Temas & Noticias



Navarro-Valls, el portavoz

Navarro-Valls, el portavoz

Navarro-Valls, el portavoz

Autor: Rafael Navarro-Valls. Madrid (2019). 228 págs.

 14 € (papel) / 8,99 € (digital).

Joaquín Navarro-Valls (1936-2017) dejó una honda huella en la comunicación de la Santa Sede y en muchos colegas periodistas con los que trató en sus 22 años al frente de la Oficina de Prensa vaticana. Así se advierte en este libro que recoge testimonios de personas que le conocieron de cerca, y que experimentaron su profesionalidad y su amistad.

Más allá de la admiración y el aprecio que reflejan, en cada caso destacan alguna faceta que les impresionó. El biógrafo de Juan Pablo II, George Weigel, reconoce que “él fue quizás la mayor ayuda que tuve para entender en profundidad cómo Juan Pablo II condujo su vida y su pontificado”. Por ejemplo, le confirmó que la teoría de la “santa conspiración” entre Juan Pablo II y Ronald Reagan para acabar con el comunismo (teoría promovida por Carl Berstein) no tenía ninguna base.

Los testimonios de periodistas –mayoría entre los incluidos en el libro– destacan la revolución informativa que supuso la llegada de Navarro-Valls a la Oficina de Prensa, y cómo eso facilitó su tarea. “Por primera vez –recuerda la corresponsal de Televisa, Valentina Alazraki–, el director de la Oficina de Prensa vaticana era también el portavoz de Juan Pablo II”. El periodista español comprendía que en el mundo actual la eficacia de una línea de gobierno depende de su comunicación, y tenía hilo directo con el Papa, lo cual hacía que sus colegas pudieran fiarse de su interpretación.

Esta gran autonomía del portavoz creaba fricciones con la Secretaría de Estado, acostumbrada a que la Oficina de Prensa fuera solo un cauce para la información que quería transmitir, tensiones mencionadas en varios testimonios. Pero la cercanía al Papa abonaba la credibilidad del portavoz ante sus colegas y facilitaba que llegara a la opinión pública el mensaje de Juan Pablo II, que ya de por sí era un gran comunicador.

Junto a los testimonios de otros periodistas (Alberto Michelini, Luigi Accattoli, Ezio Mauro…), encontramos los de personas que trabajaron con él, como el vicedirector de la Oficina de Prensa, Ciro Benedettini, que aporta interesantes observaciones sobre la reacción de Navarro-Valls ante situaciones de crisis; o la de Yago de la Cierva, que explica estrategias concretas que aprendió al tenerlo como jefe y mentor. Federico Lombardi, que le sucedería al frente de la Oficina con Benedicto XVI, muestra también un gran aprecio por la labor de Navarro-Valls, “una época que probablemente seguirá siendo única en la historia de la Oficina de Prensa y de las comunicaciones del Vaticano”.

Las tareas de “diplomático sin cartera”, confiadas a veces a Navarro-Valls por el Papa, son centrales en el testimonio de la politóloga noruega Janne Haaland Matlary, que trabajó con él en la delegación vaticana en conferencias de la ONU, como la celebrada sobre la mujer en Pekín, en 1995. Matlary destaca su carácter valiente y batallador a la hora de defender ideas en las que la Santa Sede estaba en minoría, pero también hace notar su astucia y su mano izquierda para moverse en estas confrontaciones.

En muchos de estos testimonios se observa cómo las relaciones profesionales con Navarro-Valls dieron paso a una auténtica amistad. En primer lugar, con Juan Pablo II, con quien tuvo una confianza y cercanía propias de un amigo, según el testimonio del cardenal Stanisław Dziwisz. Pero también con otros de los que colaboran en el libro, que hablan del portavoz vaticano no solo como un buen profesional, sino como una persona que ha influido en sus vidas.

Ignacio Aréchaga. ACEPRENSA, 08-05-2019

Video de la semana

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Video Recomendado

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio




Humor

En 1809, el famoso novelista escocés Walter Scott (1771-1832) escribía lo siguiente:

—Alumbrar las poblaciones con gas es una quimera y una ilusión que hace reír.

Años después, en su vejez, paradójicamente, fue presidente de una compañía de alumbrado con gas.

---------------------------------------------------

En 1878, el profesor de la universidad de Oxford Erasmus Wilson (1809-1884) pronosticó que:

—En lo que respecta a la luz eléctrica, hay mucho que decir a favor y en contra. Creo poder afirmar que la luz eléctrica morirá con el fin de la Exposición Universal de París. Luego no volveremos a oír hablar de ella.

---------------------------------

En 1940 repitió diagnóstico el profesor de Harvard, Chester L. Dawes:

—La televisión nunca será popular. Hay que mirarla en una habitación semioscura y exige continua atención.

---------------------------------------------