Temas & Noticias



La cirugía más común del hombro no es eficaz

La cirugía más común del hombro no es eficaz

La cirugía más común del hombro no es eficaz

Un panel internacional de expertos concluye que la operación del manguito de rotador solo tiene efecto placebo

¿Y si la cirugía del hombro que más se hace en el mundo fuera tan eficaz como tomarse un caramelo? La revista médica British Medical Journal acaba de arrojar un jarro de agua fría sobre la intervención que corrige la tendinitis del manguito de los rotadores, también conocida como síndrome de pinzamiento o bursitis.

El manguito rotador es una estructura de músculos y tendones que mantiene la articulación del hombro en su lugar y nos permite levantar el brazo y realizar los giros del hombro. Los daños en esta zona no se producen necesariamente por un golpe o una caída, sino por movimientos repetitivos o una mala postura continuada. Cuando se daña, el síntoma más frecuente es la aparición de un dolor progresivo en el hombro y brazo que se percibe al dormir o cada vez que se elevan los brazos.

Mínimamente invasiva

La solución para muchos casos es una cirugía, mínimamente invasiva, que consiste en eliminar parte del hueso o tejido para quitar la presión sobre el manguito rotador y ensanchar el espacio por donde deben pasar los tendones. Miles de intervenciones se hacen cada año en España y en el resto del mundo para eliminar el dolor y favorecer la movilidad de estos pacientes, aunque cada vez surgen más dudas sobre su eficacia.

El año pasado una revisión de estudios con más de un millar de pacientes operados en hospitales de Finlandia, Alemania, Noruega, Suecia y Reino Unido no apoyó el uso de la cirugía del manguito del rotador o descompresión subacromial. En la revisión de estudios no se vio una mejora ni del dolor, ni de la funcionalidad o de la calidad de vida relacionada con la salud. Ahora un nuevo panel de expertos internacionales lanza la misma advertencia contra la realización de esta intervención y pide a los traumatólogos que cambien sus prácticas. Advierten que no logra mejores resultados que los calmantes, las inyecciones de esteroides o los ejercicios de rehabilitación. Y, por el contrario, se eleva el gasto sanitario y se somete al paciente a un riesgo innecesario.

En el Reino Unido, en 2010 (últimos datos que recoge el estudio) se destinaron 50 millones de libras a 21.000 cirugías del manguito del rotador.

¿Primera opción de tratamiento?

En España esta cirugía es tan común como en el Reino Unido o en el resto de mundo, «aunque está disminuyendo su indicación y no se recomienda como primera opción de tratamiento», aclara José Tabuenca, traumatólogo del Hospital Quirón de Madrid.

Tabuenca reconoce que la revisión realizada ha sido exhaustiva, incluyendo opiniones de pacientes y las conclusiones se deben tener en cuenta, «con matices». «Esas conclusiones no se pueden extender a otras causas de dolor que ocurren en el hombro como son roturas o calcificaciones de tendones así como artrosis, donde la intervención funciona. Además, incluyen en esta revisión trabajos en los que años antes se hacía cirugía abierta, no artroscópica como se hace en la actualidad», explica.

No es para todos

En su opinión, la cirugía del manguito del rotador no queda invalidada sino que debe ajustarse al grupo de pacientes que realmente puede beneficiarse de ella. Por ejemplo, no estaría indicada cuando solo hay una inflamación de tendón. La mayoría mejorará con tratamientos no quirúrgicos. «Sin embargo, si después de seis meses no mejoran, debería valorarse el paso por el quirófano», argumenta.

El problema es que no hay un tratamiento alternativo perfecto. Una de las razones es que aún no se sabe por qué se inflama el tendón. José Tabuenca lo explica: «El síndrome de rozamiento subacromial es una teoría, basada en estudios en cadáveres, con la que se pretende explicar que un tendón al inflamarse, el más frecuente, el supraespinoso (tendinitis) junto con una bolsa serosa que tiene por encima también se inflama (bursitis) y roza con un hueso que se llama acromion. Esto provoca dolor al mover el hombro. Esta situación no es cierta en muchos casos».

La clave está en el diagnóstico

El primer paso para corregir el problema pasa por hacer un buen diagnóstico y averiguar por qué apareció el dolor. Pueden influir desde malas posturas al dormir, por estrés o trastornos del sueño. También se deben valorar posturas incorrectas frente al ordenador o movimientos muy repetitivos como los que hacen los pintores. Cuando el afectado es un deportista, se debe comprobar si obedece a errores de técnica. Muchas veces corrigiendo cómo se ha producido este dolor, puede curarse sin cirugía. El tratamiento analgésico – antiinflamatorios- y la fisioterapia pueden ser una buena opción. En esta última, es fundamental introducir ejercicios que ayuden a fortalecer los músculos no solo del hombro sino de la escápula. Otras opciones son las infiltraciones de corticoides o las técnicas de radiofrecuencia. Y solo después es cuando se puede plantear la cirugía.

Nuria Ramírez de Castro. ABC, España, 30-03-2019

Video de la semana

KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Video Recomendado





JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"

Humor

Al rey español Felipe IV (1605-1665) le gustaba que le llamasen «el Grande». Tras la pérdida de Portugal, el duque de Medinaceli (1607-1671) comentó:

—A su majestad le pasa como a los hoyos, que cuanta más tierra pierden, más grandes son.

-------------------------------------------

El filósofo francés Voltaire (1694-1778) tuvo de hablar, contra su voluntad, ante la tumba de una persona por la que nunca había sentido predilección. Comenzó pues su panegírico diciendo:

—Era un gran patriota, un amigo fiel, un esposo abnegado y un padre ejemplar..., suponiendo, claro está, que haya muerto.

-------------------------------------------------