Temas & Noticias



¿Caballeros sin espada en el Perú?

¿Caballeros sin espada en el Perú?

¿Caballeros sin espada en el Perú?

Hace pocos días pude ver nuevamente la excelente película del gran director norteamericano de origen italiano Frank Capra “Caballero sin espada” (“Mr. Smith goes to Washington”), film de 1939, y mi mente trajo en automático la realidad política del Perú de hoy.

Para entender esto, recordemos brevemente el argumento de la película. El film se inicia con la muerte de un miembro del Senado de los Estados Unidos que hace necesario nombrar un nuevo senador. El momento es especialmente crítico, ya que está a punto de ser aprobada una ley propuesta por el “honorable” senador Paine para construir una presa bajo la cual se esconde un plan de corrupción que les enriquecerá a él y al poderoso magnate Jim Taylor, que controla a los políticos a su antojo.

Es elegido para reemplazar al senador fallecido Jefferson Smith (James Stewart) un joven idealista lleno de inocencia e ideales sobre la democracia norteamericana, sujeto que parece fácil de manejar y engañar. Además, confía plenamente en su colega, el senador Paine (Claude Rains), puesto que él y su padre fueron íntimos amigos de juventud. Por ello, Paine le anima a llevar adelante un proyecto de ley sobre un campamento juvenil financiado por niños para así mantenerle distraído. Clarissa Saunders (Jeane Arthur) es la ayudante de Smith, una joven y guapa mujer que conoce todo el entramado de corrupción y que al principio acepta a regañadientes trabajar con Smith. Con el tiempo sus remordimientos y el irse enamorando de Smith le hará decirle a éste toda la verdad para luego dimitir de su trabajo. Smith intentará entonces frenar esa trama de corrupción sin ser consciente de que se enfrenta a un enemigo mucho más poderoso que él. ¿Les suena conocido este argumento?

La película es muy crítica, y si bien tiene un final feliz como todas las películas de Capra (“Que bello es vivir” por ejemplo), existe una clara crítica en el film al sistema corrupto, a los congresistas, políticos, empresarios corruptos, etc. que descartan el interés y las necesidades de las mayorías para favorecer sus intereses particulares. Capra muestra con mucha habilidad las claras injusticias de una sociedad en donde los intereses económicos se imponen sobre los derechos de los demás, más aún en el caso de la película en donde los niños son los perjudicados por los intereses de un empresario corruptor y de un senador corrupto. Adicionalmente, el film nos muestra como el empresario corrupto controla y mueve a su antojo a los medios de comunicación –especialmente periódicos- a su favor, manipulando la opinión pública, desinformando o no informando a su antojo. ¿Les suena conocido esto?

La película muestra pues con total claridad cómo una serie de hombres poderosos juegan con la democracia a su antojo. Muy parecido a lo que viene sucediendo hoy en el Perú en donde apreciamos como la mafia corrupta de Odebrecht maneja medios, instituciones y poderes del Estado de acuerdo a sus conveniencias. Capra nos recuerda en la película los valores democráticos en los que cree Smith para después mostrarnos cómo todo eso se echa a perder con un gobierno lleno de corrupción y engaños. Nos recuerda el patriotismo y los discursos sobre la libertad y democracia, consiguiendo que todo lo que suceda luego nos haga sentir más desencantados aún con el gobierno. Smith es un ingenuo idealista que no percibe ese mundo corrupto y lleno de mentiras. Finalmente, el desengaño de Smith es grande cuando descubre que su mentor Paine, amigo de su padre de la juventud, es un corrupto al servicio del magnate Taylor (Harry Carey). Los corruptos tratan de convencerá Smith de lo absurdo de sus ideas, principios y valores. Ya no se usan, no se estila hoy en la política. Smith defiende sus ideales. Taylor le asegura que tiene comprado al senador Paine, y Smith, que le tiene idealizado por la amistad con su padre, lo niega rotundamente. Luego increíblemente ¡Smith es acusado de enriquecerse a costa de su propuesta de ley sobre el campamento infantil! Típico de la corrupción, enlodar y ensuciar al honesto demócrata con acusaciones falsas, con jueces y fiscales comprados. ¿Les suena conocido?

En el film, Smith lucha hasta el final contra la corrupción y los senadores corruptos. Justo antes de ser expulsado de la reunión del Senado, consigue el turno de palabra para defenderse y acaba en una extraña situación en la cual si cede su turno será inmediatamente expulsado. Smith hablará sin parar, no cede el uso de la palabra a nadie para evitar que lo saquen. Habla durante 23 horas sin detenerse. Finalmente les lee la Constitución a los senadores, para ver si con ello recuerdan sus raíces democráticas. Smith lucha contra el Sistema hablando de la justicia y la libertad. Con los medios controlados, Smith decide utilizar a sus “boy scouts” para que difundan todo en su periódico local, pero los secuaces de Taylor detienen a los niños y llegan a atacarlos. Smith casi afónico sigue hablando en el Senado hasta caer rendido al suelo desmayado.

Les animo pues a ver este genial film de Capra. Les recordará en mucho el momento político actual que vive el Perú. Se dan todos los elementos: la mafia corruptora todopoderosa que solo defiende y cuida sus intereses económicos; los honestos demócratas de verdad que quieren una patria grande para los peruanos; los políticos y empresarios cobardes que se lavan las manos y prefieren no comprometerse; los corruptos que mienten y sirven a la mafia corruptora; los medios mercenarios comprados por la mafia para que sirvan a sus intereses, etc. ¡Y pensar que es una película de 1939! Si Capra viera que su genial film sigue vigente casi 80 años más tarde ¡Se sorprendería! ¿Existirán caballeros sin espada hoy en el Perú? Estoy seguro que sí, que al igual que Smith en la película, luchan por un Perú grande, por un Perú mejor. Definitivamente, ¡no hay que ceder ante la corrupción!

Alfredo Gildemeister

LA ABEJA – Perú, 07-11-2018

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------