Temas & Noticias



Casillas: “¿Inmortal San Iker? Ya de santo no tengo nada”

Casillas: “¿Inmortal San Iker? Ya de santo no tengo nada”

Casillas: “¿Inmortal San Iker? Ya de santo no tengo nada”
mayo 09

Y así el cardiólogo Joao Carlos arregló el corazón ‘partío’ del ídolo que une a España. Y cómo él empieza a asimilar que no volverá a la alta competición. Su victoria esta vez ha sido seguir vivo tras ‘la pedrada’ que sintió en el pecho

Un fuerte golpe en el pecho lo dejó tirado sobre el césped del campo de entrenamiento. De rodillas intentaba dar bocanadas de aire, pero se ahogaba. A su lado, los otros dos porteros del equipo, los brasileños Vaná y Fabiano, le ayudaron a incorporarse. Iker ya había sufrido mareos al acabar algún partido. La última vez fue el 9 de abril en Anfield, tras el encuentro de ida de la Champions contra el Liverpool. Pero nunca había sentido un dolor así. Suerte que el fisioterapeuta del FC Porto estuvo atento y avisó rápido al médico del club, Nelson Puga. Seguramente, si ese golpe que sintió en el pecho, «como una pedrada», le hubiera dado al portero 35 minutos después, al acabar el entrenamiento, cuando estuviera en el coche de camino a casa, las líneas que continúan esta historia serían muy diferentes.

La frase se repite una y otra vez: «Casillas es de los nuestros». Lo dice el niño portugués con la camiseta del Oporto que aguarda junto a su madre a las puertas del hospital donde está ingresado el portero. También la señora que vende pescado en Móstoles (donde nació). Y el anciano que custodia el busto de la Virgen de las Longueras en Navalacruz (su pueblo de Ávila).

Idolatrado por las masas. Santificado por los narradores del balón. Repudiado por algunos ruidosos. Iker Casillas parafraseó a Arya Stark (Juego de Tronos) para decir aquello de «Hoy no». Fue un gran susto. Pero el guardameta atajó el balón de la vida. Su corazón aguantó.

-¿Inmortal San Iker?

-Ya de santo no tengo nada. Me ha dado un infarto. Para que luego se diga que siempre tengo fortuna.

Casillas ingresó el miércoles a mediodía en la UVI del Hospital CUF Porto con un infarto agudo de miocardio. El portero, que cumplirá 38 años el próximo 20 de mayo, tenía obstruida la arteria coronaria derecha. La intervención duró 45 minutos. El anestesista Alexander llamó a João Carlos Silva, el cardiologista de Intervenção que en ese momento se encontraba de servicio. El doctor practicó un cateterismo cardíaco: puncionó la arteria braquial, le introdujo los catéteres (tubos finos que llegan hasta la raíz aórtica) por donde se administran los medicamentos y un tinte especial (material de contraste) que ayuda a ver los vasos sanguíneos del corazón, sus válvulas y cavidades a través de un angiógrafo (equipo de radiología). Después le insertó un stent, un tubo perforado que colocó en la arteria derecha del corazón obstruida para mantenerla abierta.

João Carlos Silva, el cardiólogo portugués que practicó el cateterismo.

«Iker Casillas está bien, estable y con el problema cardiaco resuelto», tranquilizó en un comunicado el Oporto tras la operación. Aunque la noticia de que al ex portero del Real Madrid le había dado un infarto, ya había salido de la UVI del hospital portugués. Unas pocas horas antes, el susto pilló a su mujer, la periodista Sara Carbonero (con ella en la foto), haciendo un reportaje en Tarifa. Y a sus hijos, Martín (cinco años) y Lucas (dos), en la guardería.

-¿Cómo estás?

-Muy bien. Ahora me queda un mes de mayo muy tranquilo. Seguramente saldré del hospital el lunes. Me quedaré en casa reposando y daré algún paseo por la playa, me sentaré en alguna terraza a tomar un café, un buen vino… Y a finales de mayo tiro para España.

No habían pasado ni 52 horas de la operación cuando a Iker le llevaron de la UCI del hospital portugués a la Unidad de Cuidados Intermedios. «Los médicos han decidido dejarle en observación con visitas restringidas para no bajarle a planta y que se pueda colar algún periodista», cuenta un amigo del portero.

Estos días, decenas de personalidades le han escrito mensajes de apoyo. Desde Rafael Nadal al presidente Pedro Sánchez. Hasta el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, lo telefoneó este jueves.

«Oh Capitán, mi Capitán eres imbatible, antónimo de gol y sinónimo de grandeza», le escribió su amigo Alejandro Sanz. En una de sus míticas canciones el cantante habla de cómo después de la tormenta siempre llega la calma. Y se pregunta ¿quién me va a curar el corazón partío? El de Iker lo arregló un médico de la ciudad de Coimbra.

El doctor João Carlos Silva dirige un equipo en el laboratorio de hemodinámica del Hospital de San Juan, en Oporto. Y en el hospital CUF, uno de los mayores centros privados del norte de Portugal, fue el primero en colocar a sus pacientes stents para corregir la coartación de la arteria, como hizo con Iker. El doctor Silva, además, cursó un máster en cardiología intervencionista en España, en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid), ha impartido clases en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coímbra y ha escrito artículos en más de 50 revistas médicas internacionales.

«Es un reputado cardiólogo», dice el doctor Ángel Martín, director médico de Clínica Menorca y amigo íntimo de Iker Casillas desde hace 20 años. «Le han puesto un muelle como el de los bolígrafos (el stent) en la arteria donde tenía interrumpida la circulación de la sangre. Lo más importante es que los médicos lo cogieron a tiempo y que en la zona donde le han intervenido no había necrosis. Ahora le tienen que someter a unas pruebas de esfuerzo y ya se verá si va a poder volver a competir. Pero lo importante es que va a poder vivir una vida totalmente normal. Él ya lo ha ganado todo. Ha dado a España lo máximo que puede dar un futbolista: levantar con sus manos una copa del mundo».

La pregunta se la está haciendo todo el mundo: ¿Volverá a jugar al fútbol Iker Casillas? «Habrá que esperar para responder con certeza. Lo que es seguro es que tardará muchos meses en recuperarse», coinciden los cardiólogos consultados. «Iker lo tiene clarísimo. Sabe que con 38 años que va a cumplir, su situación es la que es, y se tiene que adaptar. Se ha ganado un merecido descanso», comenta un amigo del portero. «Ahora tiene tres meses como mínimo hasta que pueda hacer algo de deporte. La recuperación total se cree que puede durar hasta 10 meses. Pero, vuelva a jugar al fútbol o no, él ya se ha ganado el título de leyenda», sentencia otro.

Crónica contacta con varios ex compañeros y amigos populares del portero. Como el cantaor José Mercé: «Mi melón es muy buena gente. Siempre que comemos juntos, después echamos una partida de mus. Aunque nunca quiere perder para no pagar», bromea Mercé. «Nos hemos asustado muchísimo. Que se recupere, que vuelva para casa y que se tranquilice». Un futbolista compartió con Iker la portería del Real Madrid fue Jordi Codina. «Después de los entrenamientos nos picábamos tirándonos penaltis y apostábamos 20 euros a ver quién paraba más», recuerda Codina con humor. Otro jugador que lo conoce bien es Miguel Torres, defensa del Málaga que también jugó varios partidos en el Bernabeu con la camiseta blanca. «Iker ha mantenido a sus amigos de siempre, los de Navalacruz, su pueblo. Y ese ha sido su faro fundamental para mantener los pies en la tierra y seguir tantos años en la élite. Recuerdo el año en el que contrató una orquesta y organizó las fiestas de verano de su pueblo».

En Navalacruz, una pequeña pedanía ganadera a 44 kilómetros de Ávila, a Iker lo conocen como «el nieto de Eusebio», el tipo que ha levantado la gloria con sus guantes (cinco Ligas y tres Champions con el Real Madrid y dos Eurocopas y un Mundial con la Selección Española). Hace ocho años, Iker compró allí unos terrenos a unos familiares y se construyó una casa. También ha arreglado el campo de fútbol de tierra y la pista de fútbol sala, ha construido una de pádel y quiere montar un restaurante para que la gente no se vaya a comer a otros pueblos. «Y siempre dice que quiere ser alcalde de Navalacruz algún día, y no es broma», cuenta una amiga. El portero cada vez que se escapa al pueblo se junta con sus amigos de siempre, su primo Bici, el Grasis, el Jorasca… ellos irán a verle esta semana a Oporto, cuando salga del hospital. El viernes estuvieron de visita todos sus compañeros de equipo. Especial es la relación que tiene con uno de ellos, el centrocampista español Óliver Torres. «Se han hecho inseparables. Iker le ha adoptado como a su pupilo», afirma el entorno.

BUEN ANFITRIÓN

En la ciudad portuguesa, Iker vive en el acomodado barrio de Foz, en un dúplex frente al Atlántico. Le gusta presumir de los «impresionantes atardeceres» que se ven desde su terraza. Y, como buen anfitrión, siempre que recibe visitas alquila un barco rabelo para dar un paseo por el Duero e invita a buen marisco en un restaurante a pie de playa cercano a su casa.

Iker llegó al Oporto en julio de 2015 tras una salida infame del Real Madrid. Y el pasado 20 de marzo renovó dos años con el club portugués. «El presidente ha querido que me quede en el Oporto hasta que cumpla 40 años», dijo entonces un feliz Casillas. Ahora tiene la idea de seguir su recuperación entre Madrid y la tierra lusa, pero se niega a dejar Oporto. Es feliz allí. Su familia también. «Aquí me pilla todo cerca, a los niños les encanta y se vive muy bien», asegura.

Martín, el hijo mayor de Iker y Sara, habla español con acento portugués. El pequeño siempre dice que su corazón es «blaquiazul», como los colores del equipo donde juega su padre. Y siempre que puede va con su madre al palco del Estadio do Dragão, donde ayer rindieron homenaje a su portero titular. Iker permanecerá en Oporto al menos hasta el 25 de mayo, día en el que su equipo juega la final de la Taça de Portugal (la copa) contra el Sporting de Lisboa. No se lo piensa perder. Pero después irá a pasar un largo tiempo de recuperación a Madrid.

Iker Casillas celebra la victoria de su equipo después del partido de la Supercopa de Portugal entre el FC Porto y el CD Aves en el Estadio Municipal de Aveiro, el 4 de agosto de 2018.CORDON PRESS

La luz del melón -como lo llaman sus amigos-, de aquel tipo que no es un galáctico sino que simplemente es de Móstoles, ha brillado más que ninguna otra durante cuatro lustros. Ahora su corazón le ha dicho basta, por un largo tiempo al menos. Muchos están convencidos de que no le volverán a ver defendiendo una portería como profesional. Pero lo que no saben es que Iker siempre acaba volviendo.

Lucas de la Cal. EL MUNDO, España, 05-05-2019

Video de la semana

El Monte Carmelo.

Video Recomendado

Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

---------------------------------------------------

Durante la llamada «ley seca» puesta en vigor en Estados Unidos durante los locos años veinte, se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje:

«Atención: el contenido de este paquete no debe ponerse en una vasija de barro, mezclarlo con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida».

---------------------------------------------------