Temas & Noticias



Netanyahu se dispone a formar un Gobierno aún más conservador en su quinto mandato

Netanyahu se dispone a formar un Gobierno aún más conservador en su quinto mandato

Netanyahu se dispone a formar un Gobierno aún más conservador en su quinto mandato

El primer ministro israelí busca dotarse de inmunidad ante las acusaciones de corrupción

El Gobierno más conservador en la historia de Israel se apresta a ser relevado por un Ejecutivo aún más derechista. Benjamín Netanyahu (en la foto, con su esposa Sara) se dispone a continuar previsiblemente en el poder tras recibir un quinto mandato de las urnas (el cuarto consecutivo en un decenio), en las legislativas de este martes. El primer ministro, que busca blindarse con una fórmula legal de inmunidad de las imputaciones por corrupción que le acechan, precisa del respaldo de fuerzas nacionalistas, de extrema derecha y ultrarreligiosas para fraguar una coalición viable. Su promesa de campaña de extender la soberanía israelí a los asentamientos de Cisjordania se presenta como factor aglutinador de un pacto entre seis partidos.

La oposición de Israel se ha despertado este miércoles de la ensoñación de los sondeos, que arrojaban un virtual empate que frenaba a Netanyahu, con la realidad de los resultados de las legislativas. El Partido Likud del primer ministro ha quedado en tablas con la alianza centrista Azul y Blanco del exgeneral Benny Gantz, cada uno con 35 de los 120 escaños de la Kneset (Asamblea legislativa), con el 97% de los sufragios escrutados. Pero la aritmética parlamentaria favorece en principio la configuración de una coalición gubernamental de derechas, con 65 diputados frente a los 55 que suman el bloque de centroizquierda y los partidos árabes.

El arco conservador de partidos en los que se sustenta Netanyahu ha perdido parte de su dovela más centrista. La formación moderada Kulanu, del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, ha pasado de 10 diputados en 2015 a solo cuatro en los últimos comicios. En contrapartida, las dos fuerzas ultraortodoxas suman 16 escaños, tres más que en la anterior Kneset.

Los tres parlamentarios que ha perdido la lista nacionalista religiosa Unión de la Derecha, predominante entre los colonos judíos en Cisjordania, y el que se ha restado al ultraconservador Israel, Nuestra Casa, han acabado presumiblemente en las filas del Likud. El partido del jefe del Gobierno ha consolidado su éxito electoral al aumentar en cinco los 30 diputados que integraban su bancada en la pasada legislatura, pese al desgaste sufrido después de una década en el poder y a causa de los escándalos de corrupción que han salpicado a su líder.

“Ha sido un triunfo magnífico, que ha sobrepasado nuestra imaginación”, se ufanó Netanyahu de madrugada ante sus seguidores en Tel Aviv, antes de cantar victoria cuando el recuento oficial apenas superaba el 20% de los votos. Al contrario que su rival centrista —un exjefe de las Fuerzas Armadas que lleva seis meses en política—, el veterano líder del Likud supo aguardar el momento en el que las proyecciones se inclinaban a su favor antes de proclamarse ganador. El aumento de la abstención, cuatro puntos más que en 2015, parece haber beneficiado al actual mandatario.

La alianza centrista tardó más de 20 horas en reconocer su derrota, a través de Gantz y del dirigente laico liberal Yair Lapid, mientras avanzaba el recuento oficial. Para una alianza forjada hace solo dos meses como Blanco y Azul —coliderada también por otros dos antiguos jefes del Ejército—, 35 escaños (un 26% de los votos) es toda una hazaña en Israel, dada la fragmentación política generada por un sistema electoral ultraproporcional.

El antiguo paracaidista Gantz puede haber ganado su primera batalla política, pero se ha quedado sin aliados por el descalabro sufrido en el frente del centroizquierda. La representación del Partido Laborista, fundador del Estado judío, se ha visto laminada en estas elecciones, con solo una cuarta parte de los 26 escaños que integraban hasta ahora su grupo parlamentario, en coalición con los centristas de la exministra Tzipi Livni. El relevo del laborismo por las fuerzas de centro como alternativa de Gobierno marca una catástrofe en el partido de Isaac Rabin y Simón Peres.

La publicación de los resultados definitivos está pendiente del recuento de los votos de militares, diplomáticos y presos, que previsiblemente no concluirá hasta la noche del jueves, coincidiendo con el inicio del fin de semana judío. El presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, ha anunciado que iniciará las consultas con los partidos a partir del domingo.

Por primera vez, los encuentros del mandatario con los jefes de filas de los partidos serán retransmitidos en directo por los medios de comunicación “en aras de la transparencia”, según informó el gabinete del presidente. Netanyahu ha expresado su temor de que Rivlin —un exdirigente del Likud con el que se halla enfrentado— pueda encargar la formación de Gobierno a otro líder —incluso de su propio partido—, a la vista de las acusaciones por corrupción que pesan en su contra.

Fraguar un pacto de coalición lleva tiempo en Israel. Desde que el presidente Rivlin efectúe el encargo, dentro de un plazo de 15 días, el candidato a la investidura en la Kneset dispone de siete semanas para negociar con el resto de los partidos. Netanyahu ya ha advertido de que buscará una coalición conservadora con “aliados naturales”.

El único de los anteriores socios de Gobierno que aún no le ha confirmado su apoyo es el líder de Israel, Nuestra Casa, Avigdor Lieberman, que dimitió como ministro de Defensa el pasado noviembre en protesta por la tregua establecida por el primer ministro con los islamistas de Hamás en Gaza. Los analistas consideran que Lieberman exigirá un alto precio a cambio de sus cinco votos en la Kneset, que precisamente son los que proporcionan la hegemonía del campo de la derecha.

“Los votantes israelíes han elegido una aplastante mayoría conservadora, xenófoba y antipalestina, que va a cerrar filas para expandir el apartheid”, señaló tras los comicios la dirigente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) Hanan Ashrawi. Uno de los primeros gobernantes extranjeros en felicitar a Netanyahu fue el presidente de EE UU, Donald Trump, quien sostuvo que tras la reelección del primer ministro israelí “habrá una mejor oportunidad para lograr la paz” en Oriente Próximo. La Casa Blanca tiene previsto desvelar su plan de paz regional, que ha sido rechazado de entrada por los líderes palestinos, tras los comicios en Israel.

Juan carlos Sanz. Jerusalén.

EL PAÍS, 10-04-2019

Video de la semana

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Video Recomendado





JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"

Humor

Al rey español Felipe IV (1605-1665) le gustaba que le llamasen «el Grande». Tras la pérdida de Portugal, el duque de Medinaceli (1607-1671) comentó:

—A su majestad le pasa como a los hoyos, que cuanta más tierra pierden, más grandes son.

-------------------------------------------

El filósofo francés Voltaire (1694-1778) tuvo de hablar, contra su voluntad, ante la tumba de una persona por la que nunca había sentido predilección. Comenzó pues su panegírico diciendo:

—Era un gran patriota, un amigo fiel, un esposo abnegado y un padre ejemplar..., suponiendo, claro está, que haya muerto.

-------------------------------------------------