Temas & Noticias



Elecciones generales: Pedro Sánchez revive al PSOE pero debe cuadrar el puzle de la gobernabilidad

Elecciones generales: Pedro Sánchez revive al PSOE pero debe cuadrar el puzle de la gobernabilidad

Elecciones generales: Pedro Sánchez revive al PSOE pero debe cuadrar el puzle de la gobernabilidad

Después de 10 meses de ensayo, de alcanzar La Moncloa por la vía secundaria de una moción de censura, el PSOE consigue ganar unas elecciones generales once años después de Zapatero

Pedro Sánchez podrá volver a ser presidente del Gobierno, por primera vez con el voto mayoritario de los españoles. Después de 10 meses de ensayo, de alcanzar La Moncloa por la vía secundaria de una moción de censura, el PSOE consigue ganar unas elecciones generales. Han pasado 11 años desde la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero y los socialistas han vuelto a tocar el cielo. Algo más de un 28% de votos y 123 diputados. Y mayoría absoluta en el Senado.

El PSOE de Pedro Sánchez logra aprobar la reválida de las urnas y, en un periodo de dispersión del voto, hacerlo con cierta solvencia. A 12 puntos y a 57 escaños del segundo, el PP de Pablo Casado. Pero, aun así, los socialistas no consiguen la mayoría amplía, suficiente, que anhelaban. El avance es incontestable, de 85 diputados en 2016 a 123. Los socialistas han sacado un altísimo rédito a sus meses al frente del Ejecutivo. Aunque para poder gobernar le hará falta el apoyo de Unidas Podemos y su confluencia catalana, Compromís, el PNV y varios partidos más, como Coalición Canaria o la nueva formación de Miguel Ángel Revilla que ha obtenido un escaño en Cantabria. Una sopa de siglas que augura una legislatura de mucha negociación, aunque ya sin la dependencia que existía de los independentistas catalanes, y que deja en el aire el deseo de Sánchez de un gobierno en solitario.

La única mayoría sólida sería un acuerdo con Ciudadanos, que tanto Sánchez como Albert Rivera rechazan de plano. Hoy ha quedado claro que tampoco tiene el aval de la militancia socialista. Al menos eso es lo que han expresado las personas que se han congregado en la sede socialista de Ferraz para escuchar al presidente del Gobierno en funciones. En varios ocasiones han coreado «con Rivera no», en referencia a un pacto con Cs, que sí contemplaba una parte del PSOE. Sánchez ha respondido que «está claro» pero ha defendido que en los próximos días hablará con todos los partidos que respeten la Constitución. También Ciudadanos. La opción de las bases del PSOE es Unidos Podemos. De hecho, en Ferraz se ha escuchado también esta noche el lema emblemático de la formación de Pablo Iglesias: «Sí se puede».

En contra de lo que se preveía inicialmente, Unidas Podemos ha resistido muy bien el asalto del 28 de abril y eso hace prever que Pablo Iglesias exija su cuota en el Ejecutivo. El buen resultado tanto de este partido como del PSOE permiten concluir que la alta participación de la jornada ha beneficiado a la izquierda, que se ha movilizado más que la derecha. No lo suficiente para una mayoría nítidamente de izquierdas. La necesidad de apoyarse en formaciones como PNV u otras, de ámbito territorial, obligará a los socialistas a tener que hacer continuas cesiones. Pero lo que el PSOE no quería era que la gobernabilidad de España estuviera supeditada a ERC y PDeCAT, como ha sucedido durante esos meses.

Con todo, la izquierda se ha impuesto en unos comicios en los que el enfrentamiento entre extremos ha sido la nota más característica. La nueva cita electoral del 26 de mayo, con la celebración del resto de elecciones autonómicas, municipales y europeas, deja previsiblemente en suspenso las alianzas que permitan la investidura de Sánchez. En la dirección del PSOE daban por seguro en los últimos días que no habrá Gobierno hasta después del 26M. Y también que habrá un efecto arrastre en estas elecciones. Si realmente es así, la mayor parte de los barones territoriales que concurren a esos comicios pueden estar satisfechos. El PSOE se ha impuesto incluso en el feudo de Alberto Núñez-Feijóo y en Castilla y León, el territorio más PP de España. En Castilla-La Mancha y Aragón está por encima del 30%. Un 26% en Baleares. Un 27% en Madrid, donde en 2016 fueron terceros. Y disparados en Cataluña y en Andalucía. A pesar de las suspicacias sobre el grado de implicación en esta campaña de Susana Díaz, el PSOE andaluz ha logrado un apoyo del 34% y 24 diputados. En Cataluña el PSC resucita con un porcentaje del 23% a un punto de ERC y a sólo 40.000 votos. Es indudable que la apuesta por el diálogo como solución al conflicto político en Cataluña consigue un importante aval en las elecciones del domingo.

Los socialistas catalanes son los primeros del llamado bloque del constitucionalismo, muy por encima de Ciudadanos, que fue primera fuerza en las autonómicas. El PP, y su 155 inmediato, se queda sólo con un diputado. El reverso de estos datos es que el diálogo con Cataluña tampoco ha penalizado a Sánchez en el resto de España. El PSOE ha logrado imponer su marco de debate más centrado en la agenda social y en las preocupaciones de los españoles que en la cuestión territorial. Gana en todas las comunidades menos en aquellas de fuerte componente nacionalista como Cataluña, País Vasco y Navarra.

Marisol Hernández. EL MUNDO, España, 28-04-2019

Video de la semana

El Monte Carmelo.

Video Recomendado

Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista

Guadalupe Ortiz de Landázuri

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

Al devolver un original no solicitado a un autor novel, el sabio estadounidense Samuel Johnson (1709-1784), sin más miramientos, le dijo:

—Su manuscrito es a la vez bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.

---------------------------------------------------

Durante la llamada «ley seca» puesta en vigor en Estados Unidos durante los locos años veinte, se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje:

«Atención: el contenido de este paquete no debe ponerse en una vasija de barro, mezclarlo con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida».

---------------------------------------------------