Temas & Noticias



El Ayuntamiento de Roma rectifica y no retirará a Cáritas las monedas de la Fontana di Trevi

El Ayuntamiento de Roma rectifica y no retirará a Cáritas las monedas de la Fontana di Trevi

El Ayuntamiento de Roma rectifica y no retirará a Cáritas las monedas de la Fontana di Trevi

Cada año se recuperan 1,5 millones de euros de la famosa fuente romana

El Ayuntamiento de Roma da marcha atrás y no retirará a Cáritas las monedas de la Fontana di Trevi. Después de que el periódico de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire, publicase el sábado que la administración romana iba a gestionar a partir del próximo abril el pequeño tesoro que cada día cae en la fuente, la alcaldesa, Virginia Raggi, prometió ayer que el organismo de la Iglesia católica seguirá recibiendo las monedas.

Lanzar monedas a la Fontana di Trevi es una tradición tan popular que cada día miles y miles de ellas se sumergen en la fuente más famosa de la capital italiana, un pequeño tesoro que al año representa ni más ni menos que un millón y medio de euros. Desde que lo decidió el exalcalde Walter Veltroni en el 2001, este botín iba directo a las arcas de Cáritas, el organismo de la Iglesia católica dedicado a los más desfavorecidos.

Pero en octubre del 2017, el gobierno municipal decidió constituir un grupo de estudio para este tema, que llegó a la conclusión que debía ser el Ayuntamiento quien se encargue de esta gestión. Ante la polémica generada, Raggi prorrogó en marzo del 2018 el acuerdo con Cáritas hasta el pasado 31 de diciembre, y volvió a prorrogarlo hasta el 1 de abril de este año. Pero según informaba el periódico de la Conferencia Episcopal Italiana, en tres meses lo recaudado iba a ser “destinado a la cobertura de los gastos del contrato con la empresa Acea –la empresa municipal que se encarga de mantener las fuentes romanas-, a proyectos sociales y el resto, a la manutención ordinaria del patrimonio cultural”. Es decir, al Ayuntamiento romano, asolado por enormes deudas desde hace años.

Después de una fuerte polémica y una oleada de críticas, Raggi convocó este lunes una reunión para estudiar la ordenanza. Al final, según explicó en declaraciones a L’Osservatore Romano (el periódico oficial del Vaticano), aseguró que nunca se ha planteado la posibilidad de “privar a Cáritas de estos recursos”. “Garantizo, yo, en primera persona, que no se le restará una sola contribución de esta administración. Sobre las monedas, confirmo que seguirán a disposición de las actividades caritativas del ente diocesano”, dijo al diario eclesiástico.

Hasta ahora, la empresa municipal Acea se encargaba de vaciar periódicamente el agua de la Fontana di Trevi y entregaba a Cáritas las monedas lanzadas por los turistas. Luego, voluntarios de Cáritas se encargaban gratuitamente de separarlas, limpiarlas y contarlas antes de llevarlas al banco, y debían explicar trimestralmente al Ayuntamiento los proyectos a los que destinaban este dinero. Lo que cambiará a partir de ahora es que la empresa Acea será quien elabore las tareas de clasificación y limpieza a cambio de una cantidad que descontarán de los fondos que vayan a Cáritas, señaló Raggi.

Privarles de los fondos de la Fontana di Trevi supondría un duro golpe para las arcas de Cáritas. Representan el 15% de sus ingresos anuales en Roma. La gran parte (el 70%) de los fondos de Cáritas en Roma proviene de fondos públicos, pero la recolección de las monedas cubre la mitad del presupuesto de Cáritas derivado de los fondos privados (el 30%), mientras que el 15% restante es de donaciones. Todos son destinados a proyectos para la beneficencia, desde ayudas a los sintecho a comedores sociales, centros sanitarios o apoyo a familias en situación de exclusión social. La decisión, criticaba Avvenire, obligaría “a reducir o cerrar muchos servicios para los más pobres, con previsibles repercusiones sobre el clima social de la ciudad”.

LA VANGUARDIA, Barcelona, 14-01-2019

Social

Video de la semana

Video Recomendado




JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave

Humor

Hacia 1770, la moda de las pelucas empolvadas de la aristocracia francesa e inglesa habían alcanzado tal magnitud, que las pelucas podían alcanzar 1,2 metros de alto, y se decoraban hasta con pájaros embalsamados, réplicas de jardines, platos de fruta o barcos a escala.

La falta de higiene (no se las quitaban por semanas o meses) y el volumen de estas pelucas ocasionaba que no sólo piojos y pulgas las infestaran, sino que hasta pequeños ratones hicieran de ellas su hogar.

------------------------------------------