Temas & Noticias



La depresión, ¿se puede detectar por Twitter?

La depresión, ¿se puede detectar por Twitter?

La depresión, ¿se puede detectar por Twitter?

Investigadores de la UPF y del Hospital del Mar identifican patrones en tuits en español que podrían indicar signos de la enfermedad

La depresión es una patología compleja, como muchas otras enfermedades mentales, y eso dificulta en muchos casos su detección. Esta realidad juega en contra del enfermo en forma de un acceso tardío al tratamiento. Es por ello que cuantas más herramientas puedan tener a su disposición los profesionales de la salud para detectarla, mucho mejor para los pacientes.

Eso es lo que pensaron investigadores del Programa de Investigación en Informática Biomédica (GRIB) de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM). Y se pusieron manos a la obra. ¿El resultado? Un estudio, publicado en el Journal of Medical Internet Research, donde identifican un patrón en tuits en español que pueden indicar signos de depresión.

“Al final, las palabras son el reflejo del alma”

“Al final, las palabras son el reflejo del alma”, explica a La Vanguardia Ángela Leis, psicóloga, investigadora predoctoral y primera autora del trabajo. Leis subraya que cuando las personas expresan sentimientos “usan palabras distintas, sin darse cuenta, para hablar sobre cada uno de ellos”. De ahí que sea posible identificar un patrón para cada estado de ánimo.

En este sentido, indica que el vocabulario de los usuarios con depresión conjuga ciertos aspectos muy característicos. Para empezar, “utilizan palabras relacionadas con síntomas depresivos e ideación suicida (llorar, dormir, morir, sola, cansada, triste) y de carácter negativo”, y todo ello combinado con la presencia frecuente “de emociones como la tristeza, el enojo y la repulsión”.

El lenguaje que usan las personas depresivas en las redes es muy particular (tommaso79 / Getty)

Los investigadores también han detectado el uso frecuente del pronombre personal yo -“Todo gira en torno a su mundo, a su enfermedad”, asevera Leis- y la presencia de una escritura distinta. “Las personas depresivas tienen un lenguaje más pobre: sienten menos interés por lo que les rodea y eso hace que no usen frases enteras para expresarse”, arguye esta investigadora.

“También son personas que retuitean menos, interactúan menos con su entorno, y que usan palabras con polaridad negativa: erróneo, fallo, humillación, etc.”, agrega.

Las personas depresivas suelen usar palabras con polaridad negativa (Tero Vesalainen / Getty)

Lo primero que hicieron los investigadores para concretar la muestra sobre la que llevarían a cabo su análisis fue descargarse casi millón y medio de tuits. De entre esa maraña de información, buscaron los usuarios que hubieran revelado en algún momento que sufrían depresión. Tras ese cribado se quedaron con 720 perfiles. A partir de ahí aplicaron otro filtro: la detección de al menos 10 tuits de carácter depresivo. El resultado final, una muestra de 90 usuarios.

“Twitter te permite descargar los 3.200 tuits más recientes, lo que posibilita abarcar un año o más del timeline del usuario”, recuerda Leis. “Vimos que esos 10 tuits se repartían a lo largo de un año, lo que significa que había una continuidad en ese estado de ánimo”, agrega.

Más tuits el fin de semana que el resto de días: es el patrón que siguen las personas depresivas en Twitter por norma general (stnazkul / Getty)

Los investigadores aplicaron más filtros en su estudio. Compararon la muestra obtenida con un grupo de control de 450 usuarios escogidos al azar “que no contaran con la palabra depresión en ninguno de sus tuits”. Eso les permitió detectar otras particularidades.

“Es curioso ver –esgrime Leis- cómo el grupo de control tuitea mucho durante la semana pero hace una caída en picado el fin de semana. Mientras que en el grupo de los 90 usuarios, observamos un ligero incremento durante los sábados y los domingos”. Este fenómeno lo achaca a que las personas depresivas “no salen tanto”, dedicando ese tiempo de ocio no disfrutado “a compartir en Twitter sus sentimientos”.

Más mujeres que hombres: la mayoría de perfiles analizados hablan en femenino, algo que concuerda con las estadísticas, que indican que ellas padecen más la enfermedad de la depresión que ellos (Tero Vesalainen / Getty)

Aunque pueda parecer extraño, no es anormal que las personas expliquen en las redes que sufren depresión. “Hay individuos que cuando van al psiquiatra o al psicólogo les cuesta mucho hablar de su enfermedad”, recuerda la primera autora del estudio, y en este sentido apunta a que “puede ser más cómodo para ellos, y sobre todo desde el anonimato, compartir con los demás lo que les sucede”. “Puede ser una forma de desahogarse o de buscar apoyo: si una persona te responde en las redes, puedes ver que no estás solo”, añade.

Los autores del estudio han detectado también que “muchos de los perfiles hablan en femenino, lo que indica que la mayoría de los usuarios analizados son mujeres”. Este hecho, según Leis, concuerda con las estadísticas, que indican que son ellas las que, en mayor medida, sufren esta enfermedad.

La idea es que los resultados del estudio puedan tener una aplicación práctica. “Lo ideal sería que el profesional pudiera contar con una herramienta, una app por ejemplo, que analizara los tuits de sus pacientes. Así el psiquiatra o el psicólogo podrían detectar la necesidad de que alguno de ellos pasara por la consulta lo antes posible. A veces las visitas están muy espaciadas”, apunta Leis.

Los investigadores del GRIB y del IMIM trabajan ahora en un estudio similar. ¿La diferencia? Analizan la cuenta de Facebook de pacientes con depresión del Hospital del Mar. “Aquí examinamos a personas que sabemos a ciencia cierta que sufren esta enfermedad. En el caso de Twitter, se trata de usuarios que sospechamos que podrían sufrirla, pero no podemos estar seguros de ello sin conocer su historial médico”, concluye Leis.

Josep Fita. LA VANGUARDIA, Barcelona, 14-07-2019

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado












Humor

El escritor francés Jean Lorrain, célebre en su época, no podía ver al pintor Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Durante una discusión le gritó:

—¿Usted me toma por imbécil?

—En absoluto, pero puedo equivocarme —le respondió Toulouse-Lautrec.

---------------------------------------

Alejandro Dumas, padre, contaba con un equipo de escritores fantasmas que le ayudaban a escribir sus novelas. Sólo así pudo publicar tanto en tan poco tiempo. Se cuenta que un día que se encontraron Dumas padre e hijo, el primero preguntó:

—¿Has leído, hijo, mi última novela?

—No, padre. ¿Y tú?

---------------------------------------