Temas & Noticias



Ex jefe de Inteligencia Hugo Carvajal acusa a Maduro de gastar 500.000 dólares en santería

Ex jefe de Inteligencia Hugo Carvajal acusa a Maduro de gastar 500.000 dólares en santería

Ex jefe de Inteligencia Hugo Carvajal acusa a Maduro de gastar 500.000 dólares en santería

El narcogeneral publicó una carta en su cuenta de Twitter respondiendo a las afirmaciones del mandatario venezolano durante la entrevista con Jorge Ramos

La polémica entrevista del periodista Jorge Ramos a Nicolás Maduro vuelve a dar de qué hablar. El lunes, el exjefe de la Contrainteligencia Militar venezolana -ahora detenido en España por petición de EE.UU.-, Hugo Carvajal, contestó a las afirmaciones que hizo Maduro a Ramos sobre su relación personal (ver carta abajo).

«Usted se acuerda de «El pollo», su jefe de inteligencia», preguntó Ramos a Maduro, quien responde: «No, yo lo boté (eché) apenas llegué al gobierno. Lo boté por su mala conducta».

Carvajal no guardó silencio. El lunes publicó una carta en su cuenta de Twitter donde aseguró: «Dices que me botaste llegando a tu Gobierno cuando hiciste justo lo contrario. Me llamaste para volver a dirigir la Contrainteligencia Militar (Dgcim) al quinto día de tu gobierno. Asumiste como presidente el 19 de abril y el 24, según Gaceta Oficial, ya habías firmado mi designación», dice la misiva. «No solo eso, sino que inmediatamente después de mi salida del Dgcim, en enero de 2014, me nombraste Cónsul General de Aruba, que fue mi último cargo en el ejecutivo antes de ser electo diputado de la legitima Asamblea Nacional en el 2015», añadió.

En la entrevista de diecisiete minutos al mandatario venezolano, el periodista hispano fue bastante incisivo: «Hablemos de los muertos que le están achacando señor Maduro, él le dice a usted: Has asesinado a cientos de jóvenes en las calles por reclamar los derechos que le robaste, eso sin contar a los fallecidos por la falta de medicinas y seguridad». A lo que Maduro respondió: «Hugo Carvajal acusado por ustedes de ser un torturador, un narcotraficante perseguido por la justicia estadounidense tiene la credibilidad para acusar a este presidente obrero de esas barbaridades que él dice (…) Nadie puede acusarme a mí de delitos que jamás he cometido. Yo soy un hombre apegado a valores espirituales y cristianos».

El exchavista también respondió al hecho de que Maduro se llamara «presidente obrero». «Tú tienes de obrero lo que tu gobierno de legítimo. Jamás en tu vida fuiste obrero, no fuiste más que un mediocre sindicalista (…) Yo fui nombrado director del DIM en 2004, buscaste acercarte a mí por mi cercanía a Chávez.

En cuanto a la afirmación del gobernante venezolano de ser «cristiano», Carvajal aseguró que Maduro es «un devoto santero seguidor de Sai Baba». «La gente debería saber que tus sacrificios religiosos en Cuba los pagaba tu ministro de finanzas, que en al menos una oportunidad te envió un maletín 500.000 dólares en efectivo a La Habana en un avión de PDVSA».

Video de la semana

Renoir Con Musica

Video Recomendado

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio



Humor

El cardenal Richelieu (1585-1642) era hombre de pocas palabras. En una de las fiestas en que se veía obligado a participar, permanecía apartado del resto de los invitados y se dedicaba a observar todo lo que sucedía a su alrededor. Notando su soledad, un duque se le acercó y le dijo:

—¿Se aburre, su eminencia?

—No —contestó lacónicamente Richelieu.

—¿De veras no se aburre, su eminencia? —insistió el duque al rato.

—No, estimado duque; no me aburro jamás, a no ser que los demás insistan en aburrirme.

-------------------------------------------------

El escritor satírico español Luis Taboada (1848-1906) publicó en 1890 un tomo titulado Madrid en broma. A todos y cada uno de sus amigos y conocidos les fue diciendo:

—Perdona, chico, si en mi libro te aludo un tanto así... descaradamente. No hay nada de mala intención. El amigo, intrigado, compraba el libro y no veía en el alusión alguna a su persona. En pocos días se agotó la edición.