con orgullo y pasión. Terminado el Mundial de futbol, los peruanos vuelven cada uno a su realidad. Las banderas y camisetas se guardan en un cajón. ¿Puede guardarse a la patria en un cajón?

Hoy el Perú vive su hora más difícil. La democracia peruana, el Estado de Derecho, las bases y principios fundamentales del sistema democrático peruano se ven removidos y cuestionados por un grupo de poder neomarxista enquistado en el gobierno, el cual desea imponer a como dé lugar, una improvisada “reforma política” que, si se lee su contenido, es mucho más que una reforma, es un cambio total de reglas de juego de fondo que alejarían al país del sistema democrático que el Perú siempre eligió para su vida y desarrollo político, y que conduciría al Perú hacia un “modelo” de Estado claramente de corte chavista. De otro lado, hoy nuestra patria se ve afectada por el dominio y control de una mafia de corrupción internacional –como lo es Odebrecht- que con el objeto de cuidar sus intereses económicos, va corroyendo e infiltrándose en las principales instituciones y poderes del Estado como lo son la Fiscalía, el Poder Judicial, el Congreso, la Contraloría, la Procuraduría, etc. y que termina por dominar y manipular la opinión pública a través de medios de comunicación mercenarios, controlados mediante millonarios pagos por publicidad estatal.

Definitivamente la patria vive hoy su hora más difícil, su hora más oscura, ya que no se trata de una lucha contra la lacra terrorista de Sendero Luminoso o del MRTA, lucha clara en donde todos sabíamos quién era el enemigo. Hoy el enemigo como un astuto camaleón, se ha infiltrado, camuflado e introducido en las principales instituciones y Poderes del Estado, socavando y destruyendo lo que tanto le costó al Perú construir. La estrategia ha cambiado. El enemigo ya no da la cara. Todo lo contrario, se disfraza de demócrata y de defensor de los derechos fundamentales, cuando lo que persigue es precisamente lo contrario: destruir y cuestionar el sistema democrático, las libertades y los derechos fundamentales de las personas, de las familias. Cuestiona el derecho a la vida, al debido proceso, a la presunción de inocencia, el derecho de los padres a educar a sus hijos, el derecho a vivir en libertad mientras no exista acusación fiscal o condena cierta, etc.

Tomando en cuenta esta hora oscura que vive nuestra patria, es precisamente cuando más debemos ponernos la blanquirroja y no solo para un partido de futbol. En esta difícil hora es cuando más debemos entender que la patria es mucho más que defenderla en un partido. La patria es tu tierra, tu familia, tus antepasados, tu historia, tu vida entera, etc. El Perú es grande y su gente maravillosa. ¡No permitamos que un grupo de corruptos e incapaces nos engañen y manipulen para salvaguardar sus propios intereses económicos! ¡No permitan que les engañen y manipulen! ¡No permitan que destruyan nuestra patria! El Perú es grande, un país rico y hermoso. ¡Lo tenemos todo para ser un país grande! Que estas fiestas patrias sirvan para que cada peruano reflexione en el fondo de su corazón: ¿Qué es el Perú para ti? ¿No ves lo que está pasando a diario? ¿Vas a ser como el avestruz y meter egoístamente la cabeza en el suelo mientras tu patria se desmorona por un puñado de miserables corruptos que no quieren al Perú? ¡No lo permitamos! ¡El Perú es muchísimo más! ¡Despierta Perú! ¡Felices fiestas patrias!

Alfredo Gildemeister. LA ABEJA, Perú, 24-07-2019

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

Diagnósticos errados

En 1878, el profesor de la universidad de Oxford Erasmus Wilson (1809-1884) pronosticó:

—En lo que respecta a la luz eléctrica, hay mucho que decir a favor y en contra. Creo poder afirmar que la luz eléctrica morirá con el fin de la Exposición Universal de París. Luego no volveremos a oír hablar de ella.

-------------------------------------

En 1864, el rey Guillermo I de Prusia (1797-1888), cuando le comentaron los avances del ferrocarril, afirmó convencido:

—Nadie pagará dinero por ir de Berlín a Potsdam en una hora cuando puede llegar a lomos de su caballo en un día y gratis.

----------------------------------------

En 1940 el profesor de Harvard, Chester L. Dawes afirmó:

—La televisión nunca será popular. Hay que mirarla en una habitación semioscura y exige continua atención.

---------------------------------------------