Temas & Noticias



Keiko Fujimori, de liderar a la oposición a la prisión preventiva

Keiko Fujimori, de liderar a la oposición a la prisión preventiva

Keiko Fujimori, de liderar a la oposición a la prisión preventiva

La ex candidata presidencial cumplirá una orden de prisión preventiva por 36 meses por presuntamente recibir aportes de Odebrecht en el 2011

Keiko Fujimori recordará este mes de octubre como uno de los más amargos de su carrera política, luego de que el juez Richard Concepción Carhuancho la envió a prisión y su monolítico partido se sumió en una crisis.

La primogénita del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000) lucía desencajada este miércoles mientras Concepción Carhuancho anunciaba su decisión de mandarla a prisión preventiva por 36 meses, por supuestamente recibir aportes ilegales de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña electoral en 2011.

Acostumbrada a manejar todo a su alrededor, esta política de 43 años de ancestros japoneses que se ufanaba de ser fría e imperturbable, abría y cerraba los ojos nerviosamente mientras el juez leía su fallo, lo que demoró casi ocho horas, en momentos en que su partido Fuerza Popular parece una olla de presión a punto de reventar.

Tras su ruptura política a comienzos de año con su hermano Kenji Fujimori, de 38 años, su idea era fortalecer al fujimorismo y reunificar a su familia de cara a las elecciones de 2021, pero ahora la meta parece más lejana.

Keiko Fujimori y Kenji Fujimori están enfrentados en una guerra fratricida y ambos anhelan el sillón que su padre dejó hace 18 años en medio de un escándalo.

Muchos peruanos admiran a Alberto Fujimori porque derrotó al grupo terrorista de Sendero Luminoso y la hiperinflación heredada de su antecesor Alan García, y sus hijos se beneficiaron de esta popularidad.

Keiko, que en japonés significa “hija bendita”, ha pasado la mitad de su vida envuelta en política, a la que ingresó contra su voluntad, según confesó, por una conjunción de circunstancias familiares con un signo en común: la ruptura.

En 1994, a sus 19 años, la separación de sus padres la propulsó a convertirse en primera dama sustituta. Todo en medio de un trauma familiar: su madre denunció a hermanos y familiares de su marido-presidente por comercializar donaciones de Japón destinadas a familias pobres.

– Orden de aplaudir –

Sumido en un escándalo, su padre renunció a la presidencia en 2000 con un fax desde Japón, donde se refugió amparado en su nacionalidad nipona.

Keiko Fujimori optó por quedarse en el Perú y enfrentó acusaciones por presunto mal uso de fondos públicos en el pago de sus estudios en Estados Unidos.

Salió limpia, y ese episodio le cimentó una imagen corajuda. Dio la batalla cuando hasta los hermanos de su padre se convertían en prófugos de la justicia.

En 2004 se casó con el italoestadounidense Mark Vito Villanella. Decidida a llevar una vida de hogar y negocios, el destino familiar se cruzó otra vez.

Un viaje de Japón a Chile acabó con el ex presidente Fujimori preso y con ella dedicada, otra vez por amor al padre, a la política como la legisladora más votada en 2006.

Madre de dos niñas, perdió en 2011 la presidencia ante Ollanta Humala en segunda vuelta. La derrota le hizo desprenderse del perfil autoritario con el que se identificaba al fujimorismo.

Ello no fue suficiente y perdió las presidenciales de nuevo en 2016 ante Pedro Pablo Kuczynski, pero su partido consiguió la mayoría absoluta en el Congreso.

Hace unos días, la filtración en la prensa de los contenidos del chat grupal de los líderes fujimoristas, llamado “La Botica”, develó el modo autocrático en que Keiko Fujimori manejaba al Congreso desde las sombras.

A través del chat, Keiko Fujimori daba instrucciones a los legisladores fujimoristas sobre cómo votar o reaccionar ante una pregunta de la prensa. Incluso les ordenaba si debían aplaudir un discurso.

Su mayoría parlamentaria le permitió mantener contra las cuerdas a Kuczynski hasta forzarlo a renunciar a la presidencia en marzo pasado, tres meses después de que el mandatario indultara a su padre.

Pero la campaña bélica contra Kuczynski terminó por enemistarla con su hermano menor Kenji Fujimori, lo que debilitó al fujimorismo y contribuyó a poner ante la justicia a Kenji, a su padre y a ella misma.

Esto ha dejado a Keiko Fujimori en “la soledad y la orfandad”, resumió la columnista Patricia del Río en el diario El Comercio, y ha fortalecido al presidente Martín Vizcarra, el sucesor de Kuczynski.

Kenji Fujimori perdió su banca parlamentaria por acción del partido de su hermana y ahora será juzgado por cohecho por intentar salvar a Kuczynski, mientras que el ex presidente Fujimori deberá volver a prisión pues la justicia anuló su indulto.

(Fuente: AFP) EL COMERCIO, Perú, 01-11-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

La joven milenial al enamorado que le propone matrimonio:
-Me encanta lo simple, pero no como marido.
--------------------------------------------
El político y economista francés Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), confesaba que:
—El arte de los impuestos consiste en desplumar el ganso en orden a obtener el máximo de plumas con el mínimo de alaridos.
El jefe de gobierno de la Unión Soviética, Nikita Kruschov (1894-1971) decía:
—Cuando despellejes a tus contribuyentes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces.
-------------------------------------------------------