Temas & Noticias



Felipe Bulnes, abogado: “Sentí emociones fuertes cuando supe el resultado de La Haya”

Felipe Bulnes, abogado: “Sentí emociones fuertes cuando supe el resultado de La Haya”

Felipe Bulnes, abogado: “Sentí emociones fuertes cuando supe el resultado de La Haya”

Alejado de la política, habla de su trayectoria vital y de su paso como agente de Chile ante demanda de Bolivia.

De terno azul marino, que hace juego con su corbata, Felipe Bulnes camina sin apuro por uno de los largos pasillos de su estudio de abogados “Bulnes Urrutia Bustamante” (que fundó en 2006), en un edificio de calle Magdalena, en El Golf. “Mi actual labor privada no tiene comparación con la pública; el estrés es muchísimo más fuerte en esta última”, recuerda mientras ofrece un café.

Atrás quedaron días “frenéticos” para el militante de RN (desde 1987). Eran los años en que estuvo 24/7 como ministro de Educación (2011), ministro de Justicia (2010-2011), embajador de Chile en Estados Unidos (2012 a 2014) y como agente de Chile ante la Corte Internacional de Justicia (2013 a 2015). Los temas públicos le siguen “apasionando”, asegura. Por eso, este año aceptó asumir la presidencia de la comisión, a la que convocó el Presidente Piñera, para reformular la defensa de los intereses jurídicos de Chile en el ámbito internacional. Asimismo, participó en la comisión del Centro de Políticas Públicas de la UC sobre la reforma al sistema penitenciario.

También lo tiene entusiasmado su rol como árbitro del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial. “Se ventilan conflictos entre inversionistas y estados”, explica. Hace un año fue designado por el gobierno de Michelle Bachelet en la nómina de cuatro árbitros chilenos, por seis años renovables. Y desde noviembre de 2017 a la fecha, el organismo lo designó para tres casos, convirtiéndose así en uno de los dos abogados chilenos, junto a Enrique Barros y el fallecido Francisco Orrego Vicuña, que más casos ha manejado en la última década.

A poco más de un mes desde que el tribunal internacional de La Haya, por 12 votos contra 3, desestimara los argumentos de Bolivia para obligar a Chile a negociar una salida al mar, el abogado reconoce: “Sentí emociones fuertes cuando supe el resultado”.

Entre las numerosas fotos exhibidas en un estante de su oficina sobresalen las de su único hijo, Mariano (15), además de un cuadro de Gonzalo Cienfuegos. En una pared cuelga una veintena de reconocimientos y diplomas, entre ellos el de su magíster en Derecho (LL.M.) en la Universidad de Harvard (1996). Bulnes egresó del colegio Tabancura (1986) como mejor alumno y más tarde de la UC (1991). “He sabido aprovechar las oportunidades, no puedo desconocer que las he tenido; fui a buen colegio y provengo de un entorno social que ayuda. Todo eso me lleva a ser muy cauto a la hora de sentirme muy orgulloso de lo que he logrado”, cree.

Las redes sirven.

Como a muchos. Este país todavía tiene una cultura de la élite y de relaciones sociales que ayudan. Aunque, asumiendo esa realidad, me ocupé de responder aprovechando todas las posibilidades. Trabajé desde que era estudiante; desde temprano he tenido una cultura del esfuerzo y el trabajo bien hecho.

¿Influyó en eso la muerte de tu padre cuando tenías catorce años?

Significó un golpe y una pérdida muy fuerte que me llevó a madurar temprano. Él se enfermó cuando yo tenía once años; yo era muy unido a él. Se murió a una edad en que no lo alcancé siquiera a humanizar, lo tenía muy idealizado. Pero tan equivocado no estaba porque a lo largo de los años las más variadas personas se me han acercado para alabar sus virtudes humanas y profesionales. A sus 43 años logró marcar mucho a muchos.

¿Su partida temprana te trajo alguna consecuencia?

Me afectó muchísimo su muerte, como a cualquier adolescente que se le muere su papá a los catorce años y con quien era muy unido. Soy racional, lo que no significa que las cosas no me afecten. Pero no me deprimí, ni me eché a morir; en ese sentido tengo un carácter fuerte, resiliente, que me hace enfrentar y superar los desafíos.

Además, tu madre, la periodista María Teresa Serrano, perdió a su marido muy joven, con hijos chicos.

A mi mamá no le tocó fácil, por decir lo menos. Se quedó viuda a los 39 años a cargo de cuatro hijos de entre 6 y 18 años, con cuentas que pagar. Fue un período duro para toda la familia y que ella sacó adelante con mucho esfuerzo y dedicación.

Hoy, lógicamente habría votado No”

Felipe Bulnes aclara que entre sus planes no está ocupar un cargo público: “aunque no es un asunto vetado para siempre; de verdad me interesa. Echo de menos la satisfacción de trabajar por cuestiones que producen un impacto social positivo; por un país mejor”.

¿El Presidente Sebastián Piñera te llamó para ocupar un ministerio en este segundo mandato?

Un año antes de la elección presidencial me preguntaron si estaba disponible para algún cargo y respondí que no. Pero por favor que no se entienda que no estuve en el gabinete por esta declaración; tal vez si hubiese dicho que estaba disponible tampoco me hubieran llamado.

Pero te habría gustado ser canciller.

No tengo ninguna ambición particular de ocupar tal o cual cargo, no está en mis planes volver a un ministerio. Me entretienen mucho las relaciones internacionales; es un cargo muy interesante, pero no ando buscando el puesto.

En tu familia hay presidentes como Francisco Antonio Pinto, Manuel Bulnes, Aníbal Pinto y Juan Luis Sanfuentes. ¿Te gustaría llegar algún día a La Moneda?

No, no figura en mis planes ni en mis ganas.

Este año se cumplieron 30 años del plebiscito del 5 de octubre. ¿Cómo analizas tu votación?

Voté por el Sí, aunque me cuesta pensar que hoy se pueda creer que esa fue una buena opción. Quiero creer que la gran mayoría del país hoy se divide entre quienes votaron No y quienes habrían votado que No. Voté por el Sí cuando tenía 19 años; me compré el discurso de que la izquierda no iba a ser capaz de darle gobernabilidad al país. Aunque esa teoría, a días de instalado el gobierno de Patricio Aylwin, quedó demostrada como una gran falacia.

¿Te arrepientes de ese voto histórico?

Tratar de reivindicar el valor de mi votación es absurdo. Hoy lógicamente habría votado que No. Quizás el mayor error fue haber asumido que lo que estábamos resolviendo era un tema de futuro. Cuando votar también implicaba pronunciarse sobre el pasado, por mucho que uno no lo viera o procesara.

Ser agente fue tan apasionante como agotador”

El 1 de octubre, a las 10:00 de la mañana, hora de la lectura del fallo que dictó la Corte Internacional de Justicia y que disputaba la “obligación de negociar” entre Chile y Bolivia, Felipe Bulnes estaba solo en su oficina. “Quise estar concentrado hasta la última palabra de la sentencia”, cuenta, antes de reconocer que el cargo de agente (al que renunció en 2015) fue una tarea pesada. “Defender los intereses de Chile en un caso donde estaba en juego la soberanía implicó mucha responsabilidad. Durante dos años y medio estuve pensando casi obsesivamente en la mejor estrategia, analizando distintos escenarios. Eso me puso en un estado de permanente exigencia, que fue tan apasionante como agotador”.

Añade: “El tema de La Haya, más que situarlo en un campo profesional, lo pongo en un ámbito más personal. Servir al país en un caso como éste no se hace para mejorar el currículum, se trata de algo mucho más importante”.

¿Qué sentiste cuando la Corte comenzó recapitulando lo que había resuelto la objeción preliminar?

Claramente en ese punto sentí una reivindicación, ya que la Corte reiteró con especial claridad lo que siempre dije y que algunos no creyeron. Que a partir de la sentencia que resolvió las objeciones preliminares, Chile dejó de estar expuesto a perder soberanía; sentí una satisfacción personal importante.

La abogada Paz Zárate dijo que lideraste la excepción preliminar, pero que pocos apreciaron ese esfuerzo .

Sí, el tema de las objeciones preliminares fue muy cuestionado en su momento. Hubo bastante decepción porque se vio el resultado como un marcador de fútbol. Se miró la votación, pero pocos se detuvieron a analizar el contenido de lo resuelto. Yo nunca tuve duda de que el resultado de la excepción preliminar había sido clave. Cuando terminó la lectura de la sentencia salí de la Corte a una sala lateral y junto con los abogados externos coincidimos en que lo resuelto había sido fundamental para Chile.

¿Piensas que ayudó cuestionar la competencia de la Corte?

Sí, y demostrar que el caso boliviano era un invento de principio a fin. Siempre supimos que las probabilidades de que se acogiera la incompetencia de la Corte eran muy bajas. En lo político, porque era muy difícil que la Corte mandara a Bolivia a su casa al día siguiente de presentar su caso. En lo jurídico, porque era una discusión que estaba muy ligada al fondo. Aun así, decidimos interponer la excepción preliminar y causar el máximo daño a la demanda boliviana, minar su credibilidad y hacerlos retroceder lo más que se pudiera.

¿De qué depende entablar buenas relaciones entre Chile y Bolivia?

De las autoridades bolivianas. Deben mejorar el tono y el clima después de años en que han sido muy hostiles. Y más importante todavía: si Bolivia sigue insistiendo en incorporar una salida al mar como parte de la agenda bilateral, será imposible un diálogo. Chile no puede aceptar un diálogo en que se incluya ese tema.

¿Conociste alguna vez a Evo Morales?

No, nunca estuve con él y no he estado en Bolivia; pero me encantaría conocer un poco más de su gente y sus paisajes, como el salar de Uyuni.

Por Carolina Méndez. LA SEGUNDA, 06-11-2018

Social

Video de la semana

Video Recomendado

Párroco: "Tenemos que mirar para adelante, decir que es la parroquia de Karadima es tendencioso"
Reabren la joya barroca de la Ópera del Margrave
Psiquiatra Marian Rojas Explica Que Es La Ideología De Genero
LA DEVOCION MARIANA DE UN SANTO

Humor

La joven milenial al enamorado que le propone matrimonio:
-Me encanta lo simple, pero no como marido.
--------------------------------------------
El político y economista francés Jean-Baptiste Colbert (1619-1683), confesaba que:
—El arte de los impuestos consiste en desplumar el ganso en orden a obtener el máximo de plumas con el mínimo de alaridos.
El jefe de gobierno de la Unión Soviética, Nikita Kruschov (1894-1971) decía:
—Cuando despellejes a tus contribuyentes, déjales algo de piel para que crezca de nuevo; así podrás hacerlo más veces.
-------------------------------------------------------