Temas & Noticias



Muere George H. W. Bush, el presidente ‘mundial’ de EEUU

Muere George H. W. Bush, el presidente ‘mundial’ de EEUU

Muere George H. W. Bush, el presidente ‘mundial’ de EEUU

El fallecido George Herbert Walker Bush (”Bush41, como se le llama para distinguirlo de su hijo, Bush43) fue el patriarca de una saga “tranquila”, frente a los Kennedy, un clan violento, y los Clinton, una saga escandalosa.

Los Bush fueron personalmente bastante equilibrados, aunque el primogénito (George, también presidente) tuvo un período alarmante de alcoholismo en su juventud, y su presidencia no fue brillante. Jebb, antiguo gobernador de Florida, fue simplemente un perdedor en materia de elecciones presidenciales. Sobre él su madre Bárbara decía: “Hay mucha gente ahí fuera que está muy cualificada, y ya hemos tenido suficiente con dos Bush”. Aunque George41 fue presidente durante un solo mandato, en realidad tres veces fue nominado presidente. Así, en marzo de 1981 Reagan fue gravemente herido en un atentado, y Bush ejerció brevemente sus funciones durante dos semanas. En julio de 1985 serviría también como presidente en funciones ocho horas, durante una operación de colon de Reagan. Pero no sería hasta enero de 1989 cuando fue presidente ‘en propiedad’, después de derrotar con holgura a Dukakis en las elecciones presidenciales de 1988. Antes había sido congresista, senador, embajador, empresario petrolífero y vicepresidente con Ronald Reagan

Director de la CIA

El recién fallecido Bush ha sido el único presidente que antes de llegar a serlo fue director de la CIA. Durante esa breve etapa se entrevistó con el dictador Noriega, presidente de Panamá. Algunos adversarios de Bush han llegado a escribir que ya como jefe de la CIA conocía su condición de narcotraficante. Lo supiera o no, el caso es que contra Noriega lanzó “su pequeña guerra”. La excusa de George41 para invadir Panamá con 24.000 efectivos fue que Noriega era un espía de Fidel Castro, que soldados panameños habían asesinado a un teniente norteamericano y que era un “narcodictador” por su relación con los carteles colombianos y el narcotráfico en Estados Unidos. Curiosamente, en esta “pequeña” guerra (23 muertos norteamericanos por 293 panameños), se utilizaron bombas gigantes (1.000 kilos) lanzadas por el nuevo bombardero ‘Stalth Siglite’.Noriega, una vez depuesto, se refugió en la nunciatura vaticana, creando tensión entre las tropas estadounidenses y las autoridades de la Santa Sede. De hecho, fueron cortadas por las fuerzas norteamericanas las líneas de comunicación de la nunciatura, y desde los tanques, los americanos comenzaron a emitir estruendosos sones musicales, ruidos de altísimo volumen y amenazas de invasión de la sede. La enérgica intervención del portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls -recientemente fallecido- fue decisiva para frenar el acoso norteamericano. Dijo que Estados Unidos no tenía derecho a exigir la entrega de Noriega (desmintiendo directamente al presidente Bush), y calificó de muy grave la “guerra psicológica” desencadenada por el ruidoso acoso militar a la nunciatura. Poco después, Bush adoptaba un tono conciliador, hablando de “mis amigos del Vaticano”, y ordenó una actitud “pacífica” a las tropas que rodeaban la nunciatura. La crisis concluyó cuando Noriega accedió libremente a entregarse a las fuerzas norteamericanas.

Popularidad al alza

La llamada guerra del Golfo -la ‘gran guerra’ de George41- tuvo su origen el 2 de agosto de 1990 con la invasión de Kuwait por Irak. Fue la primera crisis importante después de los años de Guerra Fría. Pero el presidente Bush se tomó su tiempo antes de lanzarse sobre Sadam Husein. Solamente cuando había logrado reunir una coalición internacional de 34 países movilizó las tropas el 17 de enero de 1991. Los 500.000 soldados americanos estacionados en Arabia Saudí y los 200.000 procedentes de la gran coalición se pusieron en movimiento. El choque militar duró 100 horas. Concluyó con la expulsión de los iraquíes de Kuwait y con las tropas aliadas a solo 150 kilómetros de Bagdad. A Husein se le dejó al mando de Irak, lo que fue criticado desde muchos ángulos. También Bush41 fue acusado de retardo en la acción por su excesiva dependencia de las opiniones de la comunidad internacional. Es curioso que, 12 años después, su hijo Bush 43 fuera acusado exactamente de lo contrario en su guerra contra Irak: haber actuado sin hacer demasiado caso de la comunidad internacional. En todo caso -y pese a las críticas- la popularidad de Bush padre ascendió vertiginosamente hasta cotas estratosféricas: más de un 80%. De poco le valió, pues un año después perdió la presidencia ante Clinton. ¿Cómo fue posible que un casi desconocido gobernador de Arkansas ganara las elecciones en 1992 a un presidente que, a mediados de 1991, tenía tan altísima popularidad? Las causas fueron diversas. Si se examina el contexto social de la América de ese año 1992 se observan algunos datos preocupantes: la economía se encontraba en clara recesión, había demasiada inmigración clandestina, las minorías étnicas estaban empobrecidas y la disminución de las prestaciones sociales era alarmante… En ese momento, Bush necesitaba con urgencia dinero para las arcas públicas y cometió el error de romper la promesa que le llevó a la presidencia. Había dicho en la campaña electoral : “Miren mis labios y tomen nota de mi promesa: no subiré los impuestos” . Para equilibrar el presupuesto, sin embargo los elevó, lo que supuso una importante pérdida de votos para su candidatura. Sin embargo, no fue solamente la economía la que acabó hundiendo a Bush. También influyó la aparición en el ring electoral de un curioso sujeto llamado Ross Perot, quien sarcásticamente se denominaba a sí mismo “el gorila de ciento ochenta kilos”, cuando en realidad es un hombrecillo de no más de 1,65 cm de estatura, calvo y aparentemente insignificante. Era, sin embargo, un empresario multimillonario conservador, obsesionado con el déficit y la economía. Obtuvo casi un 20% de los votos, dividiendo el voto republicano, lo que llevó a Clinton a sentarse en el Despacho Oval con solamente un 43%, superando el 38% de Bush.

Excelente gestor de crisis

Así, Clinton se convertía en el primer presidente que había sido elegido con menos del 50% del voto popular. Y Bush, en uno de los pocos presidentes (tres antes que él) que no había sido reelegido para el cargo. Una dura humillación para un presidente que había ganado dos guerras, manejado con aplomo la desaparición de la Unión Soviética, y conducido con habilidad distintas crisis importantes. Por decirlo en palabras de Zbigniezc Brzezinski (politólogo estadounidense de origen polaco): “Bush demostró ser un excelente gestor de situaciones de crisis, pero no un visionario de la estrategia. Manejó la desaparición de la Unión Soviética con gran aplomo y organizó una respuesta internacional a la agresión de Sadam Husein empleando una impresionante habilidad diplomática y una fuerte determinación militar, aunque ninguno de esos triunfos se tradujo en un éxito histórico duradero”.

Bush fue un hombre valiente. Durante la Segunda Guerra Mundial, con sólo 18 años fue teniente de aviación. En una incursión sobre instalaciones japonesas su avión fue alcanzado por el fuego enemigo y, sin embargo, fue capaz de cumplir su misión, bombardear a las tropas japonesas, volar varias millas con el avión ardiendo y lanzarse en paracaídas, para después ser rescatado por la tripulación de un submarino. Esto explica que cuando cumplió 90 años no dudara en lanzarse en paracaídas desde 1800 metros. También lo había hecho cuando cumplió 85, 80 y 75 años. No está mal.

Rafael Navarro Valls, catedrático, académico y analista de la presidencia de Estados Unidos.

ABC, España, 28-11-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------