Temas & Noticias



CONTRA CUMBRE A LA CUMBRE

CONTRA CUMBRE A LA CUMBRE

CONTRA CUMBRE A LA CUMBRE

Lillian Calm escribe: “¿Qué tienen en común, Cristina y Dilma? El haber sido Presidentas. Y desgraciadamente también otros manejos que no las favorecen. No quiero prejuzgar pero si nos atenemos a las informaciones que se tejen sobre ellas, habrían resultado favorecidas personalmente en lo económico en forma inversamente proporcional a la  medida en que se ha desfavorecido a los propios países que el voto popular les entregó para gobernar”.

No entiendo casi nada de fútbol, pero lo suficiente para comprender que quizás Argentina no está preparada para recibir a Trump y a otros mandatarios del G 20, apenas en unos días más. Para ello no se requiere de mucha astucia. Basta comprobar que un partido tan emblemático y esperado para los aficionados como podía ser el del sábado pasado, entre River y Boca por la Copa Libertadores, se convirtió, precisamente por deficiencia en materia de seguridad, en uno de los más grandes bochornos de la historia futbolística trasandina. Y esto horas antes de que se inicie la Cumbre del G 20 (auto denominados “industrializados y emergentes”), que se realizará entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en Buenos Aires teniendo a Mauricio Macri de anfitrión y de participantes a Donald Trump, Vladimir Putin, Xi Jinping y suma y sigue.

Leo en la revista bonaerense “Semana”:

“Más de 2.000 agentes desplegados en tres anillos de seguridad, un sistema aerostático de vigilancia y cámaras de detección facial no lograron impedir que un grupo de ‘barras bravas’ atacara con piedras al autobús que llevaba a los jugadores de Boca al estadio Monumental, la casa de River en el norte de Buenos Aires”. Y luego: “Pedradas, ventanillas rotas y gases lacrimógenos que se colaron dentro del autobús de Boca causaron lesiones a varios de los futbolistas…”.

Pero unos pocos días antes otra noticia proveniente de Buenos Aires también me causó estupor: Dilma Rousseff  (la delfina de Lula en la Presidencia de Brasil y que ahora incluso perdió el escaño al Senado al que postuló en Minas Gerais, quedando hasta fuera del Senado) y Cristina Fernández de Kirchner, otrora Presidenta de Argentina, se unieron asimismo en esa ciudad en una cumbre propia. Pero léase bien. No en una cumbre, sino en una contra cumbre.

Sólo imaginármelas en esa que ellas denominaron “contra cumbre” -por ser la anti cumbre de la del G 20- ya me resultó tedioso, agobiante, desesperanzador.

Las cumbres (y no estoy hablando ahora ni siquiera de contra cumbres) ya de por sí son aburridas. He reporteado varias y se caracterizan por la actuación de un personaje que habla con voz engolada desde un podio y que solo se escucha a sí mismo, porque nadie lo oye. Sus pares, en el intertanto, han dejado la sala para reunirse en entrevistas bilaterales (que ésas sí pueden ser importantes, aunque tampoco no todas), o duermen en sus asientos y escrutan sus celulares como lo suelen hacer en Valparaíso hasta nuestros más conspicuos parlamentarios.

¡No quiero ni siquiera imaginarme, si así son las cumbres, lo que puede llegar a ser una contra cumbre!

¿Qué tienen en común, Cristina y Dilma? El haber sido Presidentas. Y desgraciadamente también otros manejos que no las favorecen. No quiero prejuzgar pero si nos atenemos a las informaciones que se tejen sobre ellas, habrían resultado favorecidas personalmente en lo económico en forma inversamente proporcional a la  medida en que se ha desfavorecido a los propios países que el voto popular les entregó para gobernar. Al menos ambas están siendo acusadas de corrupción.

Terrible lo que ha ocurrido en nuestra América Latina. Y desgraciadamente más allá de nuestro continente, también.

Y ahora paciencia porque las nomenclaturas que citaré no dejan de ser singulares, pero las dos “ex” de que hablamos se unieron en el “Primer Foro de ‘Pensamiento Crítico’”, organizado en Buenos Aires  por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Tanta palabrería.

Pienso que eso de Primer Foro de Pensamiento Crítico obliga precisamente a “pensar”, lo que ya supone un desafío pensante. ¿Habrán pensado?

Sin embargo la reunión más que ser convocada para pensar tenía otro objetivo, por supuesto ideológico: constituir una contra cumbre al G 20. Qué pequeño resulta “reaccionar contra” en vez de organizar algo “a favor de”, pero para ello sin dudarlo se prestaron estas señoras cuya reputación anda por los suelos en esos mismos países que las llevaron a la Primera Magistratura.

La prensa informó que ambas llamaron a construir amplios frentes populares para encarar a las derechas en América Latina, en ese foro suerte de contra cumbre de la Cumbre del G 20. Lo que no intuyeron fue que lo prioritario era más bien preparar un frente común para frenar a los fanáticos de River y Boca que se confrontarían en ese mismo Buenos Aires en que ellas sostuvieron su tan singular encuentro.

Lillian Calm

Periodista

TEMAS Y NOTICIAS, 29-11-2018

 

Social

Para leer en familia



Ver mas artículos

Video de la semana

Video Recomendado



JUAN PABLO II
Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero

Humor

Durante un viaje en avión a Chicago, un amigo del multimillonario Philip Knight Wrigley (1894-1977) le preguntó que por qué seguía publicitando los chicles que fabricaba su empresa si esta ya era la más exitosa en todo el mundo. Wrigley le respondió:

—Por la misma razón que el piloto de este avión deja los motores en marcha cuando ya estamos en el aire.

------------------------------------

El rey español Felipe IV (1605-1665) le pidió al escritor Francisco de Quevedo (1580-1645) que improvisara una cuarteta.

—Dadme pie —le dijo Quevedo.

El rey, creyendo hacer una gracia, le alargó la pierna. Pero el escritor, que siempre fue de respuesta rápida e ingenio agudo, lejos de darse por vencido, improvisó, como le habían pedido, la siguiente cuarteta:

—En semejante postura / dais a entender, señor, / que yo soy el herrador / y vos la cabalgadura.

------------------------------------------------