Temas & Noticias



Trump promete un comercio con Londres similar al que el Reino Unido tenía con la UE

Trump promete un comercio con Londres similar al que el Reino Unido tenía con la UE

Trump promete un comercio con Londres similar al que el Reino Unido tenía con la UE

El presidente de EE.UU. asegura ante May que «el Brexit será bueno» para el país y que ambas naciones llegarán a un acuerdo para aislar a Huawei

La salida de la Unión Europea «sería buena para Reino Unido», afirmó ayer el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una conferencia de prensa compartida con la primera ministra saliente, Theresa May, y añadió que los dos países pueden firmar tras el Brexit un tratado de comercio que multiplicaría «por dos o por tres» el volumen de intercambios actuales.

La declaración de Trump ofrece así el señuelo de que el comercio transatlántico podría sustituir todo lo perdido en el caso descabellado de que Reino Unido no pudiese exportar nada al mercado comunitario tras la marcha de la UE. Las exportaciones británicas a los países de la Unión son aproximadamente dos veces y media de las que envía a Estados Unidos. La promesa del líder norteamericano choca con el efecto que la proximidad geográfica y la similitud de regulaciones tienen en el comercio. Reino Unido tiene más intercambios comerciales con Irlanda que con España o Italia. Y la economía británica tiene su mayor superávit comercial en sus balances comerciales con la economía estadounidense, un factor que la Administración de Trump intentaría corregir si mantienen las tendencias de su mandato.

La última jornada de la visita de Estado del presidente americano, antes de participar en las conmemoraciones del desembarco de Normandía en el puerto de Portsmouth y de realizar una breve visita a un complejo de hotel y golf que posee en Irlanda, queda marcada por su insistencia en los beneficios del Brexit, con la salvedad de haber subrayado ambiciones que inquietan a los británicos.

En el curso de la conferencia de prensa fue preguntado si la negociación de un tratado bilateral de comercio debería de incluir la participación de compañías privadas de Estados Unidos en la provisión de servicios de salud. «En una negociación comercial todo debe estar sobre la mesa», según Trump, que pidió ayuda a May -a quien calificó como «una gran profesional»- para entender la pregunta.

Varios candidatos al liderazgo conservador, cuyo proceso electoral comenzará el lunes, ya han expresado su rechazo a la idea de que el servicio nacional de salud (NHS) sea privatizado. Es la mayor inquietud aireada sobre el comercio tras el Brexit, junto a la posible importación de carne avícola sometida en Estados Unidos a un tratamiento con solución de agua clorada para matar bacterias y otros patógenos.

La intervención tan directa de Trump en la política británica es inusual en las costumbres diplomáticas. Predijo que ganaría el Brexit, «por la inmigración», tres meses antes del referéndum de 2016; el líder del euroescepticismo británico, Nigel Farage, fue el primer político europeo que recibió tras su elección; e insistió en la conferencia de prensa con May en que su consejo -que Londres denunciase a la UE en los tribunales- era correcto. Aunque quizás «yo hubiese llegado a un acuerdo tras denunciarles», matizó.

El morbo político en su última jornada se centraba en la especulación sobre un posible encuentro con Boris Johnson, el favorito para sustituir a May. El exalcalde de Londres charló con el presidente por teléfono y declinó un encuentro por coincidir la hora propuesta con una reunión de los candidatos con un grupo de diputados conservadores moderados y europeístas.

Mientras Johnson ofrecía una excusa razonable para no tener un encuentro público que podría perjudicar su imagen, el ministro Michael Gove hacía saber que esperaba reunirse con Trump. «No le conozco», dijo en la conferencia de prensa, aunque el político le entrevistó cuando reanudó su actividad de periodista tras salir del Gabinete. En una entrevista publicada por «The Sunday Times» este domingo, el periodista preguntó a Trump por Gove. «‘Wow? (¿Uau?)», respondió. «¿De Gales?».

Theresa May felicitó a Trump por lograr con su exigencia a miembros europeos de la OTAN que algunos estados miembros de la UE se hayan comprometido a elevar al 2% su gasto en Defensa. Trump respondió a la gentileza confirmando que está seguro de que los dos países llegarán a un acuerdo sobre su política de aislamiento de la compañía china Huawei. Según el «Financial Times», el Gobierno británico ha aplazado la decisión sobre el papel de Huawei en la construcción de la infraestructura de la red 5G de telecomunicaciones.

Iñigo Gurruchaga. ABC, España, 05-06-2019

Video de la semana

Renoir Con Musica

Video Recomendado

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio



Humor

El cardenal Richelieu (1585-1642) era hombre de pocas palabras. En una de las fiestas en que se veía obligado a participar, permanecía apartado del resto de los invitados y se dedicaba a observar todo lo que sucedía a su alrededor. Notando su soledad, un duque se le acercó y le dijo:

—¿Se aburre, su eminencia?

—No —contestó lacónicamente Richelieu.

—¿De veras no se aburre, su eminencia? —insistió el duque al rato.

—No, estimado duque; no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme.

-------------------------------------------------

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención. El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.