Temas & Noticias



México jugó como nunca, pero perdió como siempre

México jugó como nunca, pero perdió como siempre

México jugó como nunca, pero perdió como siempre

Después de días de tener el Jesús en la boca ante la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a los productos mexicanos que llegaran a Estados Unidos, el viernes pasado, poco después de las 19:30, llegaron los dos tuis más esperados, el del presidente estadunidense y el del canciller mexicano Marcelo Ebrard anunciando que se había llegado a un acuerdo.

En México, acostumbrados a tener pocas noticias buenas, se sacó tequila y mezcal para celebrar, hubo quien propuso ir al Ángel y hasta aquél que candidateó a Ebrard como presidente para 2024 o de perdida director técnico de la Selección Nacional.

La emoción desbordó a algunos: Dame una M, M; dame una A, A, dame una R, R…. ¿Qué dice? ¡Marcelo!, ¡Más fuerte!, ¡Marcelo!, Tres veces: ¡Marcelo, Marcelo,Marcelo! A la bio, a la bao, a la bim bom ba, Marcelo, Marcelo, ¡ra, ra, ra!

Por si no fuera eso ya suficientemente exagerado, hubo quien (¡válgame Dios!) cambió el Himno Nacional para cantar en Twitter: ¡Para ti, @m_ebrard, las guirnaldas de oliva! ¡Un recuerdo para ellos de gloria! ¡Un laurel para ti, @Martha_Barcena de victoria!

Fue tratado como héroe nacional que regresaba de la misión más difícil que le había tocado enfrentar. Y ¿cómo no? Si tuvo que lidiar con transbordos en aviones, reuniones exhaustivas con Think tanks (piensa, gracias para los cuates) o con el Wodrow Wilson Institute (y no con el Woodrow Wilson Center) y sobre todo, las morningeras. Eso no es todo, se enfrentó a ¡unos inoportunos cacahuates! que fueron colocados estratégicamente en la servilleta de uno de sus colaboradores seguramente por la mafia del poder estadunidense. Definitivamente, Marcelo ‘el carnal’ Ebrard se la rifó como los grandes.

Pero con la celebración, siempre llega la cruda realidad, esa que hace recordar que Dios existe y tiene formas infinitas de hacernos pagar por los pecados. Fue cuando el gobierno de Estados Unidos emitió una nota de prensa en la que explicaba los acuerdos alcanzados. El primero, que ya se había adelantado, que México desplegaría a la Guardia Nacional (sí, esos que acabarían con la inseguridad) para reforzar la frontera sur (un tapón que llaman).

También que aceptaba que los migrantes que cruzarán a Estados Unidos buscando asilo político fueran enviados rápidamente a México donde esperarían la resolución de su petición. Mientras, se les daría trabajo, acceso a salud y educación. (O sea, ¿cuánto tarda el proceso de asilo?). Cualquier parecido con lo que es un “tercer país seguro” es mera coincidencia.

Y si el mareo, las ganas de vomitar y el dolor de cabeza no fueran suficientes, el sábado Trump publicó en su cuenta de Twitter que México había accedido a comprar inmediatamente grandes cantidades de productos agrícolas a sus agricultores. ¡¿Whaat!?

Ante esto, las preguntas que surgen son: realmente ¿se negoció o únicamente se aceptaron condiciones? ¿Fue negociación o el pago a una extorsión?

Y lo peor, ¿el señor Trump ya le tomó la medida al gobierno mexicano? ¿Después de los 90 días en que se revisen la implementación de estos acuerdos, vendrá una nueva amenaza y Marcelo, Marcelo ra, ra, ra irá a aceptar otras condiciones?

Por supuesto que el gobierno mexicano podrá decir, parafraseando a Enrique Peña Nieto, “y aquí pregunto, ¿ustedes qué hubieran hecho?”, era decidir entre aceptar las condiciones o una crisis que no se puede permitir.

De cualquier manera, al leer las letras chiquitas del “gran triunfo de la unidad mexicana” queda un sabor amargo de boca, con el mismo sentimiento de cuando México pierde ante otros países en el futbol… de que jugamos como nunca, pero perdimos como siempre.

Columna de Vianey Esquinca. EXCELSIOR, México, 09-06-2019

Video de la semana

Renoir Con Musica

Video Recomendado

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio



Humor

El cardenal Richelieu (1585-1642) era hombre de pocas palabras. En una de las fiestas en que se veía obligado a participar, permanecía apartado del resto de los invitados y se dedicaba a observar todo lo que sucedía a su alrededor. Notando su soledad, un duque se le acercó y le dijo:

—¿Se aburre, su eminencia?

—No —contestó lacónicamente Richelieu.

—¿De veras no se aburre, su eminencia? —insistió el duque al rato.

—No, estimado duque; no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme.

-------------------------------------------------

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención. El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.