Temas & Noticias



¿Una salida ibérica para Venezuela?

¿Una salida ibérica para Venezuela?

¿Una salida ibérica para Venezuela?

A juzgar por lo que escuché del jefe de asesores sobre asuntos latinoamericanos de la Casa Blanca, Mauricio Claver Carone, y otros altos funcionarios estadounidenses, el gobierno del presidente Trump cree que el dictador venezolano Nicolás Maduro está cada vez más aislado, debilitado y en vías de salida.

Antes de analizar si todo eso es realista, veamos lo que están diciendo. Claver Carone me dijo que las sanciones económicas de Estados Unidos contra el monopolio petrolero estatal de Venezuela, Pdvsa, tendrán un impacto devastador.

Las ventas de petróleo a EE.UU. representaban el 85 % del ingreso en efectivo del régimen de Maduro, o unos $11 mil millones al año, dijo. Maduro se va a quedar sin dinero en efectivo, explicó. «Entendamos que nadie es leal a Nicolás Maduro por ideología ni por religión. Toda la estructura que él ha mantenido para usurpar el poder ha sido por arreglos financieros con la cúpula militar y otros -dijo Claver Carone-. Eso ya se acabó». Maduro ahora está enviando emisarios a todo el mundo, tratando de retirar depósitos en bancos extranjeros, pero las nuevas sanciones de Estados Unidos a las instituciones financieras extranjeras que transfieran dinero al régimen venezolano harán eso cada vez más difícil, aseguró.

Pero ¿Rusia y China no rescatarán al régimen de Maduro?, le pregunté. «No, no -respondió-. Maduro le debe más de $20 mil millones a China, y le debe más de $10 mil millones a Rusia. Cualquier exportación que haga a esos países está siendo usada como pago de lo que se les debe. Así que ninguno de estos países le va a dar efectivo». Cuando le pregunté cuánto tiempo Maduro podría mantenerse en el poder con sus reservas monetarias actuales, Claver Carone se negó a especular, pero afirmó que Maduro «está en un callejón sin salida. No hay manera de que pueda manejar un país ni mantener su red de sobornos sin acceso a los ingresos de las empresas estatales».

Otros funcionarios estadounidenses muestran un optimismo similar, aunque algunos advierten en privado que para que las sanciones de EE.UU. sean plenamente efectivas tendrán que ir acompañadas de medidas similares de la Unión Europea. Hasta ahora, la mayoría de los países europeos ha reconocido al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el presidente legítimo de Venezuela, pero no ha impuesto sanciones económicas a las compañías estatales venezolanas o a los bancos que manejan sus dineros. Gran parte del dinero del régimen de Maduro está en los bancos europeos, especialmente en España, dicen fuentes del gobierno de EE.UU.

«El país clave es España -me dijo un funcionario estadounidense-. Ese es el país donde la mayoría de los altos funcionarios de la dictadura de Maduro tienen su dinero, tienen propiedades y tienen sus familiares». Y ese es el país donde todos quieren ir a vivir. Miembros de la oposición venezolana han intentado convencer al gobierno español de que les ofrezca asilo a los generales más cercanos a Maduro como parte de un posible acuerdo político. Sin embargo, los funcionarios del gobierno español se muestran renuentes a hacerlo, en parte por temor a posibles demandas judiciales por amparar a violadores de derechos humanos.

Desafortunadamente, el gobierno de Trump tiene muy poca influencia para convencer a los europeos de que aumenten sus sanciones contra Venezuela. Trump es casi universalmente odiado en España, Alemania, Francia y otros países claves de Europa, entre otras cosas por sus repetidas amenazas de salirse de la alianza militar OTAN. Puede que los pronósticos de los funcionarios estadounidenses sobre la posible caída de Maduro sean meras expresiones de deseos, o parte de una guerra psicológica, o simplemente demagogia política para tratar de ganar votos venezolano-estadounidenses y cubano-estadounidenses en Florida.

Pero si Trump realmente quiere terminar con la dictadura en Venezuela, tendrá que recurrir a la diplomacia multilateral, por la que tanto ha criticado a sus predecesores, y coordinar sanciones conjuntas con Europa. Sin la ayuda de países como España, la salida de Maduro podría durar más de lo esperado.

Columna de Andrés Oppenheimer

LA NACIÓN, Argentina, 13-03-2019

 

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado

El Monte Carmelo.



Renoir Con Musica

Para mi, lo mejor de la pintura Impresionista



Guadalupe Ortiz de Landázuri



KATICA ILLÉNYI theremin - O sole mio

Humor

Diagnósticos errados

En 1878, el profesor de la universidad de Oxford Erasmus Wilson (1809-1884) pronosticó:

—En lo que respecta a la luz eléctrica, hay mucho que decir a favor y en contra. Creo poder afirmar que la luz eléctrica morirá con el fin de la Exposición Universal de París. Luego no volveremos a oír hablar de ella.

-------------------------------------

En 1864, el rey Guillermo I de Prusia (1797-1888), cuando le comentaron los avances del ferrocarril, afirmó convencido:

—Nadie pagará dinero por ir de Berlín a Potsdam en una hora cuando puede llegar a lomos de su caballo en un día y gratis.

----------------------------------------

En 1940 el profesor de Harvard, Chester L. Dawes afirmó:

—La televisión nunca será popular. Hay que mirarla en una habitación semioscura y exige continua atención.

---------------------------------------------